Dos meses antes del caso George Floyd, un hombre de Chicago también murió asfixiado por la Policía de Rochester, NY

“Hice una llamada telefónica para que mi hermano recibiera ayuda, no para que lo lincharan”, dijo su hermano.

SHARE Dos meses antes del caso George Floyd, un hombre de Chicago también murió asfixiado por la Policía de Rochester, NY
merlin_92807645.jpg

AP Photos

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

ROCHESTER, N.Y. - Un hombre negro murió asfixiado después de que agentes de la Policía de Rochester, Nueva York, que intentaron ponerlo bajo custodia, lo inmovilizaran en el suelo.

El incidente ocurrió en marzo, dos meses antes de que la muerte muy similar de George Floyd en Minneapolis provocara protestas en todo el país. Sin embargo, este caso no se hizo público hasta ahora.

La situación sobre la muerte de Daniel T. Prude, de 41 años, fue revelada en una conferencia de prensa a última hora de la mañana del miércoles en la que la familia de Prude y activistas locales pidieron que los oficiales involucrados fueran despedidos y acusados ​​de homicidio.

“Necesitamos rendir cuentas por una muerte negligente y por el asesinato de Daniel Prude. Fue tratado de manera inhumana y sin dignidad”, dijo Ashley Gantt, organizadora comunitaria de la organización “Free the People Roc”.

“Estos oficiales mataron a alguien y todavía están patrullando en nuestra comunidad”.

El caso también provocó llamadas de activistas de Black Lives Matter exigiendo cambios en la vigilancia policial, incluido el fin de la práctica de que los agentes de policía sean quienes respondan a las llamadas para atender a personas con problemas de salud mental.

La muerte de Prude el 30 de marzo, después de pasar una semana con asistencia vital, es similar a muchas otras a nivel local y nacional en las que personas bajó estrés mental o con desequilibrio emocional, muchas de ellas de color, se desploman cuando los agentes los sujetan por la fuerza.

La causa de muerte de Prude fue declarada como homicidio

La médica forense del Condado de Monroe, Dra. Nadia Granger, dictaminó que la muerte de Prude ocurrió por un homicidio causado por “complicaciones de la asfixia en el contexto de la restricción física”, según el informe de la autopsia.

La oficina del Fiscal General del estado de Nueva York ha estado investigando la conducta de los oficiales en el caso Prude desde abril y tiene la intención de presentar cargos criminales.

El video compilado para el caso Prude no es una representación gráfica de oficiales disparando o golpeando a un sospechoso.

Más bien, muestra a agentes sosteniendo a Prude boca abajo y forzando su cabeza y pecho contra el pavimento durante varios minutos hasta que, aparentemente sin que los agentes lo noten, deja de respirar.

Los eventos son indicativos de cómo las reglas de enfrentamiento utilizadas por la policía pueden resultar en daños a un sospechoso o una persona en medio de un episodio de salud mental.

Una copia de la compilación del video y algunos documentos del caso, incluido el informe de la autopsia y una investigación policial interna del caso, fueron entregados a principios de esta semana por Elliot Shields, uno de los abogados de la familia, al periódico Rochester Democrat and Chronicle, que es parte de la cadena del USA TODAY.

Se ha presentado un aviso de intención de demandar a la Municipalidad y se dice que los funcionarios de la Rochester están al tanto de la ira de la familia por la muerte de Prude.

El informe de la investigación policial interna sobre el fatal encuentro concluyó que “las acciones y la conducta de los agentes mostradas al tratar con Prude parecen ser apropiadas y coherentes con su formación”.

Shields dijo que los oficiales permanecen en servicio activo y no sufrieron ninguna sanción ni separados del cargo.

El hermano de Prude calificó la muerte de Daniel como “un asesinato a sangre fría”.

“Hice una llamada telefónica para que mi hermano recibiera ayuda, no para que lo lincharan”, dijo Joe Prude frente al Ayuntamiento de Rochester el miércoles. “¿Cuántos hermanos tienen que morir para que la sociedad entienda que esto tiene que terminar?”.

