clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Un plan de $8 a $10 billones para reemplazar tubería de agua de plomo se implementará en las próximas semanas

La Municipalidad anunciaría “en las próximas semanas” un programa de “reemplazo de tuberías de plomo” que sería “estrictamente voluntario”.

Sun-Times

Read in English

La alcaldesa Lori Lightfoot está dando los toques finales a un plan que invertirá entre $8 y $10 billones para reemplazar las tuberías de plomo que transportan el agua desde las grandes cañerías hasta aproximadamente 360,000 hogares en Chicago, confirmaron el martes sus principales asesores.

El Comisionado de Gestión del Agua, Randy Conner, y la Directora de Presupuesto, Susie Park, se negaron a decir cómo se financiaría este gigantesco programa de reemplazo que duraría varios años o cuánto tiempo llevará eliminar el riesgo para el agua potable de Chicago.

Tampoco dijeron si se les pediría a los propietarios que compartieran el costo de reemplazar sus tuberías de plomo y, en caso de ser así, de cuánto sería su aporte.

Conner sólo comentó que los principales asesores de la alcaldesa han rastrillado todo el país en busca de ejemplos sobre cómo otras ciudades han reemplazado sus tuberías de plomo. El programa de Chicago tomaría en cuenta los éxitos y errores de otros municipios.

“Hay algunas ideas que están por ahí, pero queremos asegurarnos de que estén totalmente empaquetadas correctamente para asegurarnos de obtener el mayor beneficio por nuestro dinero y cómo presentarlo a nuestros electores”, dijo Conner en una reunión virtual del Comisión de Desarrollo Económico y de Capital del Ayuntamiento.

La portavoz de Water Management, Megan Vidis, confirmó que la Municipalidad anunciaría “en las próximas semanas” un programa de “reemplazo de tuberías de plomo” que sería “estrictamente voluntario”. Los detalles sobre la financiación no se harán públicos hasta entonces, dijo Vidis.

Conner hizo una estimación de costos bajo la presión del presidente del comité, el concejal Gilbert Villegas (distrito 36). Villegas explicó que Filadelfia, Nueva York y Fort Wayne, Indiana, tienen “programas de seguros” en los que cada propietario comparte el costo del cambio.

“Si tuviera que escribirlo en un sobre, probablemente sería una cifra entre $8 y $10 billones para Chicago. Y eso es hoy. Sin hacer una inmersión profunda. Sólo haciendo un cálculo superficial, sabiendo lo que hay debajo del suelo en la Ciudad de Chicago. Eso incluye parte de la restauración ”, dijo Conner.

“Ninguna fuente de financiamiento está descartada. Buscamos dinero en todas partes. Estamos revisando hasta en los sofás en busca de monedas para asegurarnos de que este programa esté financiado”.

En un momento en el que el cierre por quedarse en casa provocado por el coronavirus ha provocado un agujero de 700 millones de dólares en el presupuesto de Lightfoot, Park dijo que la Municipalidad está buscando “múltiples fuentes de financiación”. La Municipalidad tiene “algo reservado para implementar un programa piloto”, pero es de apenas $5 millones, dijo.

“Obviamente, tomando en cuenta esa cantidad de dólares, nos costará a todos llegar a ese nivel de inversión. Y definitivamente necesitamos ayuda federal y estatal para este programa”, dijo Park.

Ninguna ciudad en Estados Unidos tiene más tuberías de plomo que Chicago, que necesitan urgentemente ser reemplazadas. El costo puede variar entre los $3,000 a $10,000 por cada propiedad afectada. Los costos de restauración y mano de obra elevan el precio.

Cuando era candidata, Lightfoot acusó al entonces alcalde, Rahm Emanuel, de “encubrir” lo que ella calificó como un problema importante de salud pública.

Ella argumentó entonces que los propietarios de viviendas preocupados no podían esperar los resultados de un estudio de $750,000 para determinar el costo y el financiamiento potencial de un plan para reemplazar las tuberías de plomo.

“Cueste lo que cueste, esta administración tiene la obligación moral de hacer esto bien”, dijo entonces.

Dos meses después de asumir el cargo, Lightfoot insistió en que el agua potable de Chicago era segura. Pero también detuvo la instalación de medidores en toda la ciudad después de que otra ronda de pruebas de agua en esos hogares mostraran niveles de plomo más elevados.

El martes, Vidis, la portavoz del Departamento de Agua, dijo que “el agua potable de Chicago cumple con todas las normas de seguridad federales y estatales”.

Durante la campaña, sus rivales Paul Vallas y Ja’Mal Green advirtieron que Chicago podría enfrentar una crisis de agua similar a la de Flint, Michigan, a menos que la Municipalidad detuviera la construcción de la línea principal y comenzara un plan de costos compartidos para reemplazar las tuberías de plomo.

Ambos candidatos propusieron acelerar la distribución de pruebas de análisis de agua y suministrar sistemas de filtración de agua a corto plazo, a un costo de hasta $15 millones.

Para reemplazar las tuberías de plomo, Green sugirió que los propietarios de viviendas tuvieran una opción. Podrían elegir su propio contratista y asumir el costo total. O dejar que la Municipalidad hiciera el trabajo y compartir el costo. Los dueños de propiedades habrían pagado su parte en un período de cinco a 10 años, mediante una tarifa adicional agregada a su factura de impuestos a la propiedad.

Para los propietarios de viviendas de bajos ingresos, Green proponía crear un “fondo de asistencia” que aceptara donaciones privadas y también recibiera ingresos del fondo de impuestos para vehículos de $205 millones de la ciudad.

Vallas habría financiado el reemplazo de las tuberías con un Fondo de Conservación de Vecindarios que proporcionaba subvenciones, préstamos a bajo interés y subsidios parciales, según los niveles de ingresos.