Medias Blancas nombran mánager a Tony la Russa

La Russa, quien firmó un contrato por varios años, no era el que todos esperaban que se hiciera cargo después del despido de Rick Rentería, pero fue el primero al que llamó Reinsdorf.

SHARE Medias Blancas nombran mánager a Tony la Russa
Hall of Famer Tony La Russa is once again manager of the White Sox.

Mike Groll/AP

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Los White Sox hicieron algo casi nunca pensado.

Trajeron a Tony La Russa, de 76 años, de regreso a la organización, 41 años después de contratarlo para que fuera su mánager por primera vez y 34 años después de despedirlo.

Al corregir un error que lo ha molestado desde que La Russa fue despedido por el gerente general Ken Harrelson en 1986, el presidente del equipo, Jerry Reinsdorf, de 84 años, entregó a La Russa el control de mando para guiar a un equipo joven y talentoso, listo para embarcarse en esa lucha por ganar títulos de la que el gerente general Rick Hahn ha estado hablando desde que inició una reconstrucción completa hace cuatro años.

La nueva imagen cambió el rostro de los Medias Blancas y elevó las expectativas y el entusiasmo de los fanáticos, algo no visto desde la temporada del título de la Serie Mundial en 2005. Pero a pesar de todo, la contratación de La Russa, que está en el Salón de la Fama y tiene tres títulos de Serie Mundial, encuentra resistencia entre los fanáticos, que esperaban que se eligiera como mánager a alguien más joven y con ideas más modernas, como AJ Hinch, de 46 años. La Russa, quien firmó un contrato por varios años, no era el que todos esperaban que se hiciera cargo después del despido de Rick Rentería, pero fue el primero al que llamó Reinsdorf.

Todo lo que le queda por hacer a La Russa es demostrarle a los fanáticos que todavía puede administrar un estilo de juego de la segunda década del siglo XXI, integrando el análisis de datos y administrando un vestuario lleno de jugadores jóvenes amantes de la diversión.

“Hay cierta preocupación por el tiempo que estuve alejado del béisbol”, dijo La Russa el jueves.

Pero aparentemente no hay suficiente preocupación por parte de Reinsdorf, su buen amigo Hahn y el vicepresidente Ken Williams.

“Me sorprendió la primera vez que recibí la llamada”, dijo La Russa.

Después de una segunda llamada, La Russa, quien ha pasado parte de las últimas nueve temporadas en las oficinas de los Diamondbacks de Arizona, los Red Sox de Boston y los Angels de Los Ángeles, decidió que estaba harto de usar traje y que era hora de volver a trabajar en el campo de juego.

“Mirar el juego desde arriba, como se lo describí a mis amigos, es una tortura”, dijo La Russa, “porque lo estás viendo y no puedes hacer nada al respecto. Poco después me di cuenta de que tenía que dejar de quejarme por estar arriba y bajar abajo. Y si bajas las escaleras y tienes una oportunidad como la que aparece con los Medias Blancas, ahí es cuando esto se pone serio”.

“Como todos en el béisbol saben muy bien, siempre he respetado a Tony y estoy orgulloso de tener una gran amistad con él desde hace décadas”, dijo Reinsdorf en un comunicado. “Pero su contratación no se basa en la amistad o en lo que sucedió hace años, sino en el hecho de que tenemos la oportunidad de tener a uno de los mejores entrenadores de la historia del béisbol en nuestro banquillo en un momento en el que creemos que nuestro equipo está listo para obtener grandes logros en el futuro”.

No hay que subestimar los logros de La Russa. Conocido como una de las mejores mentes de la historia del béisbol, que lo vio convertirse en el tercer mánager con más victorias de todos los tiempos, cuatro veces elegido Mánager del Año y ganador de 12 títulos divisionales y de seis banderines con los Medias Blancas, Atléticos y Cardenales. Ganó la Serie Mundial con los Atléticos en 1989 y con los Cardenales en 2006 y 2011, su último año como entrenador.

El juego ha cambiado desde entonces, al igual que la sensibilidad y la conciencia de los problemas sociales dentro de él. Una de las primeras preguntas que le hicieron a La Russa el jueves fue sobre las objeciones que él mismo hizo en 2016 a la protesta Colin Kaepernick cuando se puso de rodillas durante el himno nacional. Cinco jugadores de los Medias Blancas se arrodillaron el día inaugural de esta temporada, y La Russa dijo que apoyaría a los jugadores que usan su plataforma para protestar.

“Mucho ha sucedido de una manera muy saludable desde 2016 y no solo respeto, sino que aplaudo la conciencia que ha entrado no solo en la sociedad, sino especialmente en los deportes”, dijo La Russa.

En cuanto al llamado “bat flip” (referido a lanzar un bate de béisbol de tal manera que gire varias veces antes de que caiga, después de pegar un home-run, por ejemplo), acción que ha cobrado nueva vida desde la última vez que él dirigió y que no le gusta a los más tradicionalistas del juego, La Russa apoyó a Tim Anderson, el campocorto de los Medias Blancas y promotor de este tipo de acciones.

“Siempre pensé que si era algo sincero, no tendría ningún problema con que aquellos jugadores fueran más exhibidos”, dijo La Russa. “Tomemos a Tim Anderson como ejemplo. Ahora es la gente la que dice: ‘Oye, se está animando’. De hecho, las Grandes Ligas también lo están animando a hacerlo. Si veo que es una acción sincera y está dirigida hacia el juego, eso muestra el tipo de emoción que quieres”.

La Russa dijo que Anderson, quien ganó un título de bateo en 2019 y estuvo en la consideración para la nominación a MVP en 2020, es “exactamente el tipo de jugador que quieres”.

Los Sox tienen más talento como Anderson, algo por lo que La Russa decidió volver a ponerse el uniforme para el 2021.

“Todos los entrenadores entenderían lo raro que es tener la oportunidad de dirigir a un equipo tan talentoso y que está tan cerca de ganar”, dijo.

The Latest
Favorite Epicenter made a hard charge up the rail to finish second. But Jose Ortiz guided Early Voting inside before the finish line well ahead of Epicenter, who was also second in the Kentucky Derby.
Gomez was a few days shy of 27 when a 14-year-old attacked him at the Cicero Green Line station, authorities said. His family described him as fiercely protective, fighting for custody of his son and planning on becoming a police officer.
The Cubs catcher quickly moved past his latest ejection — his third since last July 24 — and touched upon losing and an uncertain future. “I’m really good where I’m at right now.”
A man was wounded by a security guard during a shootout at Millennium Park.
The suspects fired one gunshot but did not strike the security guard, police said.