Prude sufría problemas graves de salud mental cuando los agentes de Rochester lo detuvieron en la madrugada del lunes 23 de marzo, mientras caminaba desnudo y sangrando por la Avenida Jefferson, en el suroeste de esa ciudad.

Su familia le dijo a la policía que sospechaban que estaba bajo la influencia de un poderoso alucinógeno, como Fenciclidina, también conocida como PCP.

Prude, residente de Chicago, había llegado a Rochester el día anterior para quedarse en casa de su hermano, Joe Prude, en una casa en el oeste de Rochester.

Prude viajó en Amtrak hasta Buffalo, pero fue bajado del tren ahí, dijo su hermano más tarde a la policía. Después de llegar a Rochester, comenzó a tener un comportamiento errático. Después de verlo saltar de cabeza por las escaleras del sótano, Joe Prude dijo que llamó a la policía para pedir ayuda. Prude fue llevado al Strong Memorial Hospital para una evaluación de su salud mental y dado de alta la noche del 22 de marzo, según la narrativa de la investigación policial.

Después de algunas horas de comportamiento estable, Prude salió corriendo por la puerta trasera de la casa de Joe, a las 3 a.m., cuando su hermano estaba fuera de la habitación, lo que provocó otra llamada al 911 pidiendo ayuda.

Cómo se desarrolló el incidente

La policía cree que Prude rompió las ventanas de un negocio mientras caminaba, antes de que los agentes lo encontraran. Varias personas lo vieron, y al menos una de ellas llamó al 911 para denunciar sus acciones erráticas, según la versión policial.

Prude había salido de la casa de su hermano vistiendo solo pantalón pijama, una camiseta sin mangas y calcetines. Se quitó la ropa mientras estaba en West Main, dijo un testigo a la policía. Un transeúnte se detuvo para grabar un video de Prude en Facebook Live después de ver al hombre arrodillarse y rogarle a otro automovilista que llamara al 911.

Cuando el automovilista respondió que estaba hablando por teléfono con el centro de emergencias, Prude salió corriendo.

Después de ser interceptado momentos después por un oficial de policía, se le ordenóque se tumbara en el suelo y pusiera las manos detrás de la espalda. Él cumplió de inmediato con ambas directivas, según muestra el video, diciendo “seguro, seguro” mientras rodaba sobre su estómago. Eran las 3:16 a.m.

La Municipalidad le entregó a Shields un total de 88 minutos de imágenes de la cámara del cuerpo de la policía del incidente el 20 de agosto, de conformidad con una solicitud de acceso a registros abiertos.

El video no muestra a Prude ofreciendo ninguna resistencia física a la media docena de oficiales que llegaron al lugar. El video, con un intervalo de unos pocos segundos, parece mostrar la totalidad de la interacción de 11 minutos entre Prude y la policía.

Periodistas del periódico The Rochester Democrat and Chronicle revisaron los 88 minutos del video completo, que también les proporcionó Shields, y no vieron ninguna acción significativa que se hubiera omitido de la compilación.

El plan de la policía era someter y calmar a Prude y realizar lo que se conoce como arresto por salud mental, que no es un arresto criminal sino una detención civil con el propósito de llevar a la persona a recibir tratamiento de emergencia.

Aunque estaba esposado y en el suelo, Prude permaneció agitado, retorciéndose, gritando agresivamente a veces y escupiendo en la calle.

Después de que comenzó a escupir, los agentes cubrieron el rostro y la cabeza de Prude con una “capucha” blanca destinada a proteger a la policía de los fluidos corporales del sospechoso. Prude les dijo a los oficiales que estaba infectado con coronavirus, lo que probablemente generó preocupaciones sobre sus escupitajos.

La capucha fue la única cubierta que le dieron; Prude permaneció desnudo a muy bajas temperaturas mientras caía nieve ligera durante todo el incidente.

