clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Biden se reunirá con la familia de Jacob Blake en Kenosha

Trata de establecer un claro contraste con el presidente Donald Trump, presentándose a sí mismo como un sanador y no como un divisor.

Getty Images

Read in English

El candidato presidencial demócrata Joe Biden hará su primer viaje de campaña este jueves a Wisconsin, un estado clave en la batalla electoral, donde se reunirá con la familia de Jacob Blake en Kenosha y tratará de establecer un claro contraste con el presidente Donald Trump, presentándose a sí mismo como un sanador y no como un divisor.

Biden, con su esposa Jill, llegaran después de la visita de Trump el martes, cuando recorrió algunas de las propiedades destruidas y declaró: “Kenosha ha sido devastada por disturbios contra la policía y contra los estadounidenses”.

Esta parada en Wisconsin, que incluye una reunión comunitaria, también será la segunda vez que Biden salga de su burbuja de COVID-19 cuidadosamente controlada y avance en el cronograma establecido por su equipo para reanudar los viajes de campaña. El plan original era que Biden iniciara sus viajes después de Labor Day.

Se espera que la reunión de Biden con la familia Blake, que tiene raíces en Chicago y Evanston, enfatice dn su dramático llamado a unir a todas las partes involucradas en los asuntos policiales, ofreciendo a los votantes una marcada diferencia con la retórica incendiaria de Trump, quien sigue defendiendo a la Policía y su concepto de “la ley y el orden”.

La diferencia entre Trump y Biden es la siguiente: Trump está a favor de la ley y el orden y rechaza las sugerencias de que el racismo sistémico tenga una conexión con múltiples ejemplos de mala conducta policial, donde los negros son usualmente las víctimas.

Biden dijo que quiere juntar en la “mesa” a la policía y a las personas que luchan por la justicia racial.

En declaraciones a los periodistas en Delaware el miércoles, Biden dijo: “No voy a decirle a Kenosha lo que tienen que hacer, pero tenemos que hacerlo juntos.

“... Pasé toda mi vida, incluso en esta ciudad en la que estás ahora, uniendo a la gente. Reuní a la comunidad y a los agentes de policía. Reuní a líderes empresariales y luchadores por los derechos civiles. Y ese es mi propósito al ir hasta allí”.

Aunque el gobernador de Wisconsin y el alcalde de Kenosha, ambos demócratas, dijeron que no querían que Trump los visitara, Biden dijo que estaba respondiendo a una “abrumadora” solicitud de los líderes de Wisconsin, a quienes no nombró, de que viajara.

Biden condenó, nuevamente, a los alborotadores que “se involucran en violencia, quemando y saqueando en nombre de una protesta”.

Kenosha ha estado luchando contra la violencia después que un oficial de policía blanco de Kenosha disparara al menos siete veces contra Blake, un hombre negro de 29 años, impactándolo en la espalda, dejándolo paralizado y también, según su abogado Ben Crump, con muchos órganos gravemente dañados.

La situación se agravó aún más cuando el adolescente de Antioch, Illinois, Kyle Rittenhouse, de 17 años, fue acusado de matar a tiros a dos hombres e herir a un tercero con un arma larga que llevaba durante las protestas en una calle de Kenosha. Trump se ha negado a condenar a Rittenhouse, cuya defensa se ha convertido en una causa para algunos grupos de derecha.

LLEGAR A LA FAMILIA BLAKE

Trump evitó hablar con la familia Blake porque, según dijo el presidente, no quería estar en una llamada donde estuvieran también los abogados de la familia. Varios miembros de la familia de Blake han criticado duramente a Trump y han rechazado el acercamiento de la Casa Blanca.

Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, ya mantuvieron una larga conversación con los padres de Blake.

Trump puso el foco en hablar con James y Sharon Ward, dos de los ministros de la madre de Blake, cuya iglesia tiene también un templo en Skokie, Illinois.

Los dos aceptaron una invitación para ser parte de la mesa redonda de Trump en Kenosha el jueves, una reunión donde el nombre de Jacob Blake nunca fue mencionado por ninguno de los participantes, ni siquiera por James y Sharon Ward.

Trump le pidió al pastor James Ward que ofreciera una oración de apertura de la reunión, ofreciéndole un efusivo elogio. “Me encantaría escucharlo de ti, porque eres muy apreciado en la zona”.

Después de la oración, la pastora Sharon Ward dijo: “Creo que debemos movilizar a las personas de fe para que oren por este país.

“Creo que es importante tener gente negra en la mesa para ayudar a resolver el problema. También creo que en las oraciones de James y mías está el pedido de que podamos trabajar para realmente lograr un cambio”.

La familia de Blake dijo que los Ward no los representan.