clock menu more-arrow no yes

Filed under:

RESPALDO POLÍTICO: Kim Foxx para fiscal estatal, porque el Condado de Cook no debería dar un paso atrás

Foxx ha hecho que la Oficina del Fiscal del Estado sea más transparente, brindando al público, por primera vez, acceso en línea a los registros de todos los casos de delitos graves desde 2011.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

No puede haber marcha atrás.

Hubo un tiempo, en el Condado de Cook, no hace mucho, cuando personas inocentes eran condenadas equivocadamente por delitos graves, basándose en pruebas muy cuestionables. Como demostraron docenas de exoneraciones más adelante, eso sucedió más veces de lo que podríamos imaginar.

Hubo un tiempo en el que la Oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook solía hacerse de la vista gorda sobre la mala conducta de la policía y de la necesidad de que fiscales y policías trabajaran juntos más que nada. Un fiscal podía aceptar al pie de la letra la confesión que la policía hubiera obtenido de un sospechoso, sin nunca cuestionar demasiado cómo se obtuvo esa confesión.

Hubo un momento en que la influencia política y las conexiones familiares, como por ejemplo ser sobrino de un alcalde, tenían más peso en las decisiones sobre quién podría ser procesado por un delito y quién no.

Y hubo un momento en que los fiscales del Condado medían su éxito, en gran medida, con un único estándar: la cantidad de condenas que conseguían. No importa que nuestras cárceles y prisiones estuvieran llenas de quienes cometían delitos menores, gente de color desproporcionadamente pobre y muchos que no representaban ningún peligro para la sociedad.

Nuestras calles no se hicieron más seguras. No se hizo justicia. La rehabilitación no fue una prioridad.

Así que hace cuatro años, cuando los votantes del Condado de Cook vieron la oportunidad de forzar un cambio en todo eso, rechazaron al fiscal estatal en funciones y eligieron a Kim Foxx. Foxx hizo campaña con la promesa de impartir justicia con mayor equidad, independientemente de la influencia o las conexiones, y de hacer que nuestras calles sean más seguras al centrarse más en enjuiciar a los delincuentes violentos en lugar de a quienes cometían delitos menores.

Apoyamos a Foxx hace cuatro años y la apoyamos ahora, reconociendo plenamente los errores que ha cometido en el caso de Jussie Smollett, porque apreciamos el gran progreso que ha hecho. La Oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook no puede, no debe, volver a aquellas viejas costumbres.

Kim Foxx tiene todo nuestro respaldo.

Sus principales logros

Foxx ha hecho mucho para lograr un cambio radical en la forma de trabajar de su oficina, que aún está en su etapa inicial.

Ella ha reducido el tiempo, el esfuerzo y el dinero de los contribuyentes utilizados para llevar adelante casos contra quienes cometen delitos menores. Ella se ha negado a procesar más de 5,000 casos que involucran delitos de bajo nivel, en su mayoría robos a tiendas o delitos de tráfico de drogas, que su predecesora, Anita Alvarez, probablemente hubiera perseguido, según un análisis de 2019 de The Marshall Project.

En cambio, Foxx ha aumentado un 25% la dependencia de su oficina de sentencias alternativas, enviando a miles de infractores de bajo nivel y por primera vez a tratamientos por drogas, de salud mental y otros programas de atención, en lugar de enviarlos a prisión. Nadie cambia su vida en prisión, aunque casi todos los delincuentes regresen eventualmente a sus comunidades.

Foxx estableció una Unidad de Estrategias de Delitos con Armas para atacar a los infractores con armas reincidentes en cinco vecindarios de Chicago que han sido víctimas de algunos de los peores actos de violencia. Más de esos infractores reincidentes ahora están siendo acusados ​​por delitos graves, considerados de Clase X, que son los que implican las penas más severas posibles.

Y después de que los legisladores aprobaron un proyecto de ley histórico que legaliza la marihuana recreativa en Illinois, Foxx borró rápidamente los registros de 1,000 personas que habían sido condenadas por delitos menores relacionados con la marihuana.

Se pueden esperar aún más eliminaciones de antecedentes de este tipo, como lo exige la ley.