Cuatro minutos después de que llegara la policía, los agentes formaron un semicírculo alrededor de Prude mientras él se sentaba en medio de Jefferson Avenue, con las manos aún esposadas a la espalda. Primero gritó algo que no se entiende, luego gritó claramente: “Dame esa pistola… ¡Dame esa pistola, lo digo en serio!” Mientras gritaba, se deslizó sobre su trasero hacia un oficial, en lo que parece un intento por tratar de ponerse de pie.

Los oficiales lo empujaron inmediatamente. Se escuchó a Prude decir: “Estás tratando de matarme” cuando los oficiales comenzaron a sujetarlo para que no se moviera.

Un oficial identificado en el video como Mark Vaughn usa ambas manos con gran parte de su peso detrás de ellas para empujar el costado de la cabeza de Prude hacia el pavimento, haciendo una flexión triangular. Aunque el enfoque fue diferente, recordó la forma en que el cuello de George Floyd fue comprimido por la rodilla de un oficial el 25 de mayo.

Otro oficial, identificado como Troy Talladay, usó su rodilla en un punto para sujetar el torso de Prude, y un tercero sujetó sus piernas.

Vaughn, en el informe que escribió sobre el incidente, dijo que había “segmentado” la cabeza de Prude. También escribió que usó la “técnica del nervio hipogloso”, que consiste en meter los dedos en ese nervio que está debajo de la mandíbula para causar dolor y persuadir al sujeto a obedecer.

No hay evidencia en el video de que oficiales golpearan a Prude o actuaran contra él de una manera abiertamente hostil.

En el video se puede ver que los movimientos corporales de Prude se vuelven menos frecuentes. Sus gritos incoherentes se convierten en gemidos. Luego se queda en silencio.

Las marcas de tiempo en el video muestras que Vaughn empujó hacia abajo la cabeza de Prude durante 2 minutos y 15 segundos antes de soltarlo y decirle al hombre tendido: “¿Estás bien ahora?”; Prude no respondió. Vaughn luego volvió a empujarlo con una mano durante otros 45 segundos.

Los oficiales conversan entre sí y también con un paramédico de emergencia de una ambulancia AMR que había llegado, pero no se les puede escuchar mencionar el hecho de que el hombre no se estaba moviendo.

Finalmente, tres minutos después de que los oficiales comenzaran a empujar a Prude contra el asfalto, una ambulancia EMT se acercó y les pidió a los oficiales que colocaran a Prude sobre su espalda. Más tarde dijo a los investigadores de la policía que allí fue cuando reconoció que Prude no respiraba.

El técnico de emergencias médicas, identificado como Brett Barnes, comenzó a hacerle reanimación cardiopulmonar segundos después, cuando llamó a un colega para que lo ayudara. Los oficiales no pudieron encontrar de inmediato una llave para quitarle las esposas y las manos de Prude permanecieron aseguradas detrás de su espalda durante dos minutos, mientras continuaban los esfuerzos de reanimación.

Cuando un investigador de la policía le preguntó a Barnes sobre las técnicas de inmovilización de los agentes, él les dijo que “nada parecía ‘exagerado’ o con mala intención” y agregó que “las acciones de los agentes parecían apropiadas para lo que estaba haciendo Prude, y necesarias para mantener a un tipo desnudo que estaba corriendo por la calle”.

Los socorristas tenían la intención de inyectarle a Prude un sedante, para que pudiera ser trasladado de manera segura a un hospital, según la versión policial. Estuvieron presentes durante unos dos minutos, pero no habían sedado a Prude antes de que la crisis médica eliminara la necesidad de hacerlo.

Prude fue llevado a bordo de la ambulancia 11 minutos después de que llegara el primer oficial, muestra el video. Su corazón se recuperó durante el corto viaje en ambulancia al Strong Memorial Hospital, según el relato de la policía, pero su cerebro había estado privado de oxígeno durante demasiado tiempo. Más tarde fue declarado con muerte cerebral y murió el 30 de marzo después de que le quitaron el soporte vital, según el informe.

Después de que Prude fuera trasladado de urgencia al hospital, uno de los oficiales fue enviado a la casa de su hermano para decirle que habían encontrado a Prude.

