clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El último escándalo de corrupción en CPS no quita la confianza de la alcaldesa en la directora ejecutiva

Pedro Soto, la mano derecha de Janice Jackson, fue acusado la semana pasada por mentirle al FBI cuando se le preguntó si pasó información secreta sobre un contrato de mil millones de dólares para privatizar el trabajo de limpieza y mantenimiento en todo el distrito escolar.

Anthony Vazquez/Sun-Times

Read in English

La alcaldesa Lori Lightfoot dijo el jueves que está indignada por el último escándalo sobre un caso de corrupción con un contrato con las Escuelas Públicas de Chicago (CPS), que involucró al jefe de personal de la directora ejecutiva; pero eso, dijo, no ha hecho nada para debilitar su confianza del “mil por ciento” en Janice Jackson.

Pedro Soto fue acusado la semana pasada por mentirle al FBI cuando se le preguntó si pasó información secreta sobre un contrato de mil millones de dólares para privatizar el trabajo de limpieza y mantenimiento en todo el distrito escolar.

El presunto plan para llevar a cabo la maniobra de corrupción se describió en un documento de acusación de cuatro páginas conocido como “información criminal”, que habitualmente es un indicador de que un acusado tiene la intención de declararse culpable.

Los fiscales federales no revelaron aún cómo Soto influyó en el proceso de licitación del contrato, y sólo confirmaron que mintió al respecto el 17 de diciembre de 2019, después de que el FBI comenzara a investigarlo.

El caso contra Soto involucra un proceso de licitación iniciado en abril de 2016, solo seis meses después de que la ex directora ejecutiva de CPS, Barbara Byrd-Bennett, se declarara culpable de recibir sobornos, delito que la llevó a prisión. El sistema escolar con dificultades financieras, que atiende a tantos niños que viven en la pobreza, se tambaleó.

Dada la yuxtaposición del escándalo con el escándalo de Byrd-Bennett, se le preguntó a Lightfoot el jueves si esto había afectado su confianza en Jackson, quien fuera nombrada por el ex alcalde Rahm Emanuel.

“No, en absoluto. El hecho es que ese individuo que está acusado y... se declarará culpable, tuvo una conducta criminal… Sobre la base de la información que se presentó, le dio información confidencial a un potencial postor para obtener un contrato de limpieza”, dijo Lightfoot.

Además, Lightfoot dijo que tenía entendido que la “empresa que buscaba indebidamente esa información nunca llegó a estar entre los tres finalistas y, obviamente, no se le otorgó el contrato”.

Cuando Jackson se enteró del supuesto plan de manipulación de licitaciones que involucraba a su mano derecha, tomó “una serie de medidas inmediatas, entre las que se encontraba” remitir el caso al inspector general de CPS, dijo la alcaldesa.

“Es muy lamentable que esta persona que trabajó para CPS durante 20 años no pensara más que en sí mismo, y no en su obligación con los niños del sistema y con la propia CPS. Obviamente, pagará muy caro por lo que ha hecho y por la conducta criminal que presumiblemente está admitiendo”, dijo Lightfoot.

“Pero esto no tiene nada que ver con el liderazgo actual y mi 100 por ciento, y diría 1000 por ciento, de confianza en la Dra. Jackson”.