clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Activistas hicieron una oferta en La Villita: regístrese para el Censo y use la lavandería gratis

La vicegobernadora Juliana Stratton dijo el domingo que el estado atraviesa una “crisis de conteo”, ya que la tasa de respuesta de Chicago es considerablemente más baja que la del resto de Illinois, especialmente en las comunidades negras y latinas que podrían verse afectadas negativamente como resultado de un recuento insuficiente.

Read in English

Frances Vélez se paró el domingo en la banqueta frente a una lavandería en La Villita con un letrero escrito a mano que tenía una propuesta inusual: “Completa el Censo. Y gana un lavado de ropa”.

Vélez, residente de Pilsen y voluntaria de la organización sin fines de lucro Mujeres Latinas en Acción, dijo que el conteo nacional que se hace cada década podría significar un “cambio de reglas” para La Villita.

“Si no lo completamos, perdemos millones [de dólares] de financiamiento que son necesarios para nuestras comunidades”, dijo Vélez, y señaló que esos recursos podrían, en última instancia, destinarse a financiar clínicas, hospitales y guarderías del vecindario.

Mientras la gente que transportaba costales de ropa sucia caminaba hacia la lavandería ‘La Villa Coin Laundry’, en 3104 S. Pulaski Rd., Vélez y otros voluntarios esperaban afuera para ofrecer información sobre la importancia del Censo, y aquellos que llenaban un formulario obtenían boletos que podían cambiarse por dos cargas de lavado gratis.

También ayudaron a patrocinar este evento la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), Enlace Chicago, Erie Neighborhood House y la Asociación Xilin.

Mientras tanto, en la Apostolic Faith Church, en Bronzeville, el gobernador J.B. Pritzker le dijo el domingo por la tarde a una congregación mayoritariamente negra que participar en el Censo es “una de las cosas más importantes en las que puede participar este año, si no esta década”.

Restando 10 días para enviar cuestionarios, los voluntarios y funcionarios están trabajando para garantizar que se cuente a más personas en el sur y suroeste de Chicago, ya que las comunidades de color están muy por detrás en la participación en el Censo.

Durante un concierto de música gospel centrado en el Censo, la vicegobernadora Juliana Stratton dijo el domingo que el estado atraviesa una “crisis de conteo”, ya que la tasa de respuesta de Chicago es considerablemente más baja que la del resto de Illinois, especialmente en las comunidades negras y latinas que podrían verse afectadas negativamente como resultado de un recuento insuficiente.

Illinois cuenta con una tasa de respuesta del 70%, en comparación con el 60% de Chicago. En algunas comunidades que se han enfrentado a la falta de fondos federales, como La Villita, Englewood y North Lawndale, la tasa de respuesta es considerablemente menor, de entre 35% y 40%.

“Sé que podemos hacer mejor que eso”, dijo Stratton.

Stratton dijo que cada 1% menos en el conteo equivale a una pérdida de 195 millones de dólares en fondos federales para el estado y sus residentes.

“Ese es dinero que Illinois no puede cubrir... y dinero que nuestras comunidades necesitan desesperadamente”, agregó.

Pritzker se unió a Stratton para enfatizar la importancia de asegurarse de que todos sean contados en el Censo a medida que se acerca la fecha límite.

Al ofrecer información sobre el Censo en La Villita, Vélez dijo que está particularmente enfocada en asegurar a los residentes que el Censo no hace preguntas sobre su situación migratoria. Aún así, dijo que muchos inmigrantes indocumentados tienen un miedo profundamente arraigado al gobierno federal, basado en las tácticas agresivas utilizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) bajo la presidencia de Donald Trump.

El representante estatal Edgar González, un demócrata cuyo distrito incluye La Villita, culpó específicamente a Trump de influir en la baja participación en ciertas comunidades.

“Con la retórica de Trump, la gente tiene miedo y es muy comprensible”, dijo González frente a la lavandería La Villa. “Algunas personas todavía no creen cuando les decimos que su información es completamente confidencial, y tienen derecho a tener miedo”.

José Lara, un camionero que vive en La Villita, estuvo de acuerdo en que el miedo es palpable entre algunos residentes. Aún así, él y su esposa han animado a otros a ser contados. El Censo es importante, agregó; lo ha llenado todas las veces desde que emigró de México en 1982.

Después de completar su Censo, antes de pasar adentro para lavar su ropa, Lara dijo que esta vez quiere asegurarse de que su hija, Nadia, tenga un futuro brillante y pueda asistir a escuelas bien financiadas.

Pritzker dijo que la única forma de garantizar “justicia real y un cambio real” para las comunidades negras y latinas es asegurarse de que las personas participen en el Censo.

“Completar el Censo es tan importante como cualquier protesta”, dijo Pritzker. “Es una demanda para ser escuchado por completo”.