clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Más vale tarde que nunca: mandan a Mitch Trubisky a la banca y Nick Foles lleva a los Bears a la victoria

El último cuarto con tres touchdown de Foles sorprende a los Falcons, imponiendo una victoria de los Bears por 30-26 y asegurando que él será el mariscal de campo titular en el futuro.

Bears quarterback Nick Foles (left) congratulates wide receiver Anthony Miller on his touchdown reception against the Falcons. Todd Kirkland/Getty Images

Read in English

Si esto es una despedida, hay algo que me gustaría decirle a Mitch Trubisky: ¡adiós!

No hay necesidad de usar tantas palabras, ciertamente no hay necesidad de hacer la clásica retrospectiva en la que todos reímos y lloramos. No es su culpa que no sea un buen mariscal de campo. Es culpa de Ryan Pace que pensó que Trubisky era un mariscal de campo muy bueno.

El gerente general de los Bears eligió a la estrella de la Universidad de Carolina del Norte con la segunda selección general del draft de 2017. Mencionaría que Pace debería haber usado esa selección para elegir a Patrick Mahomes, pero algunos fanáticos me han dicho que necesito olvidarme ya de eso. Ya quedó en el pasado, me dicen.

Así que solo diré que, en su 44° juego de la NFL, finalmente Trubisky estaba el domingo en el lugar apropiado: fuera del campo. Estaba viendo a Nick Foles llevar a los Bears a una remontada, después de ir perdiendo por 16 puntos en la segunda mitad.

En el último cuarto, con tres anotaciones de Foles, sorprendió a los Falcones en una victoria por 30-26 que aseguró que él será el mariscal de campo titular de los Bears en el futuro. Sin embargo, no construyamos estatuas todavía. No es Tom Brady. O Mahomes (¡ok, ya detente Rick!).

Pero por ahora, es adiós a Trubisky y bienvenido a Foles. Eso ya debería ser suficiente.

¿Le gustaría una porción saludable de ironía? Trubisky fue muy elogiado por un último cuarto donde logró tres anotaciones y ayudó a los Bears a vencer a unos pésimos Lions en el primer partido de la temporada. Después de ser enviado a la banca en el tercer cuarto este domingo, tuvo que ver a Foles liderar una remontada similar contra un equipo igualmente malo y luego escuchar elogios similares sobre su compañero de equipo.

La vida no es justa. Por otro lado, cuando termine esta temporada, Trubisky tendrá $29 millones del dinero de los Bears. Así que lo “justo” depende de a quién le pregunten.

La pregunta, por supuesto, es si algo ha cambiado con la ascensión de Foles a la alineación titular. Respuesta: los Bears elevaron su récord a 3-0 el domingo en su camino hacia una posible segunda temporada consecutiva de 8-8. ¿Soy demasiado negativo? Bien, seamos amables. Cualquier cosa podría pasar durante el resto del camino. Foles podría ser el Foles MVP del Super Bowl 2018 o el Foles promedio que ha sido con demasiada frecuencia a lo largo de su carrera.

Lo que sabemos con certeza es que, el domingo, Trubisky era el Trubisky que hemos visto con demasiada frecuencia. Fácilmente podría haber tenido un pase interceptado en el primer cuarto. En el segundo cuarto descolocó a Anthony Miller con un pase profundo. Y lanzó un pase para una terrible intercepción en el tercer cuarto. En algún lugar hubo una carrera de 45 yardas. Pero eso no fue suficiente para borrar las otras tonterías.

Y así, cuando restaban nueve minutos y 58 segundos del tercer cuarto, Foles entró al campo por primera vez como mariscal de campo de los Bears. El coordinador ofensivo Bill Lazor fue quien le informó a Mitch de su nuevo estatus como ex mariscal de campo titular.

“Es una mierda recibir noticias como esa, pero así es como funciona esto”, dijo Trubisky.

A pesar de todas sus heroicidades futbolísticas el domingo, Foles parecía tembloroso al principio, casi “Trubiskiano”. Debería haber tenido un pase interceptado en el último cuarto. Sin embargo, ese balón se le fue entre los dedos de un defensor y llegó a las manos del ala cerrada de los Bears, Jimmy Graham.

Lanzó un buen pase que Allen Robinson pareció atrapar cuando cruzó la línea de gol. Y los oficiales inicialmente dictaminaron que atrapó el balón antes de que el defensor de los Falcons, Darqueze Dennard, lo jalara. Pero el touchdown fue anulado tras la revisión del video. Una intercepción quedó en el registro permanente de Foles.

Entonces… ¿así será para los Bears? ¿Lo mismo de siempre? ¿De arriba para abajo, y de abajo para arriba?

No.

Con su equipo abajo en el marcador, por 26 a 10 en el último cuarto, Foles se puso a trabajar. Primero un pase corto de touchdown a Graham, seguido de un despeje de los Falcons, seguido de una conexión de touchdown de 37 yardas con Robinson. Los Bears perdían por un gol de campo con menos de cinco minutos para el final. Nah. No podía ser, ¿verdad?

Sí, podía ser.

Estos son los Falcones, a quienes siempre después de tomar una gran ventaja, pierden el estómago.

Y, aparentemente, eso vio Foles. Encontró a Miller por el medio para un touchdown de 28 yardas. De repente, los Bears tenían una gran posibilidad, un extraño objeto entre sus manos.

Pueden agradecerle a su nuevo mariscal de campo por eso.

“No me esperaba esto”, dijo Foles. “… Me sentí bien ahí fuera, no perfecto”.

Y lanzó una advertencia que ningún fanático de los Bears quiere escuchar.

“Este es sólo un juego”, dijo. “Tenemos un largo camino por recorrer”.

Los fanáticos de los Bears quieren escuchar que se ha dado vuelta una página y que su equipo finalmente tiene un buen mariscal de campo. Durante más de tres temporadas, han tenido un mariscal de campo que lidera la liga en los locutores de televisión que todo el tiempo dicen: “Estoy seguro de que le gustaría hacer ese pase de vuelta”.

Han tenido un gerente general que no parece conocer a los mariscales de campo. Los Bears podrían haberle dado dinero a Teddy Bridgewater en la pretemporada. Podrían haber ido tras Cam Newton.

En cambio, fueron por Foles. ¿Él podrá compensar la elección de Pace por Trubisky en lugar de aquel que no debe ser nombrado en el draft de 2017? No ejerzamos tanta presión sobre Foles. Tuvo un buen juego el domingo. Lo suficientemente bueno. Por ahora.