Foxx también ha fortalecido la unidad de integridad de condenas de su oficina, que en menos de cuatro años ha anulado las condenas de más de 100 personas que se probó eran inocentes.

Foxx ha hecho que la Oficina del Fiscal del Estado sea más transparente, brindando al público, por primera vez, acceso en línea a los registros de todos los casos de delitos graves desde 2011.

Ante nuestros ojos, todo esto se parece a una verdadera justicia.

¿Suave ante los delitos violentos?

Y para aquellos que argumentan que Foxx es simplemente blanda con el crimen, señalaríamos que en sus primeros tres años completos de trabajo Foxx ha desestimado muchos más cargos de bajo nivel, ha buscado la reforma del sistema de fianzas e incluso ha desestimado un mayor porcentaje de casos que involucran delitos más graves porque su oficina consideró que no se podían ganar. Las tasas de delitos violentos en el condado de Cook en realidad disminuyeron. Año tras año.

Entendemos que la violencia sigue siendo un gran problema en Chicago, que está en camino de ver su recuento anual de homicidios más alto en más de dos décadas. Pero la solución definitiva debe implica que la principal Fiscal del Condado trabaje junto con la Policía de Chicago, las autoridades federales, la alcaldesa, las partes interesadas de la comunidad, los académicos y otros. Foxx está mejor equipada que su principal oponente, el republicano Patrick “Pat” O’Brien, para tomar asiento en esta mesa.

“Cuando tenemos una tasa de aprobación de homicidios tan baja como la que tenemos ahora, cuando las personas viven en vecindarios donde sienten que otros pueden matar o causar daño con impunidad, no tienen fe”, dijo Foxx en una reunión con el Consejo Editorial del Sun-Times.

“La forma en que trabajamos es arreglar lo que se ha roto. Demostramos que somos un buen socio, por lo que la gente está dispuesta a trabajar e interactuar con nosotros”.

El trabajo de un fiscal, entiende Foxx, no es sólo acumular condenas, sino luchar por la justicia y la seguridad real de la comunidad. Incluso la policía, aunque a menudo tiene una opinión diferente, está mejor enfocada con este énfasis diferente.

Su mayor paso en falso

No hay forma de evitarlo. Foxx ha cometido errores. Muy especialmente con respecto al mencionado caso Smollett.

Incluso ahora, Foxx aún tiene que dar una explicación completa de su papel en las decisiones de su oficina para desestimar los cargos contra Smollett, el actriz de televisión que el año pasado aparentemente fingió un crimen de odio, desperdiciando recursos policiales y trivializando la noción misma de los crímenes de odio.

Y Foxx empeoró las cosas, en nuestra opinión, cuando impugnó los preocupantes hallazgos del fiscal especial Dan Webb, quien investigó cómo su oficina manejó el caso.

Webb concluyó que Foxx había hecho varias declaraciones públicas falsas o engañosas, incluidas la declaración por la que rechazó procesar el caso. También concluyó que la Oficina del Fiscal del Estado había cometido “abusos sustanciales de discreción y fallas operativas” al permitir que Smollett simplemente quedara libre.

La fría respuesta de Foxx al informe de Webb fue señalar que él la había absuelto de cualquier delito criminal, un argumento muy poco sólido. El público merece mejores respuestas, incluso ahora.

Un rival de la vieja guardia

O’Brien, ex juez y ex Fiscal Adjunto del Estado, y su oponente, ha realizado una campaña creíble. Tiene la experiencia y el conocimiento para hacer el trabajo.

Pero O’Brien, debemos decir respetuosamente, también es por mucho un miembro de la vieja guardia. Era fiscal del Condado de Cook en un momento en que, en nuestra opinión (contrario a lo que él piensa), el encarcelamiento excesivo era la norma y las condenas erróneas eran demasiado frecuentes. Su inclinación, incluso aún hoy en un día en que tantos estadounidenses exigen una mayor justicia social, es a defender esas viejas formas.

También en la carrera está el candidato libertario Brian Dennehy, abogado y contador.

Apoyamos a Foxx para un segundo mandato como Fiscal del Estado del Condado de Cook, porque la seguridad pública y la justicia real van de la mano. Una fortalece a la otra.

Y no podemos dar marcha atrás.

Envíe sus comentarios a: letters@suntimes.com.