clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Un concejal propone gran extensión de la red de cámaras de vigilancia de Chicago

Chicago ya tiene “el sistema de vigilancia más grande y expansivo del país”.

AP Photos

Read in English

Hace dos meses, la cámara de un timbre conectada a la casa del concejal Ray López (distrito 15), en Brighton Park, grabó un video de dos delincuentes que subían descaradamente la escalera de la entrada y lanzaban tres ladrillos por su ventana.

Ahora López quiere usar la misma tecnología de las cámaras de los timbres para darle lo que él llama “miles de nuevos ojos” a los oficiales de la Policía de Chicago que libran una interminable batalla contra la violencia de las pandillas.

En la reunión del Consejo de la Ciudad del miércoles, López presentó una “orden” en la que se pide al Departamento de Policía de Chicago (CPD) que pase un acuerdo con Ring, ADT, Vivint y otros operadores de cámaras de seguridad de timbres, cuyos sistemas son compatibles con cámaras ya conectadas al Centro de Emergencias 911 de la ciudad.

Si un crimen ocurre en una cuadra de Chicago y aún no ha sido capturado por las cámaras POD que ya tiene la policía de lucha contra el crimen, los propietarios de esa cuadra recibirían un mensaje de texto solicitando su permiso para usar el video de sus cámaras de timbre. Si la respuesta es “no”, ahí terminaría todo. Si la respuesta es “sí”, la Policía podría tener la evidencia en video que necesitan para atrapar a los agresores, dijo López.

“Las cámaras que teníamos en nuestra casa pudieron identificar a las personas [que lanzaban ladrillos] y su ruta. Tenemos casi dos docenas de otras cámaras de dispositivos de seguridad personales para el hogar [en esa misma calle] que nos ayudaron a mostrarnos el camino que tomaron al salir y regresar una hora más tarde para prenderle fuego al garaje de mi vecino. Incluso hemos visto el uso de cámaras Ring para capturar a personas que están tirando basura en las comunidades”, dijo López.

“Este es un beneficio real que no nos cuesta nada, pero ayuda a ampliar nuestra red policial más allá del alcance de las cámaras POD de $20,000 que están sólo en las esquinas... Ring tiene más de 500 [acuerdos] en todo el país, donde se coordinan con la policía. No tenemos ese tipo de acuerdo en la Ciudad de Chicago. Es una herramienta importante que estamos dejando de utilizar”.

López se desprendió de las preocupaciones por la privacidad ligadas a una gran expansión de la red de cámaras de vigilancia del llamado “Big Brother” de la Ciudad.

“Esta no es solo una fiesta de visualización abierta de la Oficina de Gestión de Emergencias de Chicago (OEMC) o de CPD. Tenemos que obtener el permiso en tiempo real de los propietarios para acceder a sus cámaras... Si la respuesta es ‘no’, se terminó”, dijo.

Ed Yohnka, portavoz de la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU), no se apaciguó con la disposición de permiso por texto.

Chicago ya tiene “el sistema de vigilancia más grande y expansivo del país”, argumentó.

“Hemos escuchado repetidamente que, si lo expandimos un poco más, se resolverán todos los problemas de la actividad criminal”, dijo Yohnka el jueves.

“Ahora que tenemos cámaras en las calles y esquinas, la idea es que tengamos que conseguir cámaras en las entradas de las casas de las personas… En algún momento tendremos que alejarnos de la idea de que la vigilancia o los juguetes serán la respuesta al problema del crimen en Chicago”.

El permiso por mensaje de texto no resuelve los problemas de privacidad, ya que muchas cámaras de timbre están “apuntadas de una manera que, en calles estrechas del vecindario, miran directamente al otro lado de la calle hacia la casa o propiedad de su vecino”, dijo Yohnka.

“Alguien podría simplemente estar sentado con amigos o en una cita romántica en su escalera y esa información se captura. La vigilancia… en un área urbana como Chicago no se limitará solo a las propiedades y sus dueños. Lo que plantea varios problemas fundamentales que dar simplemente un permiso, porque eso se extiende más allá de esa persona”, dijo.

Hace cuatro años López propuso ofrecer a los propietarios un reembolso de $200 para comprar cámaras exteriores conectadas a la vasta red de videovigilancia de la Municipaliad para combatir la violencia de las pandillas; eso fue algo que, recientemente, lo convirtió tres veces en víctima: dos veces en la oficina de su barrio, además de ese último incidente en su casa.

La idea de la cámara del timbre es una alternativa aún más barata, dijo. Los precios en la página web de Abt oscilan entre $99 y $349.

En 2008, el Concejo Municipal acordó expandir dramáticamente el alcance del “Gran Hermano” de Chicago, con cámaras de vigilancia en las máquinas barredoras de calles y una conexión revolucionaria que agrega cámaras del sector privado a la vasta red de video de la ciudad.

Permitió que empresas, rascacielos e incluso hogares privados con cámaras de vigilancia exteriores compartieran su video con el Centro 911 de la Municipalidad para crear vistas panorámicas de las escenas de un desastre.

En ese momento, la OEMC estaba autorizada para comunicarse con empresas, firmar acuerdos y crear una conexión a internet público-privada para transmitir “videos totalmente encriptados” que, según los funcionarios, no podían ser comprometidos por hackers informáticos.

Hace dos años, la entonces directora de OEMC, Alicia Tate-Nadeau, declaró que las 29,000 cámaras de vigilancia públicas y privadas de Chicago eran el sistema “centralizado” más grande del país.