clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Crean fondo de $5 millones para ayudar a los inmigrantes de Chicago que no recibieron cheque de estímulo

Cada hogar podría ser elegible para obtener $1,000.

AP

Read in English

Más de 300,000 residentes de Chicago que se encuentra en apuros y que no fueron elegibles para recibir los cheques de estímulo del gobierno federal, pueden obtener $1,000 efectivo de asistencia de la ciudad, gracias a un programa de $5 millones anunciado por la alcaldesa Lori Lightfoot el miércoles.

La asistencia en efectivo provendría del “Fondo de Resiliencia de Chicago”, una asociación entre la ciudad, el Proyecto Resurrección y Open Society Foundations.

Se entregarán cheques de $1,000 por hogar elegible a un grupo olvidado que incluye a inmigrantes indocumentados, familias de “estatus mixto”, adultos dependientes y ex delincuentes que regresan a sus comunidades después de cumplir su condena.

Hasta ahora Chicago ha recibido $1.13 mil millones en dinero de estímulo federal del Congreso para pagar los costos de su respuesta al coronavirus y atenuar las increíbles dificultades sociales causadas por el encierro de la población en sus hogares, provocado por la pandemia.

Pero aún “siendo tan generalizada” como dicen que fue la llamada Ley CARES, “abandonó a miles” de habitantes de Chicago, dijo la alcaldesa.

“Muchos de esos olvidados son residentes que representan a nuestros trabajadores esenciales y son miembros de las mismas comunidades más afectadas por el COVID-19. Esto incluye a nuestros residentes indocumentados, a nuestras familias de estatus mixto, nuestros adultos dependientes y a nuestros estudiantes universitarios que viven en la pobreza ”, dijo Lightfoot.

“Esto también incluye a nuestros residentes recientemente encarcelados y aquellos que viven en la calle y que se encuentran al borde. Ellos necesitan de nuestro apoyo, de nuestra atención y de nuestro amor tanto como cualquiera. Por eso hemos creado el Fondo de Resiliencia de Chicago”.

Open Society Foundations ha comprometido más de $130 millones para combatir el coronavirus en todo el mundo y se comprometió a aportar $1 millón al Fondo de Resiliencia de Chicago. El Proyecto Resurrección trabajará con una amplia base de organizaciones comunitarias para identificar la mayor cantidad posible de hogares elegibles para la asistencia de $1,000.

Se espera que los cheques se entreguen a mediados de junio.

“Este no es sólo un anuncio aislado. Es un camino para todos los habitantes de Chicago que buscan formas de ayudar a sus compatriotas residentes que luchan contra el impacto de COVID-19. Pueden contribuir ahora donando al Fondo de Resiliencia de Chicago en: ResurrectionProject.org/ChicagoFund”, dijo la alcaldesa.

“Lo que hace que este fondo sea único es que no se enfoca en un solo segmento de la población, sino que pretende ser lo más inclusivo posible. Representa nuestros valores de equidad, inclusión y transparencia y pone esos valores en acción”.

La líder del Senado de Illinois, Kimberly Lightford (D-Maywood) dijo que Chicago es “afortunada de tener en la alcaldesa Lightfoot a una pequeña bola de fuego” que lidera a la ciudad durante esta pandemia. Ella le dio crédito a la alcaldesa por iniciar una “conversación en todo el país” sobre el impacto desproporcionado que el virus ha tenido en las comunidades negras y latinas.

“Quiero felicitar al Fondo de Resiliencia de Chicago por reconocer estas disparidades. Es una respuesta al dolor sufrido durante muchas generaciones ante la desinversión y el racismo. También es un rayo de esperanza”, dijo.

“No podemos parar. Necesitamos justicia Necesitamos inversiones directas en nuestra comunidad. Atención médica, más negocios, educación, responsabilidad policial y, sí, asistencia directa en efectivo a los pobres y más vulnerables. Espero ver que estos fondos lleguen a las familias pobres de toda la ciudad y especialmente en la comunidad de Austin que represento. Gracias por apoyar a aquellos que tradicionalmente se han quedado fuera de cada conversación y de cada sistema de apoyo”.

Este cheque de $ 1,000 ha llegado en buen momento para la líder comunitaria Maria Ochoa.

Hablando a través de un traductor, Ochoa se describió a sí misma como una “madre e inmigrante”, cuyo año había iniciado muy bien.

Su tarjeta de residente le llegó en enero. Ella se hizo residente gracias a sus hijos, que son Marines. Recibió asistencia legal gratuita a través del Fondo de Protección Legal de Chicago.

Fue entonces cuando tocó fondo.

“En abril, toda mi familia se enfermó con coronavirus. Eran días difíciles. Gracias a Dios ahora estamos bien ”, dijo Ochoa a través del intérprete.

“Mi familia no recibió un cheque de estímulo porque, hasta ahora, presenté mis impuestos con la declación I-10. Trump dice que no merecemos ayuda. Trump dice que no necesitamos ayuda. Pero Chicago dice que sí merecemos ayuda. Chicago dice que sí le importamos”.

Raúl Raymundo, CEO del Proyecto Resurrección, instó a los habitantes de Chicago a “ser generosos porque esto es solo el comienzo”.

Para ser elegible, los destinatarios deben ser habitantes de Chicago que no hayan recibido cheques de estímulo federales.

“Sabemos que $1,000 pueden no ser muy útiles. Pero, ciertamente ayudará en estos tiempos difíciles a que las familias se puedan quedar en su casa, poner comida en la mesa y pagar las facturas de servicios públicos”, dijo Raymundo.

“A medida que COVID-19 continúa exponiendo las desigualdades en las comunidades negras y latinas, estamos orgullosos de unir fuerzas con la alcaldesa y otras organizaciones en el proceso de reconstrucción, para asegurarnos de que las comunidades de color vuelvan a prosperar otra vez”.