clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El hospital improvisado en McCormick Place, ahora cerrado, le costó $15 millones a los contribuyentes

Al final, solo 38 pacientes fueron transferidos ahí para recibir tratamiento.

Mayor Lori Lightfoot (from left), Gov. J.B. Pritzker and U.S. Sen. Tammy Duckworth, D-Illinois, touring the $65.9 million emergency coronavirus hospital at McCormick Place on April 17 — the day Pritzker announced the first five patients had been transferred there. Only 33 more would follow. Tyler LaRiviere / Sun-Times

Read in English

Mientras el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos se apresuraba a construir un hospital de campaña de emergencia para tratar el COVID-19 de $66 millones dentro de McCormick, los funcionarios estatales y de la Municipalidad se apresuraron a encontrar el personal, el equipo y los suministros para ejecutarlo.

La cuenta de todo eso fue de otros $20.3 millones, según registros obtenidos por el Chicago Sun-Times, aunque los funcionarios estatales dicen que dos proveedores devolvieron un total de $5.2 millones de “fondos no gastados”.

Eso elevó el costo total de la construcción y el personal para el hospital improvisado y de corta duración a aproximadamente $81.1 millones.

Los funcionarios estatales y municipales dicen que esperan que la mayoría de los costos del hospital McCormick Place sean cubiertos por el gobierno federal.

La Agencia de Manejo de Emergencias de Illinois gastó $19 millones para dotar de personal y operar el hospital. El Ayuntamiento invirtió otros $1.3 millones para materiales y suministros.

El hospital de campaña en McCormick Place, construido por Walsh Construction, uno de los contratistas políticamente mejor conectados de Chicago, abrió a mediados de abril. Se cerró solo unas semanas después, el 8 de mayo, cuando disminuyó la demanda de camas de hospital para pacientes con coronavirus, y los funcionarios estatales y municipales consideraron que ya no era necesario.

Crearon el hospital de emergencia como una forma rápida de facilitar lo que se temía podría ser una demanda abrumadora en los hospitales causada por la pandemia.

Sin embargo, al final, los hospitales terminaron transfiriendo solo 38 pacientes ahí para recibir tratamiento.

Desde entonces, el hospital temporal de McCormick Place ha sido desmantelado, y los funcionarios estatales dicen que no hay planes para reconstruir la instalación a pesar de que el número de casos de COVID-19 está aumentando en Illinois al igual que en todo el país.

“Si se necesita una instalación de atención alternativa en el futuro, esto sería un gasto del estado”, dice Rebecca Clark, portavoz de la agencia de manejo de emergencias de Illinois. “Además, el equipo del McCormick Place se ha asignado en todo el estado para ayudar a los hospitales y otros entornos de atención colectiva a mejorar su capacidad de respuesta”.

No está claro cuántas enfermeras y otro personal médico trabajaron en McCormick Place. Los funcionarios estatales y municipales no proporcionaron desgloses detallados de los servicios, el equipo y el personal que pagaron con los $20.3 millones.