Maestros ‘aterrorizados’ de las escuelas católicas exigen a la Arquidiócesis que la educación sea totalmente remota

Cientos de maestros de escuelas de toda la Arquidiócesis dicen que temen regresar a la escuela en persona.

SHARE Maestros ‘aterrorizados’ de las escuelas católicas exigen a la Arquidiócesis que la educación sea totalmente remota
merlin_92573917.jpg

Tyler LaRiviere/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Un grupo que representa a cientos de maestros y padres de las Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Chicago exigió el jueves que todas las clases en el sistema escolar parroquial sean virtuales.

“Ahora es el momento equivocado para reunir a cientos de seres humanos en espacios cerrados”, dijo James Cahill, profesor de historia y religión en la escuela St. Francis Xavier de Wilmette, en una conferencia de prensa frente a las oficinas de la Arquidiócesis, en 835 N. Rush St, en el centro de la ciudad.

“La decisión de hacerlo nos asombra porque desafía a la ciencia y potencialmente pone en peligro la vida de los estudiantes, maestros, personal y todas nuestras familias y comunidades”.

En un correo electrónico enviado a las familias a principios de este mes, el Superintendente de las Escuelas Católicas, Jim Rigg, dijo que la Arquidiócesis está comenzando el año escolar con el aprendizaje en persona a tiempo completo, argumentando que se hace “en el mejor interés de los niños y de nuestra misión”.

Algunas escuelas de la Arquidiócesis ya han comenzado las clases, mientras que otras aún no han abierto.

A Cahill se le unió otro maestro, un padre de familia y miembros de Arise Chicago, una organización interreligiosa que defiende los derechos de los trabajadores, para exigir que este otoño las escuelas católicas no tengan clases con asistencia en persona y que se consulte a los maestros antes de hacer un nuevo plan de reapertura.

El grupo denominado “Maestros para un Regreso Seguro”, que representa a cientos de docentes, le está dando a la Arquidiócesis hasta el martes para responder.

Los profesores preocupados que se han acercado a Arise Chicago dijeron que no pueden imaginar dar clases en persona mientras temen estar cerca de los estudiantes, dijo el reverendo C.J. Hawking, director ejecutivo de Arise Chicago. Un maestro describió la idea de regresar a un edificio escolar físico como un “trauma mental”, dijo Hawking. “Los maestros están aterrorizados, heridos y enojados”, dijo.

El plan de reapertura de la Arquidiócesis, actualizado el 30 de julio, requiere que todas las personas mayores de 2 años usen una máscara en el interior y exige controles de temperatura antes de que los estudiantes ingresen a los edificios escolares. Para aquellos estudiantes de escuelas católicas cuyos padres no están dispuestos a enviarlos a clases en persona, la Arquidiócesis también ofrece un sistema de aprendizaje remoto y en línea.

Pero muchos de los maestros y padres de la Arquidiócesis prefieren que todos se queden en sus hogares, en lugar de que eso sea una opción para unos pocos.

“Mi preocupación sobre mi escuela y cualquier escuela es la capacidad de seguir verdaderamente las pautas científicas más sólidas durante todo el día escolar”, dijo Lauren Welsh, maestra de artes del lenguaje de sexto grado en Immaculate Conception — St. Joseph School en el norte de la ciudad.

“Al final del día, ¿cómo puede ser seguro cualquier aprendizaje en persona hasta que exista una base de pruebas?”

“Los brotes de contagio son inevitables”, dijo Cahill, señalando la situación de la Universidad de Notre Dame, donde ha habido cientos de casos positivos desde que los estudiantes regresaron al campus a principios de agosto.

Cahill, de 31 años, dijo que su mayor temor es contraer COVID-19, ser asintomático y transmitir el virus sin saberlo a su familia, estudiantes, compañeros de trabajo y a cualquier persona.

Los maestros de escuelas católicas no están sindicalizados y no pueden hacer huelga, pero Cahill dijo que el grupo está preparado para crear un plan de contingencia si la Arquidiócesis no cumple con sus demandas, que se describen en una petición distribuida por Arise Chicago.

“Amo mi trabajo. Me encanta enseñar”, dijo Cahill. “Pero al final del día, nos importa más que nuestros estudiantes estén vivos a que estén presentes en el salón de clases.”

La Arquidiócesis atiende a 70.000 estudiantes en unas 200 escuelas en los condados de Cook y Lake.

The Latest
McKinley Park’s MAT Asphalt, others will have to resubmit bids later this year after new public health recommendations are issued.
Each ingredient plays a role in creating a salsa. Fruit, vegetables, fresh herbs, even beans are all fair game.
MLB
A total of 12 players or coaches were suspended between the teams.
The incident came after crowds filled the streets of Lake View following the Pride Parade Sunday evening — with three people shot and four people stabbed.
Perch and other summer fishing around Chicago leads this sprawling raw-file Midwest Fishing Report; updated Wisconsin River and Northern Wisconsin reports.