clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los dos desafíos que enfrenta el próximo presidente

La recuperación económica está tan ligada al control de la pandemia

Getty

Read in English

WASHINGTON - Hay dos desafíos inmediatos que enfrenta el próximo presidente, y mientras escribo esto, no está claro si será el actual presidente Donald Trump o el candidato nominado demócrata Joe Biden, y ambos desafíos están relacionados con la pandemia de COVID-19 que da forma a esta elección sin precedentes.

El primero es encontrar una manera para que el Congreso apruebe otra propuesta de estímulo para rescatar la economía devastada por el coronavirus, con legisladores paralizados y la Casa Blanca de Trump que no pueden llegar a un acuerdo.

El segundo es convencer al público de que si las vacunas se lanzan rápidamente al mercado, sin esperarse a las aprobaciones federales, que los medicamentos sean seguros de usar, dada la presión que Trump ha estado ejerciendo al respecto.

Trump, tratando de minimizar el aumento en los casos que lo amenazaron con ganar un segundo mandato, ha estado diciendo durante semanas que una vacuna contra la pandemia de coronavirus lista para su distribución masiva en los Estados Unidos aparecerá “momentáneamente”.

No es verdad. Ninguna droga está lista para ser enviada “momentáneamente”, incluso con una definición amplia y generosa de la palabra.

De los elementos notables en este ciclo electoral con el Trump que rompe las normas, y que simplemente se inventa las cosas, ha sido su campaña con su base para erosionar la confianza en los científicos que no están de acuerdo con sus pronósticos falsamente optimistas de la pandemia y el desarrollo de los medicamentos, líneas de espera, y burlas de las personas que usan cubrebocas.

En una manifestación reciente, su amenaza de despedir al Dr. Anthony Fauci, el popular y destacado experto en enfermedades infecciosas del país, provocó llamadas de la multitud para “despedir a Fauci”.

Trump, que será presidente al menos hasta el 20 de enero de 2021, bien puede despedir a Facuci y a otros funcionarios médicos en las próximas semanas, pero ese tipo de movimientos no inspirarán la confianza del consumidor para obtener una vacuna si la gente no cree que esté comprobada que funcione. O peor aún, que la droga los enfermará.

Biden, quien intentó que su tercera candidatura presidencial criticar el manejo de la pandemia por parte de Trump, prometió “contratar a Fauci” si gana el cargo en la Casa Blanca.

Según una encuesta nacional realizada para CNN, ABC News, CBS News y NBC News, que combina entrevistas con votantes que emitieron su voto el martes, temprano y por correo, el 34% dijo que la economía era el tema de votación más importante, seguido por el 21% que dijo la desigualdad racial y el 18% que citó la pandemia.

El crimen y la seguridad, uno de los principales argumentos de reelección de Trump, y la política de atención médica, una pieza central de Biden, encontraron que solo el 11% de los encuestados dijeron que esos problemas eran críticos.

Lo interesante es esto: cuando se les preguntó “qué es más importante hacer ahora”, el 52% dijo que contener el coronavirus, mientras que el 42% dijo que reconstruir la economía debería ser una prioridad. La encuesta a boca de urna encontró que el 48% dijo que los esfuerzos de Estados Unidos para contener la enfermedad van “bien” y el 51% respondió “mal”.

En ese contexto, está claro cuáles deben ser las prioridades, especialmente porque la recuperación económica está tan ligada al control de la pandemia.

La Cámara permanecerá bajo control demócrata. Al escribir esto, aún no está claro si los demócratas cambiaron el Senado.

Hay cuatro escenarios posibles: Biden gana pero el Senado se mantiene republicano. Biden gana, y los demócratas toman el Senado. Trump gana pero los demócratas se llevan el Senado. O gana Trump y el Partido Republicano se queda en el poder en el Senado.

Como presidente electo, Biden podría comenzar a negociar con los republicanos del Senado.

Un Trump derrotado será aún más complicado de lo que es ahora, por lo que no pronostico que firmará un proyecto de ley expansivo a su salida, especialmente si ese incluye un alivio para sus despreciadas ciudades y estados gobernados por los demócratas.

El senador Dick Durbin, demócrata por Illinois, en una llamada con los periodistas después de ganar la reelección, dijo que la aprobación de un proyecto de ley de COVID en el Congreso en las próximas semanas depende de Trump, “si no gana las elecciones, todavía podría tener un interés en los temas. Creo que podría”.