clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los Osos de Chicago comparten su indignación por el tiroteo contra Jacob Blake

El complejo deportivo donde entrenan los Bears está a solo 50 kilómetros al sur de Kenosha, WI.

AP Photos

Read in English

Tal vez sea una señal de los tiempos actuales que un entrenador de fútbol americano tenga la oportunidad, en el lapso de tres meses, de medir la reacción de sus jugadores ante dos ataques policiales contra hombres negros desarmados.

Pero el entrenador de los Bears, Matt Nagy, notó el martes cuando habló con su equipo sobre el tiroteo contra Jacob Blake por parte de la policía de Kenosha, Wisconsin, que tuvo una reacción diferente a la que sintió durante una reunión de Zoom tras el asesinato de George Floyd.

“Puedes ver sus movimientos de cabeza segundo a segundo, entendiendo y aceptando”, dijo Nagy, quien juntó a sus jugadores después de la práctica para discutir sobre el tiroteo. “Y si alguien quiere hablar, no tiene que presionar el teclado”.

Blake recibió varios disparos en la espalda, frente a sus hijos, el domingo por la noche. El complejo deportivo de Halas Hall, donde entrenan los Bears, está a solo 50 kilómetros al sur de Kenosha.

Blake asistió a Evanston Township High School, 22 millas al sur.

“Al estar tan cerca de donde estamos ahora”, dijo Nagy, “estamos pensando en él y su familia y no queremos nada más que lo mejor para él”.

Blake es otro caso de alto perfil, menos de tres meses después de que Floyd fuera asfixiado por Derek Chauvin, un oficial de policía de Minneapolis que se arrodilló sobre su cuello por ocho minutos.

“Con toda la notoriedad y atención que se le ha dado a la brutalidad policial, uno pensaría que la situación se calmaría un poco y no seguiría siendo el tema principal todos los días cuando te despiertas y lo ves en las noticias”, dijo el corredor Tarik Cohen. “Es una locura que sigamos viendo que esas mismas cosas suceden en el mundo de hoy. Es genial estar en un equipo que habla abiertamente de esto”.

Los Leones de Detroit decidieron cancelar la práctica del martes. Sus jugadores dijeron a los medios de comunicación que el fútbol no se sentía tan importante como usar su posición para hablar de este caso.

En un comunicado, la franquicia de los Osos dijo que estaba “profundamente perturbada por otra instancia en que un oficial de policía que usaba fuerza excesiva contra una persona negra” y llamó a Blake “el último nombre agregado a una lista que trágicamente continúa creciendo”.

“Continuaremos usando nuestra voz y recursos para proponer un cambio y apoyamos los esfuerzos de todos aquellos que luchan pacíficamente por la igualdad y el fin del racismo sistemático en nuestras comunidades”, dijo el equipo.

Después del asesinato de Floyd, los Osos tuvieron una reunión de Zoom de dos horas para 139 jugadores y el personal. Unos 40 hablaron. Nagy dijo entonces que las conversaciones reflejaron “ira ... miedo ... disgusto ... tristeza ... compasión, dolor e, incluso a veces ... sorpresa”. Nagy la calificó como la reunión más poderosa de la que haya sido parte.

Los Osos hablaron sobre el uso de su plataforma para impulsar el cambio. El desafío continúa.

“Con nuestro equipo habiendo pasado por esto antes, ahora somos capaces de entender cómo reaccionamos y cómo lo hacemos juntos”, dijo Nagy. “Simplemente es bueno saber también que todos estamos aquí para escuchar. Cada uno de nosotros está aquí para escuchar. Y para mantener la palabra ‘amor’”.

El tackle izquierdo Charles Leno dijo que quiere trabajar con el departamento de relaciones comunitarias de los Osos para llegar a los ciudadanos de Kenosha “porque están muy cerca de nosotros”. Él cree que los atletas pueden ayudar a difundir conciencia, compasión y comprensión por los demás.

“Y también creo que el entrenamiento policial puede mejorar”, dijo. “No sé cuántas horas entrenan esos tipos. Pero sé que nosotros entrenamos mucho en un campo de futbol. Creo que ellos necesitan (entrenar) un poco más, porque están lidiando con vidas y están manejando vidas. Y cada vida es preciosa”.

La violencia armada, de cualquier tipo debe terminar, dijo el esquinero Buster Skrine.

“Todo el mundo quiere que se detenga sin importar el color que sea: negro, blanco o de cualquier raza”, dijo. “Todo el mundo espera que se arregle. No quieres que esto siga creando una bola de nieve por años, años y años”.

Nagy estuvo de acuerdo.

“Es muy perturbador para todos”, dijo Nagy. “Y esto tiene que terminar.”