clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Nueva cantidad de casos diarios de COVID-19 genera temores de otra ola en Illinois

Los expertos dicen que los brotes de coronavirus como el que ha visto en Illinois siguen un patrón predecible y mortal: las infecciones aumentan entre los jóvenes y se transmiten a las personas mayores y vulnerables, que tienen más probabilidades de terminar hospitalizados o muertos.

Anthony Vazquez/Sun-Times

Read in English

Funcionarios de Salud Pública anunciaron el jueves que 4,015 personas más dieron positivo por coronavirus en Illinois, el número más alto de casos nuevos reportado por el estado a lo largo de toda la pandemia.

El asombroso número de casos es uno mayor que los 4,014 casos confirmados por el Departamento de Salud Pública de Illinois el 12 de mayo, cuando el estado atravesaba los peores días de la crisis.

Pero el último recuento “hace que parezca que nos dirigimos a un nuevo pico”, según una de los principales expertas de Chicago que ha estado en la primera línea de la lucha contra el COVID-19, un vértice que podría terminar siendo aún más mortal si la gente no se toma en serio las pautas de salud.

“En lugar de ser un nuevo pico, donde el número de casos sube y luego vuelve a bajar, creo que lo que estamos viendo es más como una montaña rusa: sube, baja a la mitad y luego vuelve a subir”, dijo la Dra. Emily Landon, epidemióloga de la Universidad de Chicago. “Y esta nueva montaña parece incluso más alta que la anterior”.

En promedio, casi tres veces más personas se someten a pruebas de coronavirus por día en comparación con la primavera (la cifra alta de mayo se confirmó entre 29,266 pruebas, en comparación con los positivos comprobados el jueves tras 67,086 pruebas). Pero los casos, las hospitalizaciones y las muertes han aumentado gradualmente en las últimas dos semanas.

Para tener en cuenta los aumentos en las pruebas, los expertos dicen que la tasa promedio de casos positivos a siete días es un indicador más eficaz de la rapidez con que se propaga el virus.

Ese número en todo el estado se ha disparado hasta el 4.9%, su punto más alto desde principios de junio y un aumento de 3.3% desde el 4 de octubre.

A mediados de mayo, la tasa de casos positivos promedio del estado rondaba el 20%.

La oficina del gobernador J.B. Pritzker advirtió que “el coronavirus todavía está aquí y todos deben permanecer atentos para seguir las pautas de salud pública usando cubrebocas, vigilando la distancia social y lavándose las manos”. Sabemos que después de meses de interrupción, muchos anhelan volver a la normalidad, pero el reciente aumento de casos positivos en todo el estado es un recordatorio de que cada uno de nosotros desempeña un papel integral en la prevención de la propagación de este virus mortal”.

Las autoridades también anunciaron el jueves que el virus se ha cobrado 53 vidas más en todo el estado, superando la cifra diaria de 49 muertos del día anterior, que marcó la peor cifra desde finales de junio.

Las últimas muertes se registraron en 30 de los 102 condados del estado, incluidos 11 residentes del Condado de Cook.

Como ha sido el caso durante la pandemia, la mayoría de las víctimas eran personas mayores, pero en el último recuento de muertes se incluyó a un hombre de unos 20 años del Condado de Knox en el oeste de Illinois.

Aunque la tasa de supervivencia sigue siendo del 96%, se puede esperar que las muertes sigan aumentando, ya que los expertos dicen que los brotes de coronavirus como el que ha visto en Illinois siguen un patrón predecible y mortal: las infecciones aumentan entre los jóvenes y se transmiten a las personas mayores y vulnerables, que tienen más probabilidades de terminar hospitalizados o muertos.

La temporada es una de las razones del nuevo aumento de casos en Illinois, dijo Landon, con el virus viajando a través del aire más frío y seco, y gente reuniéndose dentro de casas y restaurantes. El hospital donde trabaja Landon ya está atendiendo a más pacientes con coronavirus y dijo que espera que la situación empeore a medida que se acercan las vacaciones.

“El clima más frío, la presión de hacer actividades en las vacaciones, la fatiga general de la pandemia, es una combinación peligrosa”, dijo Landon. “Simplemente no existe una manera segura de comer y beber en el interior con muchas otras personas. Eso va a causar muchos problemas de cara a las vacaciones. Es muy difícil no tener Acción de Gracias. Eso hará que mucha gente quiera correr algunos riesgos. Eso puede resultar en una gran tragedia”.

La oficina de Pritzker dijo que “las reuniones privadas son uno de los principales impulsores de la propagación, por lo que se recomienda que no se reúnan en grupos grandes y que siempre use su cubrebocas cuando esté cerca de otras personas”.

Landon dijo que no cree que sea necesaria otra orden para quedarse en casa porque los cubrebocas están disponibles más ampliamente y los expertos tienen una mejor comprensión de cómo tratar la enfermedad.

Pero Landon hizo una recomendación política.

“Los restaurantes y bares deberían estar cerrados. No deseo que se vayan a la quiebra, pero la realidad es que no es seguro estar en interiores sin máscaras en situaciones de hacinamiento, con personas que no conocemos, sin la ventilación adecuada, cuyos estándares no conocemos.

“Tengo un optimismo tremendo. Va a requerir una cantidad increíble de sacrificio personal, que la gente está harta de hacer con razón. Va a ser difícil tragarnos esa pastilla”.

El equipo de salud de Pritzker prohibió el servicio en interiores en bares y restaurantes anteriormente en la región noroeste del estado que incluye a Rockford, donde la tasa de casos positivos es de hasta 10.3%. Otras dos regiones fueron previamente afectadas por restricciones por parte del gobernador, pero desde entonces han sido restauradas.

Desde finales del verano las áreas con problemas de COVID-19 del estado han estado en su mayoría fuera de la región de Chicago, pero la ciudad también va en la mima tendencia, registrando un 5.2% de casos positivos.

Desde marzo, se han administrado más de 6.5 millones de pruebas de COVID-19 en Illinois. De ellos, 331,620 personas dieron positivo y 9,127 murieron a causa del virus.

Hasta el miércoles por la noche, 1,932 pacientes con coronavirus de Illinois estaban hospitalizados, 388 recibiendo cuidados intensivos y 147 usando ventiladores.

Las autoridades confirmaron que el total de casos de este jueves fue el más alto registrado en un solo día. El estado reportó 5,368 casos el 4 de septiembre, pero eso fue resultado de un retraso en el procesamiento de datos, que incluyó la información de hasta tres días de pruebas.