clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Miles de estudiantes de CPS aún no han asistido a las clases virtuales, dicen las autoridades

Empleados de CPS están llamando a las familias, repartiendo volantes e incluso tocando puertas para ayudar a que los niños regresen a clases.

Assistant Principal Matthew Swanson walks inside Whitney M. Young Magnet High School on the first day back to school Tuesday morning, Sept. 8, 2020. Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

A dos semanas de haber iniciado el año escolar funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago todavía trabajan para que miles de estudiantes asistan a clases en internet, una señal de que aún hay obstáculos para el aprendizaje de algunos y también de que muchas familias pueden haberse trasladado fuera del distrito este otoño.

El director de educación del sistema escolar, LaTanya McDade, dijo en la reunión mensual de la Junta de Educación del miércoles que hasta el final de la semana pasada 6,900 niños seguían desaparecidos de las clases virtuales, en un distrito que tiene 300,000 estudiantes.

McDade dijo que no todos los estudiantes que no han asistido a clases se han “perdido” y no se les ha contactado.

“Algunos de esos estudiantes se han transferido fuera del distrito o también se han transferido a escuelas privadas”, dijo McDade.

La portavoz de CPS, Emily Bolton, dijo más tarde el miércoles que el número de estudiantes que “no llegaron” fue en realidad de 2,680 hasta el viernes pasado y confirmó que esa cifra es típica y no debido a la pandemia.

“Este no es un fenómeno de circunstancias por el aprendizaje remoto; cada año hay una gran variación entre el primer y el vigésimo día de clases, por lo que CPS y otros grandes distritos urbanos calculan la inscripción final después de que los estudiantes han estado en la escuela durante un par de semanas ”, dijo Bolton en un comunicado enviado por correo electrónico.

El presidente de la Junta de CPS, Miguel del Valle, le preguntó a McDade cómo se conectaría el distrito con aquellos estudiantes que aún no habían sido localizados. Del Valle dijo que sería importante identificar las razones exactas por las que no se ha llegado a los estudiantes.

McDade dijo que los empleados de la oficina central de CPS, los choferes de autobuses y otros trabajadores han estado llamando a las familias todos los días para averiguar dónde están sus hijos y qué recursos necesitan para regresar a la escuela. Los trabajadores del programa ‘Safe Passage’ han distribuido casi 60,000 volantes en varias comunidades, y los guardias de seguridad han sido capacitados y reutilizados para hacer visitas domiciliarias para ver a las familias que no pueden ser contactadas por teléfono.

McDade argumentó la decisión de CPS de dar marcha atrás a una política que, en años típicos, dejaba casi inmediatamente fuera del sistema a los estudiantes que no se presentaban el primer día de clases. Los estudiantes que durante este año escolar fueron clasificados como que “No Asistieron” recién han sido dados de baja dos semanas después.

Si la política original se hubiera mantenido, dijo McDade, cerca de 49,000 estudiantes podrían haber sido dados de baja de CPS por no asistir a clases desde el primer día.