“Lo tenemos. Tu hermano está en Strong”, se escucha decir al oficial en el video sin editar. El oficial habló con Joe Prude y otros miembros de su familia durante varios minutos, pero nunca mencionó el hecho de que el corazón de su hermano hubiera dejado de latir después de ser inmovilizado.

“¿Así que cooperó?”, preguntó Joe. “Sí, um …” respondió el oficial. Se disculpó un momento después porque tenía que colgar para recibir otra llamada telefónica.

Encontraron rastros de PCP

Las pruebas de toxicología hechas como parte de la autopsia encontraron un nivel bajo de PCP, también conocido en inglés como “polvo de ángel”, en la sangre de Prude. La droga puede inducira la esquizofrenia y provocar un comportamiento violento tremendamente errático.

El informe de la autopsia citó “intoxicación aguda por fenciclidina” como una complicación de su muerte. El médico forense no dijo si los niveles de PCP en su sangre explicaban el comportamiento de Prude antes y durante su detención por la policía y no mencionó problemas de salud mental preexistentes que pudieran haber entrado en juego.

Shields dijo que la hermana de Prude, con quien vivía en Chicago, dijo que sospechaba que Prude, sin saberlo, se había fumado un cigarro de marihuana con PCP en una fiesta a la que asistió justo antes de que comenzara su comportamiento errático.

Ella lo envió a visitar a su hermano en Rochester después de que comenzara a portarse mal en Chicago, dijo.

El informe de la autopsia también enumeró varias afecciones de salud, dos enfermedades pulmonares diferentes, inflamación del corazón y una lesión cerebral, que fueron complicaciones para su muerte.

En un momento, el informe indicó que la causa de la muerte fueron “complicaciones de la asfixia en el contexto de la restricción física debido al delirio excitado debido a la intoxicación aguda por fiticiclidina”, como si una siguiera a la otra.

Es decir, como si la intoxicación por PCP de Prude provocara un delirio excitado que provocó la contención física que privó a Prude de oxígeno.

El término “delirio excitado” y el concepto que hay detrás de eso es algo controversial. A menudo se aplica a sospechosos que se resisten enérgicamente a los esfuerzos de detención policial. Los oficiales y patólogos afirman con frecuencia que los sospechosos están drogados.

Los defensores dicen que alguien que padece el síndrome tiene más probabilidades de morir por problemas de salud preexistentes, como una falla cardíaca.

Ambos miembros del personal de AMR que estaban en la escena esa mañana le dijeron a los investigadores de la Policía de Rochester que parecía que Prude experimentaba un delirio con mucha excitación.

Pero los críticos dicen que el término no tiene un significado formal en medicina y se usa como una forma de explicar el comportamiento de resistencia de los sospechosos y para normalizar las respuestas agresivas de los oficiales. Se aplica con mayor frecuencia a los jóvenes de color, han afirmado algunos.

En el video del incidente de Prude, un paramédico del equipo de la ambulancia, identificado en el informe policial como Julie Purick, habla con un oficial mientras su colega intenta revivir a Prude.

“El PCP puede causar lo que llamamos delirio excitado”, dijo.

“Sí, sé lo que es el delirio excitado”, responde el policía.

“Te garantizo que así es como codificó”, continúa Purick, usando una expresión taquigráfica para el cese repentino de la función pulmonar y cardíaca. “No es culpa de ustedes. Tienen que mantenerse a salvo”.

Contribuyeron a este artículo: Sean Lahman y Will Cleveland, periodistas del Rochester Democrat and Chronicle

The Latest
Police were dispatched to an “officer down” Friday morning to the 1300 block of West Taylor Street, according to police scanner traffic.
ESPN’s documentary on the Avalanche-Red Wings rivalry was so good, it made me want docs for rivalries with Chicago teams. That got me thinking: What could those be?
U.S. District Judge Robert Dow Jr. has asked lawyers in a Chicago gun-rights suit to weigh in on whether Justice Clarence Thomas’s majority opinion affects the city’s ban.
The shooting happened near Van Buren and Wells streets, in the same area where four people were shot in early May.
The teen is heartbroken that mother won’t discuss the subject or use the new name or pronouns.