clock menu more-arrow no yes

Filed under:

¿Tiene grandes planes para el día del pavo? El gobernador pide que lo piense dos veces

“Cada cama en el hospital que ocupa un paciente de COVID es una cama que no va a tratar el ataque cardíaco de alguien, un paciente con cáncer o la víctima de un accidente automovilístico”, dijo Pritzker.

Gov. J.B. Pritzker speaks during his daily COVID-19 update at the James R. Thompson Center earlier this month. Anthony Vazquez/Sun-Times file

Read in English

Sintiendo el dolor de la explosión del coronavirus este otoño, el gobernador J.B. Pritzker le pidió el lunes a los residentes de Illinois a reconsiderar las cenas de Acción de Gracias llenas de gente o al estado le podría ir “mucho peor”.

Un poco más de una semana para el día feriado que generalmente ve a las personas festejando en el interior con la familia, el gobernador y la Dr. Ngozi Ezike, jefa del Departamento de Salud Pública de Illinois, pidieron tener precaución para evitar sobrecargar las instituciones de salud del estado.

“Nuestros hospitales están a punto de abrumarse; nuestros médicos, enfermeras y trabajadores de la salud ya se están esforzando más allá de sus límites”, dijo Ezike. “No sé de qué otra manera expresar la importancia de la responsabilidad personal”.

El gobernador animó a la gente a preguntarse “si vale la pena propagar el virus en las próximas reuniones”. Aunque hay una “esperanza real de una posible distribución” de una vacuna el próximo año, todavía faltan varios meses, dijo Pritzker.

Por su parte, Pritzker dijo que no invitará a los amigos que no pueden ir a su casa durante las vacaciones como suele hacerlo. Pero cuando se le preguntó si estaría o no en Illinois para el Día de Acción de Gracias, el gobernador no se comprometió y dijo “esa es mi esperanza, pero se los haré saber”.

Los comentarios de Pritzker se produjeron un día en que el estado informó sobre otros 11,632 casos nuevos y probables del coronavirus, así como 37 muertes adicionales, lo que eleva el número de muertos del estado a 10,779.

También fue el primer día de advertencias para quedarse en casa para los residentes de Chicago y los suburbios del Condado de Cook.

Funcionarios de salud estatales informaron que 5,581 personas fueron hospitalizadas con el virus hasta el domingo por la noche, con 1,144 de esos pacientes en unidades de cuidados intensivos y 514 con ventiladores.

El estado tiene un promedio de 5,200 pacientes con COVID-19 en los hospitales del estado, o alrededor de 400 personas más que durante el punto más alto en la primavera: “un aumento del 70% solo en las últimas dos semanas”, dijo Pritzker.

Las 11,632 nuevas infecciones marcaron el día consecutivo número once de casos diarios de cinco dígitos, un tramo que incluyó los 15,415 del viernes. Ese fue el número más alto de casos nuevos registrados en un solo día para cualquier estado de la nación durante los ocho meses de la pandemia.

El gobernador también dijo que el aumento porcentual más reciente de una semana a otra es tres veces más alto que a principios de octubre, antes de que el estado viera un aumento dramático en el número de casos. Ahora que la nación también se ve afectada por un aumento desconcertante, eso significa que Illinois tampoco cuenta con “refuerzos de otros estados”, como las enfermeras que vinieron en la primavera para ayudar en los hospitales de Illinois.

“Cada cama en el hospital que ocupa un paciente de COVID es una cama que no va a tratar el ataque cardíaco de alguien, un paciente con cáncer o la víctima de un accidente automovilístico, cada médico reasignado al ala de COVID es un médico que ya no está disponible para hacer una apendicectomía, tratar una costilla rota”, dijo Pritzker. “Tenga en cuenta que solo tenemos 1,100 camas de UCI abiertas en un estado de casi 13 millones de personas en medio de una pandemia.“

“Las muertes por COVID-19 han aumentado un 260% desde principios de octubre, cuando teníamos un promedio de 23 muertes al día, un 98% más que hace dos semanas, cuando teníamos un promedio de 41 por día. Ahora estamos viendo 81 muertes por día. Eso significa que todos los días, tenemos un promedio de otras 81 madres o padres, o hijos o nietos, que ya no están con nosotros”.

El Dr. Robert Citronberg, director médico ejecutivo de enfermedades infecciosas y prevención de Advocate Aurora Health, dijo a los reporteros en una sesión informativa separada el lunes que “estamos en medio de una segunda ola absolutamente abismal de esta pandemia”.

“Las cenas de Acción de Gracias tienen el potencial de ser eventos de gran difusión”, dijo. “Es de vital importancia que no hagamos eso. Los números son devastadores en este momento. Nuestro sistema de atención médica no puede absorber duplicar o triplicar esos números”.

El gran sistema regional de atención médica, que también opera en Wisconsin, tiene 10 hospitales en Illinois, la mayoría en el área de Chicago. Advocate tiene más de 600 pacientes hospitalizados con COVID-19, más de tres veces y media la cantidad que vio hace un mes.

Las cifras del lunes elevan el total del estado a 585,248 casos. El número de casos proviene de 90,612 pruebas realizadas durante las últimas 24 horas. La tasa de positividad de siete días en todo el estado para los casos positivos es del 12.5%.

Los registros recientes de casos nuevos y probables han batido récords que el estado estableció a principios de este año en torno al pico de la primera ola de coronavirus. Desde el pasado lunes hasta la actualidad, el estado ha reportado 97,261 nuevos casos.

Con los días festivos que se avecinan, los funcionarios locales, incluida la alcaldesa Lori Lightfoot y la presidenta de la Junta del Condado de Cook, Toni Preckwinkle, emitieron avisos de quedarse en casa para limitar la propagación del virus.

Las advertencias para los residentes en los suburbios del Condado de Cook y Chicago entraron en vigencia a las 6 a.m. del lunes.

De las 37 muertes reportadas el lunes, 19 fueron del Condado de Cook.