clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La victoria de los Bears no oculta sus muchos tropiezos

Las victorias son geniales y los Bears las necesitan desesperadamente durante esta parte de su temporada, pero el esfuerzo que mostraron el domingo no hará el trabajo contra los equipos más duros que van a enfrentar en el camino.

AP Photos

Read in English

Los buenos rivales no permitirán que los Bears se salgan con la suya. Nada de eso.

Fue una tarde emocionante, pero poco alentadora, ya que los Bears vencieron a los Leones de Detroit 27-23 gracias a una chispa tardía de Mitch Trubisky y mucha suerte. Gracias a Dios para los Bears, y su novato mariscal de campo, que juegan contra los Leones dos veces por temporada.

En otra fiesta de domingo, Trubisky alcanzó un promedio de 106.0 pases contra ellos, un aumento considerable tomando en cuenta el promedio de 82.7 que tiene contra todos los demás. Del mismo modo, el entrenador Matt Nagy tiene marca de 5-0 contra los Leones y un modesto 16-12 contra los demás.

Cada victoria es importante para los Bears cuando el futuro de su entrenador, su gerente general y su mariscal de campo titular es tan inestable como una torre de Jenga. Y necesitan desesperadamente acumular victorias en los primeros cuatro juegos, cuando enfrenten a algunas de las peores defensas.

Pero Nagy visualizó este problema la temporada pasada, cuando los Bears tenían marca de 3-1 luego de una peleada victoria en Denver y una fortuita victoria en Washington. Sabe que actuaciones como la de los Bears este domingo producirán más derrotas que victorias.

“No vamos a permitir que esta victoria oculte las cosas que no se hicieron bien en la ofensiva, en la defensa o los equipos especiales”, dijo Nagy. “Estamos 1-0 en este momento. Nosotros valoramos eso. Sabemos que tenemos mucho más por recorrer “.

Los Bears ganaron a pesar del promedio pasador de 65.1 de Trubisky en tres cuartos (se recuperó a 104.2), de una ofensiva que avanzó sólo en 2 de 11 terceras oportunidades y de una defensa que se iba a ir sin capturas, hasta que Akiem Hicks pudo lograrlo faltando cinco minutos para el final. Todo esto suena tremendamente familiar.

También hubo algunas cosas buenas, para ser justos. Trubisky no tuvo pérdidas de balón (Charles Leno aprovechó un balón suelto para reducir 28 yardas), Cordarrelle Patterson finalmente encajó perfectamente y el compromiso de Nagy con que el equipo corriera produjo 5.3 yardas por acarreo.

Pero si los Bears repiten sus tropiezos, los rivales más astutos no les darán tanta ayuda. Tome en cuenta todos los “freebies” que entregaron los Leones y pregunte si los Bucaneros, los Santos, los Vikingos y Empacadores serán tan generosos:

- El linebacker Jamie Collins, uno de los jugadores más importantes de los Leones, se hizo expulsar del juego a principios del segundo cuarto cuando realmente demostró cómo golpeaba a alguien, al darle cabezazos a un árbitro. No es un chiste. Realmente ocurrió y por eso fue expulsado.

- En lugar de capturar a Trubisky al final de la primera mitad, el esquinero de los Leones, Desmond Trufant, agarró la máscara del mariscal de los Bears, restándole 12 yardas a un intento de 19 yardas.

- Cuando al principio del segundo cuarto Trubisky hizo un pase a Allen Robinson en la zona media y cayó en manos del esquinero Justin Coleman para un incompleto.

- Matt Stafford, siempre arriesgado, incluso teniendo ventaja en los minutos finales, hizo un pase por el medio en una doble cobertura en la que Jaylon Johnson le hizo señas a Kyle Fuller para interceptar; eso garantizó la ventaja en el marcador de los Bears.

Pero el mejor regalo de los Leones quedó para el final.

Faltando 16 yardas el corredor D’Andre Swift avanzó sobre Danny Trevathan y Buster Skrine y, por un momento, los Bears fueron derrotados cuando lograba colocar los 10 dedos en un pase que garantizaría el touchdown y la victoria del juego. Pero sorprendentemente, Swift perdió su impulso y el balón cayó inofensivamente al césped, faltando seis segundos para el final.

“Qué alivio!”, dijo Nagy. “Por un segundo vimos que toda la línea lateral de Detroit comenzaba a saltar hacia arriba y hacia abajo, volviéndose locos. Y luego empezaron a agarrarse la cabeza porque vieron como perdían esa oportunidad. Y empezamos a animarnos.

“Eso es la suerte. Nos sentimos muy afortunados de haber podido salir de esa situación”.

Ese es un aspecto fascinante de Nagy: es irreprimiblemente optimista, pero al mismo tiempo realista. Sabe que siempre tendrá “más suerte” contra los Leones que contra los pesos pesados ​​que los Bears enfrentarán más tarde.

Esta victoria no lo engañó haciéndole pensar que todo va por buen camino. Y nadie debería caer en esa trampa tampoco.