Luego de protestas frente a su casa, la alcaldesa Lightfoot pospuso otra demolición en la antigua planta de carbón de La Villita

La Alcaldesa anunció el jueves por la noche que otra demolición en el sitio de la antigua planta de Crawford “no avanzará en los próximos días”.

SHARE Luego de protestas frente a su casa, la alcaldesa Lightfoot pospuso otra demolición en la antigua planta de carbón de La Villita
merlin_91124633.jpg

Un grupo de más de manifestantes se reunieron en la cuadra de Lightfoot para protestar la decisión de la ciudad de permitir que la empresa Hilco realizara otra demolición.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Poco después que manifestantes de La Villita se plantaran frente a su casa, en el vecindario de Logan Square, el jueves por la noche, la Alcaldesa Lori Lightfoot anunció horas más tarde que otra demolición en el sitio de una planta cerrada en La Villita “no avanzará en los próximos días”.

En la mañana del jueves, la administración de Lightfoot había dado visto bueno a que resumiera la demolición del edificio ubicado en el sitio de la ya cerrada planta de carbón Crawford.

La medida causó la reacción rápida del concejal y de los grupos activistas del vecindario, aún molestos porque hacecasi un mes otra demolición, en el mismo lugar, creó una nube de polvo que cubrió La Villita mientras se multiplicaba el contagio del coronavirus en la ciudad.

“La salud y la seguridad de los residentes de Chicago sigue siendo la principal prioridad de esta administración; y hoy he escuchado la preocupación de algunos miembros de la comunidad con respecto a la demolición de ese pequeño edificio ubicado en la antigua estación de Crawford”, dijo Lightfoot en un comunicado, emitido esa noche.

En la tarde, un grupo de más de 20 manifestantes se reunieron en la cuadra de Lightfoot para protestar la decisión de la ciudad de permitir que la empresa Hilco realizara otra demolición. “Lori Lightfoot miente, y La Villita muere”, gritaba la multitud en inglés repetidamente, mientras marcharon alrededor de la cuadra.

Al revertir su decisión, Lightfoot prometió comprometerse con la comunidad local para discutir “la estructura peligrosa de ese pequeño edificio” y señaló que los funcionarios del Departamento de Edificios han estado en el lugar desde el 11 de abril, cuando ocurrió la primera demolición.

Las autoridades habían dicho antes que ese departamento “ha determinado que, por un interés de seguridad pública, la estructura de la turbina” ubicada en el sitio es “poco sólida” y “debe ser removida de inmediato” luego de una “extensa evaluación y análisis estructural” de los edificios que aún permanecen en la antigua central eléctrica.

“El contratista, Heneghan Wrecking, presentó un plan de mitigación del polvo durante los trabajos de demolición que fue sometido a una revisión exhaustiva por parte de IEPA (agencia deprotección ambiental de Illinois, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Salud Pública de Chicago”, explicó el Departamento de Edificios en un comunicado.

“Los inspectores de la ciudad y un consultor ambiental externo permanecerán en el lugar para monitorear la demolición, y la comunidad que rodea la antigua planta recibirá actualizaciones de cómo avanza la demolición. La municipalidad continuará trabajando y actualizando a la comunidad local a medida que avance el proceso”.

Mencionando que se había consultado a todos los interesados ​​en la comunidad, el Ayuntamiento señaló que el Departamento de Salud Pública de la ciudad y la IEPA concluyeron que la demolición de la chimenea causó un “riesgo mínimo” para los residentes del área.

“La demolición no se realizará por implosión y no habrá más implosiones en Chicago hasta que se establezca un nuevo proceso de permisos por separado (para ese tipo de acciones)”, dijo el Ayuntamiento en un comunicado.

El concejal Mike Rodríguez (distrito 22) estuvo molesto.

“Estoy en contra de cualquier trabajo de demolición en ese sitio en este momento. ... Con la epidemia de COVID-19, está muy claro que la calidad del aire quedará comprometida y puede tener un impacto negativo y significativo en la salud pública”, dijo Rodríguez el jueves.

Rodríguez reveló que Heneghan Wrecking es el subcontratista de demolición contratado por Hilco Redevelopment Partners después de la demolición del 11 de abril.

“Hilco hizo promesas la última vez y no las cumplió. ¿Quién sabe qué puede pasar esta vez?” advirtió Rodríguez.

“Nadie debe trabajar en ese sitio. Y debería haber seguridad las 24 horas para asegurarnos de que no haya acceso”.

El concejal George Cárdenas (12º), que preside el Comité de Salud y Protección del Medio Ambiente en el Consejo de la Ciudad, dijo que él también estaba preocupado porque “la historia puede repetirse” después de lo que definió como una demolición “desastrosa” de la chimenea en La Villita.

“Estamos luchando contra una pandemia respiratoria. Los residentes más vulnerables de la ciudad viven en La Villita”, dijo Cárdenas en un comunicado.

“Es evidente que esta administración no aprendió de la desastrosa demolición de la chimenea el mes pasado. El hecho de que los líderes no escuchen y participen con los residentes en asuntos que pueden afectar su calidad de vida es repugnante. Estoy con los residentes de La Villita y mi colega, el concejal Rodríguez, exigiendo un cese de cualquier demolición hasta que se notifique a la comunidad a tiempo y se pueda planificar mejor”.

Kim Wasserman, directora ejecutiva de la Organización de Justicia Ambiental de La Villita (LVEJO, por sus siglas en inglés), no pudo ser contactada por el Sun-Times para comentar sobre la decisión inicial de la ciudad de autorizar otra demolición en el sitio.

Wasserman ya había culpado a Lightfoot por la implosión anterior, señalando la existencia de un sistema “corrupto” de otorgamiento de permisos que “perpetúa el racismo ambiental”.

Ella ha exigido que el Ayuntamiento obligue a Hilco a abandonar La Villita y le rescinda el subsidio municipal de $ 19.7 millones para que la compañía construya una enorme bodega en el lugar donde demolió la chimenea.

Lightfoot culpó a Hilco, impuso multas a esa compañía por $68,000 y prometió revisar el defectuoso sistema de regulaciones sobre las demoliciones en la ciudad que permitió que eso sucediera.

A principios de este mes, el fiscal general de Illinois, Kwame Raoul, demandó a Hilco, MCM Management Corp. y Controlled Demolition Inc. por violar las leyes estatales de contaminación.

The Latest
Just last week, a group of historians warned President Joe Biden that today’s threats to democracy are similar to the pre-Civil War era and the homegrown sympathy for fascism before World War II.
They were standing on the sidewalk about 9 p.m. in the 3300 block of West Harrison Street when someone inside a black car fired shots.
Much of the Illinois Department of Transportation’s funding for this program is coming from the state’s $45 billion Rebuild Illinois Capital Plan but almost $16 billion more is expected to come in from the federal government.
Manager Tony La Russa admitted he pondered keeping Kopech in the game but thought the long-term considerations weighed more heavily.