clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Exigen que las comunidades negras y latinas sean las primeras en recibir la vacuna

El primer envío de COVID-19 de la empresa Pfizer aterrizó en el Aeropuerto Internacional O’Hare.

Tom Schuba/Sun-Times

Read in English

Un grupo de líderes de comunidades de “minorías” se reunió el domingo para pedir a los miembros del Congreso y al gobernador J.B. Pritzker a priorizar la distribución de cualquier vacuna contra el coronavirus a las comunidades negras y latinas afectadas por la pandemia.

“Estamos hartos ​​de estar enfermos y cansados, y estamos pidiendo y exigiendo que tengamos un sentido de confianza al permitirnos ser considerados los primeros con respecto a la distribución”, el pastor John Harrell, de Proviso Baptist Church en Maywood, dijo a los periodistas reunidos frente al Centro Comunitario JLM Abundant Life.

Los oradores, que incluyeron al representante estatal La Shawn Ford, reconocieron que cualquier vacuna se distribuiría primero a otros grupos de alto riesgo, como profesionales de la salud, trabajadores esenciales, personas con mayor riesgo de infección y ancianos. El martes, un grupo de expertos convocados por los Centros para el Control de Enfermedades votará a quién vacunar primero.

El impulso para el acceso prioritario se produce un día después de que NBC Chicago informara que el primer envío de COVID-19 de la empresa Pfizer aterrizó en el Aeropuerto Internacional O’Hare. Aún así, la Administración de Drogas y Alimentos del país aún tiene que otorgar la aprobación de emergencia a esa inyección u otra vacuna candidata prometedora fabricada por la empresa Moderna.

Mientras tanto, muchos en las comunidades afroamericanas y latinas siguen siendo cautelosos con la vacunación y el establecimiento médico en general. Ford, un demócrata de Chicago, atribuyó la desconfianza a los experimentos médicos a la investigación del gobierno de Estados Unidos sobre el sífilis de Tuskegee, que retuvo el tratamiento de los hombres negros pobres durante un período de 40 años.

“Eso es profundo”, señaló Ford. “Y cuando piensas en cómo ha fallado el gobierno... las comunidades negras y latinas, esa es la confianza con la que luchan los negros”.

Un estudio reciente encargado por COVID Collaborative, una coalición de expertos en atención médica y ex funcionarios del gobierno, encontró que solo el 48% de los encuestados negros dijeron que probablemente o definitivamente tomarían una vacuna gratis, en comparación con el 66% de los encuestados latinos. Mientras tanto, los grandes hospitales académicos de Chicago han tenido dificultades para reclutar voluntarios de minorías para probar vacunas, en particular miembros de la comunidad negra.

Presionado por ese hecho preocupante, Ford retrocedió y preguntó si se había invitado a participar a alguna de las pocas docenas de asistentes. No se levantó ni una sola mano.

“Ese es otro ejemplo del sistema que culpa a los negros por no participar en algo a lo que nunca fueron realmente invitados”, dijo Ford.

Él y otros líderes comunitarios dijeron que generar confianza en la vacuna y el proceso de distribución es vital. Emplear trabajadores vinculados a esas comunidades ayudará a inculcar a los residentes “que la vacuna es segura” y garantizará que “comprendan los efectos secundarios”, dijo Ford.

Aunque pidió al gobernador “que convoque una comisión para asegurarse de que esto se haga bien”, una portavoz de Pritzker señaló que el plan de distribución de vacunas de la administración ya “tiene una lente de equidad que prioriza las comunidades más afectadas por el virus”.

“Tenemos que asegurarnos de que la gente confíe en que la vacuna funcionará y hacemos todo lo posible para lograr que nuestra comunidad comprenda lo importante que es recibir la vacuna y poder confiar en ella”, agregó Ford.