CPS busca contratar a 2,000 empleados para asistir con el regreso a clases

A diferencia de los trabajos usuales de los empleados de la Municipalidad, ninguno de los nuevos puestos requiere tener residencia en Chicago.

SHARE CPS busca contratar a 2,000 empleados para asistir con el regreso a clases
merlin_92854810.jpg

Charlie Cobbs, left, and his daughter Crystal, right, pick up Crystal’s laptop at Morgan Park High School in Morgan Park Saturday morning, Sept. 5, 2020. Staff distributed laptops to students before the start of classes. | Pat Nabong/Sun-Times

Pat Nabong/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) están buscando contratar a 2,000 nuevos empleados para que asuman tareas relacionadas con la pandemia y llenen los vacíos en el personal una vez que las escuelas regresen a clases en persona en enero, un plan que está recibiendo una reacción del sindicato de maestros y que representa uno de los mayores desafíos de reabrir el tercer distrito más grande del país durante una emergencia de salud pública.

Una de las responsabilidades principales de la mitad de los nuevos puestos será la supervisión de estudiantes, según un anuncio de empleo. Eso incluye supervisar “a los estudiantes que están aprendiendo en persona si [el/la] maestro [/a] del salón de clases está enseñando de forma remota”, dice la publicación, lo que genera preguntas sobre cómo sería la instrucción en persona para los estudiantes que regresan a las aulas y señala que el distrito tiene la intención de seguir delante con la reapertura a pesar de un número potencialmente masivo de solicitudes de descanso médico por parte del personal.

“La dotación de personal es una preocupación, no quiero fingir que no lo es”, dijo Matt Lyons, jefe de recursos humanos de CPS, en una entrevista. “Pero estoy seguro de dónde estamos ahora y de que podremos brindar una buena experiencia de aprendizaje a quienes vengan en persona”.

El distrito requiere que todo el personal de preescolar y de educación especial regrese el 4 de enero, y que todos los empleados de la escuela primaria regresen el 25 de enero, cada grupo una semana antes que sus estudiantes. CPS no ha dicho cuántos empleados han solicitado licencia médica o adaptaciones antes del regreso planificado del distrito. Esas decisiones se debieron mandar al distrito el lunes, y algunos directores han dicho que hasta una cuarta parte o la mitad de su personal ha pedido quedarse en casa debido a preocupaciones de salud y seguridad, ya que las infecciones por COVID-19 alcanzan niveles máximos en Chicago.

Cuando se le preguntó si el aumento en la contratación se debe a solicitudes excesivas para quedarse en casa, Lyons dijo que “realmente es una anticipación de la ausencia de los maestros y otro personal, no es una respuesta a lo que está ocurriendo”.

La dotación de personal ha “sido uno de los mayores desafíos de otros distritos escolares a medida que regresan, y por eso hemos aprendido de ellos”, dijo, describiéndola como un plan estratégico en lugar de un revuelo.

La vicepresidenta del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés), Stacy Davis Gates, dijo que el anuncio de trabajo a medio tiempo fue lo primero que el sindicato escuchó de que los maestros podrían enseñar de forma remota a los estudiantes que vayan a clases en persona, una propuesta que calificó como “un poco menos terrible que obligar a los maestros a participar en el aprendizaje en persona y remoto en edificios inseguros”. Sin embargo, dijo en un comunicado que “contratar personas en un puesto que apenas paga el sueldo mínimo, con cero beneficios de seguro médico en medio de una pandemia, parece particularmente cínico”.

“CPS puede intentar explotar a los trabajadores temporales con sueldos bajos para reemplazar al personal [sindicalizado] que no está dispuesto a sacrificar sus vidas por su sustento, cuando deberían sentarse a la mesa y negociar en colaboración para conseguir lo que necesitamos para regresar a nuestros edificios escolares y a nuestros estudiantes de manera segura: estándares de seguridad que se pueden hacer cumplir y equidad real para las comunidades escolares negras y latinas que han estado exigiendo equidad durante años antes de esta pandemia”, dijo Davis Gates.

La mitad de los nuevos trabajos serán los maestros sustitutos y se convertirán en miembros del Sindicato de Maestros de Chicago, que son educadores con licencia y trabajarán en las escuelas para sustituir a potencialmente miles de los 22,000 maestros del distrito que podrían pedir vacaciones médicas o que necesiten otras adaptaciones. Los puestos son temporales pero reciben beneficios.

Los otros 1,000 puestos nuevos serán trabajadores a medio tiempo no sindicalizados que ganarán $15 la hora, no recibirán atención seguro médica y tendrán una variedad de responsabilidades en las escuelas. Los deberes, aparte de la supervisión de los estudiantes, podrían incluir monitorear el distanciamiento social y el el uso de mascarillas, transportar y distribuir suministros y equipos por la escuela y realizar exámenes de salud a la entrada. Aproximadamente 3,200 de los 38,500 empleados existentes en el distrito no están afiliados a un sindicato.

Aunque supervisar las clases mientras un maestro trabaja de forma remota es la primera responsabilidad en la publicación de empleo en línea, solo será cuando “sea absolutamente necesario, como último recurso”, dijo Lyons.

Lyons dijo que los puestos misceláneos de medio tiempo ya existen en algunas escuelas, y que CPS “no está contratando empleados no sindicalizados para hacer trabajos sindicales. Ya lo sabemos, eso no es lo que estamos intentando hacer”.

Se espera que entre dos y cuatro puestos nuevos se asignen a cada escuela que reabrirá el año nuevo. No está claro qué tan rápido el sistema escolar podrá contratar a tantos trabajadores: CPS ha tenido dificultades para encontrar maestros sustitutos y solo ha contratado a una fracción de los conserjes que anunció hace meses.

A diferencia de los trabajos usuales de los empleados de la Municipalidad, ninguno de los nuevos puestos requiere tener residencia en Chicago.

The Latest
The Cubs opened a three-game series against the Pirates at Wrigley Field on Monday.
Johnny Cueto threw six innings of scoreless, two-hit ball against the Royals Monday. He struck out seven.
An end to gun violence will take more effective gun regulation and long-term solutions that focus on jobs, education, mental health counseling and violence intervention.
The $19.5 million PCC Primary Care Pavilion will offer a gym, dance center, demonstration test kitchen, community meeting spaces and a community garden and urban farm to Austin residents to help lower the life expectancy gap.
“I’m a big believer in earning stuff,” Keuchel said.