clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Mantener restaurantes abiertos pudo causar miles de casos de COVID, estudio

Investigadores utilizaron datos de teléfonos celulares y modelos de computadora para analizar qué lugares visitaron 98 millones personas durante los primeros meses de la pandemia.

Getty

Read in English

Restringir la cantidad de gente en restaurantes, iglesias, supermercados y otros lugares públicos es una de las formas más efectivas de reducir la propagación de COVID-19, encuentra una nueva investigación.

Pero abrir los restaurantes completamente podría conducir a cientos de miles de nuevas infecciones solo en Chicago, encontró la investigación publicada el martes por la revista Nature.

Utilizando datos de teléfonos móviles y modelos informáticos que estudian qué lugares visitaron 98 millones de personas en todo el país durante los primeros meses de la pandemia, los investigadores de la Universidad de Northwestern y Stanford encontraron que una pequeña cantidad de ubicaciones con altas concentraciones del virus representan una gran mayoría de infecciones y también ayudan a explicar el número desproporcionado de infecciones en comunidades negras y latinas.

Al analizar las cifras de infecciones registradas en marzo y abril, así como los patrones de movilidad de las personas, los investigadores estimaron que si los restaurantes hubieran reabierto completamente en mayo, podría haber provocado 600,000 casos de virus adicionales.

“En promedio, en las áreas metropolitanas, los restaurantes de servicio completo, los gimnasios, los hoteles, los cafés, las iglesias y los restaurantes de servicio limitado produjeron los mayores aumentos previstos en las infecciones cuando se reabrieron”, dice el estudio. “Reabrir restaurantes de servicio completo fue particularmente arriesgado: en el área metropolitana de Chicago, pronosticamos 596,000 infecciones adicionales para fines de mayo, más del triple de la siguiente categoría más riesgosa”.

“La reapertura de los restaurantes de servicio completo tiene el mayor impacto previsto en las infecciones, debido a la gran cantidad de restaurantes, así como a su alta densidad de visitas y largos tiempos de estancia”, dijo el estudio.

Ese hallazgo le da munición al gobernador J.B. Pritzker, quien ha llamado a los restaurantes a los sitios de superpropagación del virus y defiende su decisión de prohibir las comidas en interiores.

“Los lugares donde las personas se reúnen y pasan tiempo juntas sin mascarillas son lugares donde existe un mayor riesgo de contraer coronavirus”, dijo la portavoz de Pritzker, Jordan Abudayyeh, en un correo electrónico.

Pero el estudio también indicó que reabrir un negocio en Chicago al 20 por ciento de su ocupación máxima puede reducir las infecciones en un 80 por ciento en comparación con una reapertura completa.

Beth Redbird, coautora del estudio y profesora asistente de sociología en Northwestern, dijo que la investigación tiene como objetivo proporcionar a los responsables políticos formas de abordar las disparidades observadas en las comunidades de color de bajos ingresos que están experimentando altas tasas de infecciones.

Los vecindarios de bajos ingresos tienden a tener pequeñas tiendas de comestibles, por ejemplo, que pueden albergar a más personas en áreas más reducidas, dijo Redbird. Los formuladores de políticas podrían abordar ese problema ayudando a ampliar la opción para que estas comunidades tengan más opciones de compra, agregó.

Los lugares públicos, incluidos los servicios gubernamentales, pueden ofrecer opciones tales como lugares para conducir, dijo. En general, cualquier opción para aumentar el espacio y la ventilación puede abordar el riesgo.

Aunque los investigadores desalientan la reapertura total de los negocios, la capacidad reducida puede ser un componente importante, agregó Redbird.

“Hay remedios de política que no son todo o nada”, dijo.

“La idea detrás del proyecto es entender que con un virus como COVID, ese movimiento humano puede informar la política sobre la reducción de infecciones”, agregó Redbird.

Los reportajes de Brett Chase sobre el medio ambiente y la salud pública son posibles gracias a una subvención de The Chicago Community Trust.