clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Votar por correo llegó para quedarse

La votación por correo llegó para quedarse después de que unos 1.9 millones de votantes de Illinois eligieron ese método para emitir sus votos en 2020, más de cinco veces que hace cuatro años.

Marisel Hernandez, chair of the Chicago Board of Election Commissioners. Fran Spielman/Sun-Times file

Read in English

Pasamos una semana desde las elecciones y quedan más de 200,000 votos por contar en el Condado de Cook, en su mayoría boletas de votantes suburbanos.

Afortunadamente, solo hay unas pocas contiendas reñidas esperando el resultado, ninguna de las principales carreras se encuentra entre ellas.

Pero incluso mientras continúa el conteo, no es pronto para preguntar:

¿Fue esta elección, con su énfasis en la ampliación de la votación por correo, algo temporal en un año pandémico o un vistazo al futuro?

La apuesta es que la votación por correo llegó para quedarse después de que unos 1.9 millones de votantes de Illinois eligieron ese método para emitir sus votos en 2020, más de cinco veces el número que lo hizo hace cuatro años.

Los funcionarios electorales locales dicen que votar desde casa ha demostrado ser generalmente popular entre las personas que lo probaron, incluso si ha creado nuevos desafíos para los administradores electorales y ha causado retrasos en la presentación de los resultados, sin mencionar que realmente irritó al futuro ex presidente de los Estados Unidos.

La mayoría de los que votaron por correo lo hicieron porque pensaron que sería la forma más segura de emitir un voto en medio de la amenaza de posiblemente contraer COVID-19 en su lugar de votación.

Pero se espera que muchos de ellos lo conviertan en un hábito en el futuro después de haber visto la virtud de llenar tranquilamente una boleta en la comodidad de su propio hogar.

Hemos tenido voto por correo en el estado durante una década, pero en reacción al coronavirus, los legisladores promulgaron disposiciones temporales para este año que lo facilitaron: exigir a las autoridades electorales que envíen solicitudes de boleta a todos los que habían votado en los últimos dos años y permitiendo instalar buzones seguros para recoger los votos.

Esas disposiciones caducan al final del año, lo que significa que los legisladores tendrán que revisar el tema antes de las próximas elecciones si quieren que sean permanentes.

Entre quienes esperan que lo hagan se encuentra Marisel Hernández, presidenta de la Junta de Comisionados Electorales de Chicago.

“Creo que fue muy exitoso”, dijo Hernández sobre el cambio a la votación por correo, que le valió a la junta altas calificaciones por su comunicación oportuna con los votantes sobre el estado de sus boletas.

Hernández dijo que la ciudad debería estar “completamente al día” en el conteo de las boletas electorales por correo para fines del miércoles, mientras que los funcionarios del condado dijeron que esperan despejar su acumulación para el fin de semana.

La senadora estatal Julie Morrison, demócrata por Deerfield, arquitecta en jefe de la legislación de votación temporal, dijo que está esperando que los administradores electorales concluyan su trabajo antes de indagar más de cerca sobre sus experiencias, pero espera que más votaciones por correo sean la ‘ola del futuro’.”

“La gran cantidad de votantes nos dice que esto es algo que le gustó a la gente”, dijo Morrison.

Este año me escogí la votación temprana en persona, pero habiendo estado presente cuando mi esposa llenó su boleta por correo, definitivamente puedo ver las ventajas. Más allá de la conveniencia, podía hablar mal de los candidatos en voz alta mientras votaba. Parecía mucho más divertido.

Pero me preocupa la demora en el recuento de votos, que sería la causa de una angustia considerablemente mayor en este momento si tuviéramos una contienda reñida en todo el estado.

Hasta el martes, la oficina del Secretario del Condado de Cook informaba que le quedaban 165,554 boletas por correo para ser contadas de los votantes suburbanos, mientras que las autoridades electorales de Chicago al final del día informaban 23,402 boletas por correo no contadas de los votantes de la ciudad.

Además, el condado informó de 27,073 boletas provisionales aún por procesar y la ciudad 9,105.

La secretaria del condado, Karen Yarbrough, dijo que está satisfecha con el ritmo del conteo y más preocupada por asegurarse de que se cuente cada voto.

“Tendremos que acostumbrarnos a otro paradigma”, dijo Yarbrough, refiriéndose a la expectativa en los últimos años de que la mayoría de los ganadores serán conocidos a las pocas horas del cierre de las urnas.

Aunque es posible que los votantes no se den cuenta, siempre hay que completar el conteo en las dos semanas posteriores a una elección, pero generalmente no son tantos votos.

Las boletas de votación por correo requieren más mano de obra y, por lo tanto, tardan más en procesarse. Según la ley de Illinois, las boletas electorales por correo se pueden contar hasta el 17 de noviembre siempre y cuando tengan sellos del correo del 3 de noviembre.

Los datos proporcionados por los funcionarios electorales de la ciudad muestran que casi todas las boletas por correo llegaron dentro de los primeros tres días después de las elecciones y desde entonces se han reducido.