clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Afroamericanos de Chicago celebran el momento monumental de la vicepresidenta electa Kamala Harris

La emoción y el alivio expresados ​​por los amigos afroamericanos en todo el país este fin de semana se hicieron eco en Chicago el lunes.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

Los teléfonos comenzaron a sonar el sábado por la mañana, un millón de mensajes antes de que prendiera mi celular.

Con tantas imágenes de globos y cornetas, no tuve que encender la televisión para ver a los presentadores declarar que la boleta Joe Biden-Kamala Harris se había adelantado en el conteo de votos, y la boleta demócrata era ahora el ganador proyectado.

La emoción y el alivio expresados ​​por los amigos afroamericanos en todo el país este fin de semana se hicieron eco en Chicago el lunes.

“En primer lugar, es un milagro, contra la historia del prejuicio y la discriminación que los negros han experimentado en este país desde la esclavitud”, dijo Beverly Addison, de 67 años, de Englewood, esperando que su hija salga del banco en el 815 W. 63rd St., en el corazón de Englewood.

“Estados Unidos siempre ha tratado de controlar a los negros, como si no todos fuéramos humanos, ya sean color de rosa, amarillos, negros, blancos, azules o verdes”, dijo. “Así que tener la primera vicepresidenta mujer negra es un momento tan increíble en la historia, y particularmente significativo para mí como mujer negra”.

Michael Tidmore, de 58 años, un activista comunitario de la organización comunitaria Teamwork Englewood, estuvo de acuerdo.

“Ha sido maravilloso ver el impacto”, dijo Tidmore, al dejar Whole Foods en la esquina de 63rd & Halsted.

“La elección de Kamala Harris ha inspirado a mucha gente en esta comunidad, particularmente a mujeres, millennials y Generation Z’ers que ahora saben que esa barrera se ha roto para ellos”, dijo.

“Y con todas las cosas horribles que han sucedido en política en 2020, la elección de ella y de Biden nos da la esperanza de que los acontecimientos cambien en Washington. Ha sido un año difícil en general, con la pandemia y los desafíos económicos. Realmente necesitábamos esta victoria”.

Harris, la senadora estadounidense por California que se postuló para la presidencia antes de doblar su campaña en diciembre, fue la primera mujer afroamericana y la primera estadounidense del sur de Asia en aparecer en una lista de partidos importantes.

De ascendencia mixta, su madre, una reconocida bióloga que murió de cáncer de colon en 2009, nació en Chennai, India, y emigró a los Estados Unidos a finales de los años 50 para asistir a un programa de doctorado en la Universidad de California en Berkeley. Ahí conoció al padre de Harris, Donald Harris, quien había emigrado de Jamaica.

Sus padres se divorciaron cuando Harris tenía 7 años y ella y su hermana fueron criadas por su madre.

“¡Es tan fantástico! ¡Tan maravilloso! ¡Estoy eufórico!” dijo Margrenee Williams, de 86 años, de Chatham, que estaba de compras con su hijo, Carl Williams, de 68, en el Walgreen’s en 8628 S. Cottage Grove, en el corazón de Chatham.

“Sabía desde el principio que iba a ganar, porque era el momento. Sabía que ella era la indicada para el trabajo porque es muy inteligente ”, dijo Williams. “Ha demostrado plenamente a través del éxito en sus trabajos anteriores que está bien preparada y tiene la capacidad para hacer este trabajo”.

Para April Williams, de 40 años, del Gold Coast, que salía de un centro comercial en Madison y Western en el Near West Side, la ascensión de Harris a la Casa Blanca es de importancia para la hija de Williams de 9 años.

“Estaba en un supermercado con mi abuela el sábado, comprando verduras, cuando recibí la alerta de texto de Yahoo. Dije, ‘¡Gracias a Dios!’, Dijo la abuela, ‘¡Aleluya!’ ”, Dijo Williams.

“¡Estoy muy orgullosa de Kamala Harris! Hasta ahora, les había dicho a mis dos hijos que si Barack Obama podía convertirse en presidente, ellos también pueden. Ahora le digo a mi hija que si Kamala puede hacerlo, ella también puede“.

En East Garfield Park, Shaqueeta Fitzgerald, de 36 años, que estaba esperando en la estación del tren de la Línea verde en Lake and Kedzie, demostró el baile que hizo cuando se enteró de los resultados de la votación.

“Yo voté por ella. Fue muy emocionante”, dijo Fitzgerald. “Estaba saltando, gritando y chillando, corriendo para arriba y para abajo de la calle. Es increíble tener a alguien que se parece a nosotros en la Casa Blanca”.

La herencia mestiza de Harris la convirtió en la primera estadounidense del sur de Asia en servir en el Senado de los Estados Unidos cuando fue elegida en 2016, y la segunda mujer negra: Carol Moseley Braun de Chicago fue la primera.

Anteriormente, Harris fue la primera mujer afroamericana y la primera mujer en ser elegida fiscal general de California en 2010.