clock menu more-arrow no yes

Filed under:

COLUMNA: Soy americano de segunda generación, pero mi herencia mexicana define quién soy

Ismael Pérez y otros dos latinos de ascendencia mexicana explican qué los hizo elegir una específica identidad latina.

Read in English

Pregúntale a un grupo de latinos cómo se identifican entre ellos y obtendrás diferentes respuestas.

Soy un americano de segunda generación, pero mi herencia mexicana define quien soy.

Mi primer idioma fue el español. Creo en la “brujería”. Me encantan las enchiladas con arroz. Ahogo mis tacos en salsa verde. Antes de conocer la cultura estadounidense, conocí a íconos mexicanos como Pedro Infante, Silvia Pinal, Cantinflas, María Félix y Eugenio Derbez.

Recuerdo el día en el que me sentí orgulloso cuando me identificaron como mexicano frente a una audiencia. Sucedió en la Universidad Texas A&M-Kingsville, en una clase impartida por el Dr. Manuel Flores, un profesor apasionado al que le encanta recordarles a sus estudiantes la importancia de los hispanos en los medios de comunicación.

Flores me pidió que me pusiera de pie y dijo: “Así es como se veían los aztecas; altos, con hermosa piel bronceada”. Ismael Cruz Reyes Bustamante Pérez fue el mejor ejemplo de una persona que representó las raíces profundas de la belleza mexicana.

Nuevamente, mi herencia mexicana define quién soy. Sin embargo, no comparto la misma historia que millones de otros latinos en los Estados Unidos. Llame “mexicano” a otra persona de ascendencia mexicana y es posible que se sientan incómodos por varias razones.

Incluso al Mes de la Herencia Hispana hay quienes prefieren llamarlo Mes de la Herencia Latina por varias razones. Todos somos diferentes.

Aproximadamente la mitad de los adultos hispanos se describen a sí mismos por el país de origen o herencia de su familia, utilizando términos como mexicano, cubano, puertorriqueño o salvadoreño, mientras que otro 39% se describe a sí mismos como “hispano” o “latino”, según una encuesta a nivel nacional del Centro de Investigación Pew. El otro 14%, habitualmente, se autodenomina estadounidense.

Para ayudar a traer otras perspectivas a este tema, le pedí a dos de mis amigas más cercanas que explicaran cómo se identificaban y por qué. Compartimos la misma herencia. pero tenemos diferentes crianzas, valores y tonos de piel.

Alejandra C. Garza, mexicoamericana

Siendo estudiante de secundaria, Alejandra, a la que todos conocemos como Alex, dijo que no sabía la diferencia entre raza y etnia.

En los formularios de la escuela, Alex marcaba la casilla como “blanca”, cuando sabía que no era así. La otra casilla tenía como opción “hispano”, pero no mexicano. Luego estaba la pregunta sobre su nacionalidad. ¿Cómo podía comprobar que era mexicana cuando sabía que era estadounidense?

A veces, para algunos latinos, completar la información de antecedentes personales en una prueba estandarizada puede parecer un desafío.

Como historiadora, Alex confió en el mundo académico y en su historia familiar para encontrar su identidad latina.

“Mis abuelos maternos se mudaron a Texas a principios del siglo XX”, dijo. “Mi abuelito obtuvo su ciudadanía más tarde y a mi abuelita le dijeron que no necesitaba la ciudadanía porque su esposo la tenía, así que ella fue residente permanente toda su vida”.

Alex es una orgullosa mexicoamericana a la que tampoco le importa ser identificada como texana.

Lauren Hernandez, hispana

Lauren es una de esas personas de ascendencia mexicana que no se sienten cómodas siendo identificadas como “mexicana”.

“Si me llamaran mexicana, me sentiría culpable y avergonzada”, dijo. “No porque no esté orgulloso de la procedencia de mi familia, sino porque parece una mentira”.

Los padres de Lauren criaron a su hermano y hermana lejos del Valle del Río Grande, en el sur de Texas, el corazón de donde reside la mayor parte de su familia. No crecieron en un hogar de habla hispana ni pudieron ver dónde creció su abuela en México.

Aunque Lauren a veces se sentía excluida y su identidad como mexicana es media borrosa, dijo que nunca se perdió.

“Siempre me he orientado hacia la identidad hispana, porque siento que se trata más de lo que soy”, explicó Lauren. “Alguien cuya vida difiere de la de sus antepasados, pero su sangre todavía corre con orgullo por mis venas”.

Ismael Pérez es periodista del Chicago Sun-Times