clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Pritzker impone límites a los establecimientos no esenciales

Pritzker se unió a un grupo bipartidista de gobernadores de otros seis estados del medio oeste (Michigan, Indiana, Kentucky, Minnesota, Ohio y Wisconsin) en un video de anuncio de servicio público que llama a los residentes a evitar las grandes reuniones del Día de Acción de Gracias, a usar máscaras y a mantener la distancia social.

Gov. J.B. Pritzker puts on a mask Tuesday after announcing new mitigations in Illinois to curb the spread of COVID-19. Starting Friday, new restrictions will be placed on retail stores, gyms, restaurants and bars, hotels, offices, social gatherings, and indoor recreation centers. Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

Los límites de capacidad en los centros comerciales y otras tiendas minoristas, excepto en los supermercados y farmacias, se reducirán drásticamente del 50% al 25% según las mitigaciones del Nivel 3 del gobernador que entrarán en vigor el viernes.

Los gimnasios también se están reduciendo al 25% de su capacidad, mientras que las clases de fitness en grupo se suspenderán por completo. También se suspenden los servicios personales que requieren el retiro de máscaras, como tratamientos faciales y cortes de barba, al igual que los deportes recreativos de “indoor” para jóvenes y adultos.

Pritzker dijo que sus pautas elevadas se deben a una idea simple: “Si no es necesario que lo haga, no lo haga”.

Las pautas evitan otra orden de quedarse en casa como la que cerró la mayor parte de la economía estatal en la primavera, al menos por ahora. Eso dependerá de qué tan bien los residentes y las empresas sigan las reglas, dijo el gobernador.

“Este es un conjunto temporal de reglas diseñadas por los médicos para mantenerlo a salvo”, dijo Pritzker. “Tengo la esperanza de que al limitar nuestras interacciones en persona ahora, logremos evitar una orden de quedarse en casa como la que tuvimos la primavera pasada, cuando elegir entre salvar vidas y salvar medios de subsistencia era aún más dura. El Nivel 3 puede permitirnos hacer ambas cosas”.

Lea el conjunto completo de mitigaciones de Nivel 3 del gobernador J.B. Pritzker:

Las últimas mitigaciones estarán vigentes para las 11 regiones del estado hasta que las tasas promedio de positividad caigan por debajo del 12% durante tres días consecutivos, hasta que más del 20% de las camas de hospital de la unidad de cuidados intensivos estén disponibles y que el número promedio de hospitalizaciones disminuyan durante siete de cada 10 días.

El Departamento de Salud Pública de Illinois hará un seguimiento de esas métricas durante períodos de monitoreo de dos semanas “para determinar si las mitigaciones se pueden relajar, si se requieren mitigaciones adicionales o si las mitigaciones actuales deben permanecer en su lugar” en cada región, según el equipo de salud del gobernador.

El estado estuvo bien dentro de esos parámetros durante el verano, pero se necesitará un progreso drástico para que cualquier región elimine las nuevas restricciones a medida que avanza un resurgimiento del COVID-19 sin precedentes.

Los funcionarios de salud pública informaron el martes 12,601 casos más de coronavirus en Illinois. Illinois superó por primera vez los 10,000 casos nuevos en un día, el 6 de noviembre, y no ha caído por debajo de ese nivel desde entonces.

El estado ha registrado casi 143,000 casos durante ese lapso de 12 días, casi tantos como los primeros cuatro meses de la pandemia combinados. Casi 598,000 personas han contraído el virus en Illinois durante los ocho meses de la pandemia, y casi un tercio de todos los casos se produjeron solo este mes.

Los últimos casos se detectaron entre 94,205 pruebas enviadas al Departamento de Salud del estado, lo que mantuvo la tasa de positividad promedio de siete días en 12.5%.

Los pacientes con coronavirus ocuparon más de 300 camas de hospital adicionales el lunes por la noche en comparación con la noche anterior, alcanzando otro récord de 5,887. Las hospitalizaciones nocturnas por COVID-19 ahora han superado las 5,000 durante una semana completa. El estado pasó esa marca solo una noche durante la primera ola de la pandemia en mayo.

Otras métricas críticas del hospital también han ido empeorando día a día durante un mes completo, con 1,158 pacientes que actualmente requieren cuidados intensivos y 545 que usan ventiladores. Los hospitales en la esquina noroeste del estado y en los condados de Will y Kankakee ya se están acercando a su capacidad, según el Dr. Ngozi Ezike, Director de Salud Pública de Illinois.

Las autoridades también atribuyeron 97 muertes más al coronavirus, que se ha cobrado 587 vidas en Illinois solo durante la última semana, el peor período de siete días en el estado desde el pico de la primavera. Las últimas víctimas incluyen a 36 residentes del área de Chicago, lo que eleva el número de muertos en todo el estado a 10,875.

Y sin una acción a nivel estatal, ese número podría dispararse a hasta 45,000 muertes por COVID-19 en marzo, según las proyecciones más nefastas del gobernador.

“Este virus nos ha arrinconado y nos quedamos tomando decisiones increíblemente difíciles y pesadas”, dijo Ezike. “Todos queremos volver a la normalidad, pero todavía no podemos hacerlo... En lugar de tratar de oponerse a las mitigaciones, ¿podemos simplemente seguirlas, reconociendo que esto es lo que se necesita para volver a la normalidad?”

Las restricciones de Illinois siguen a retrocesos similares dictados esta semana en California, el estado de Washington y Michigan.

Pritzker se unió a un grupo bipartidista de gobernadores de otros seis estados del medio oeste (Michigan, Indiana, Kentucky, Minnesota, Ohio y Wisconsin) en un video de anuncio de servicio público que llama a los residentes a evitar las grandes reuniones del Día de Acción de Gracias, a usar máscaras y a mantener la distancia social.

“Para luchar contra este virus, los gobernadores de todo el país han escuchado a los expertos médicos, han dado un paso al frente y han trabajado las veinticuatro horas del día para proteger a nuestras familias, a los valientes hombres y mujeres en el frente de batalla y a nuestros propietarios de negocios pequeños”, dijeron los gobernadores en una declaración conjunta. “Y no importa la acción que tomemos, entendemos que nuestra lucha contra COVID-19 será más efectiva cuando trabajemos juntos”.