clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La doble lucha de los latinos en Chicago: Coronavirus y la creciente violencia armada

El distrito 10 del Departamento de Policía de Chicago, que incluye a La Villita, ha visto asesinatos más del doble en lo que va de año en comparación con 2019, mientras que al mismo tiempo se ha visto muy afectado por la pandemia. Es donde vivió Florentino Carranza; y murió.

Marisol Carranza holds up a photo of her uncle Florentino Carranza, while sitting at Mann Park.
Marisol Carranza sostiene una foto de su tío Florentino Carranza, sentada en Mann Park, el viernes 4 de septiembre de 2020.
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Read in English

Marisol Carranza-Arroyo dice que su tío, Florentino Carranza, compraba ropa en tiendas de segunda y viajaba a su ciudad natal en México durante las vacaciones para donarla a personas necesitadas.

También la llamaba todos los días para ver cómo estaba, consciente de que las visitas en persona no eran prudentes en medio de una multitud de casos de COVID-19 en sus vecindarios, él en La Villita y ella en el extremo sur, porque tenía problemas de salud existentes.

Pero el 30 de junio, su llamada nunca llegó.

Alrededor de las 3 p.m. ese día, Carranza, de 53 años, recibió varios disparos mientras se encontraba en la acera en la cuadra 4000 al oeste de la 26th Street, en La Villita, una víctima de disparos que iban destinados a otro hombre que estaba parado cerca y fue asesinado a tiros, dijo la policía.

“Estaba en shock porque me había llamado el día anterior”, dijo Carranza-Arroyo sobre su tío. “Los médicos nos dijeron que su cuerpo había recibido cinco balas”.

Después de numerosas cirugías y algunas señales leves de que podría recuperarse, Carranza murió el 4 de julio en el Hospital Mount Sinai. Su cuerpo fue trasladado de regreso a su ciudad natal de Tuxpan en Guerrero, México, para ser sepultado.

La muerte de Carranza es especialmente trágica porque vivió lo que ha sido un golpe doble para los residentes de La Villita y otros vecindarios predominantemente latinos en Chicago: COVID-19 ha estado devastando esas áreas a medida que aumenta la violencia con armas de fuego.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del gobierno federal han citado distintas razones para los brotes de coronavirus en los vecindarios latinos, tanto en Chicago como en todo el país, desde las inequidades sociales y económicos que conducen a un acceso limitado a la atención médica hasta el hecho de que muchos latinos tienen trabajos “esenciales” que requieren acercarse a otros, lo que aumenta el riesgo de contraer el virus.

Al mismo tiempo, Chicago está experimentando niveles de violencia no vistos en más de dos décadas: 524 personas fueron asesinadas en la ciudad hasta el 6 de septiembre, y muchos de esos delitos ocurrieron en los lados sur y oeste, incluso en vecindarios que son predominantemente latinos.

El asesinato de Carranza sigue sin resolverse.

El distrito de Ogden del Departamento de Policía, el distrito 10, que abarca a La Villita y North Lawndale, registró 45 asesinatos hasta el 6 de septiembre en comparación con los 21 reportados en el mismo período en 2019, un aumento del 114%. Los tiroteos también aumentaron este año, de 106 en 2019 a 176 en 2020, un aumento del 66%.

Al mismo tiempo, el vecindario del sureste se encuentra entre las áreas de la ciudad más afectadas por el coronavirus. El código postal 60623, que incluye La Villita, vio 4,247 casos de COVID-19 hasta el 9 de septiembre, según el Departamento de Salud Pública de Illinois, lo que lo convierte en el cuarto código postal más afectado en Chicago.

En el vecino Pilsen, del distrito 12 de la policía, los asesinatos aumentaron levemente de 12 el año pasado a 16 este año, y los tiroteos aumentaron en un 59%. El código postal 60608, que incluye Heart of Chicago y Pilsen, ha visto alrededor de 2,479 casos de COVID-19.

Un poco más al sur, en Las Empacadoras, en el distrito 9, los homicidios aumentaron un 79%, de 14 el año pasado a 25 este año, y los tiroteos casi se duplicaron, a 148 este año frente a 76 el año pasado. Las Empacadoras se encuentra en el código postal 60609, que ha visto alrededor de 2,413 casos de COVID-19.

Antes de su muerte, Carranza, quien tenía problemas de salud, había ajustado su vida en La Villita debido al COVID-19.

Marisol Carranza holds up a photo of her uncle Florentino Carranza.
Marisol Carranza sostiene una foto de su tío Florentino Carranza, sentada en Mann Park, el viernes 4 de septiembre de 2020.
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Carranza-Arroyo dijo que su tío no la dejaba ni a ella ni a nadie más hacerle mandados porque no quería que nadie contrajera la enfermedad.

“Sé que tienes citas con el médico”, le dije. “No tomes la CTA. Llámame, estoy trabajando desde casa. Solo llámame, te llevo a las citas, no te expongas “, ella dijo. “Él dijo: ‘No, porque estoy constantemente yendo al interior de la clínica en el hospital y si me infecto se quedará en mi conciencia saber que te infecté a ti o a alguien más en la casa’”.

COVID-19 también hizo imposible que Carranza-Arroyo viera a su tío mientras estaba en una cama de hospital recuperándose de una cirugía. Dijo que la única forma en que podía comunicarse con su tío era a través de videollamadas.

“No podía hablar pero estaba despierto”, dijo Carranza-Arroyo. “Le dije ‘tio, no te preocupes por tus facturas, están cubiertas, relájate. Tengo sus tarjetas de débito, tengo todo conmigo, no se preocupe”.

“Perderlo fue muy difícil”, dijo. “Siempre nos cuidó”.