OSHA requerirá a la mayoría de trabajadores a vacunarse para el 4 de enero

Durante semanas, Biden ha alentado a las empresas a no esperar a que entre en vigencia la regla de OSHA.

SHARE OSHA requerirá a la mayoría de trabajadores a vacunarse para el 4 de enero
a sign notifies customers that COVID-19 vaccinations are available at a pharmacy in a grocery store in Monument, Colo.

Millones de trabajadores estadounidenses ahora tienen como fecha límite el 4 de enero para recibir una vacuna COVID. | Archivo AP

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Decenas de millones de estadounidenses que trabajan en empresas con 100 o más empleados deberán vacunarse contra el COVID-19 antes del 4 de enero o hacerse la prueba del virus semanalmente, según las reglas federales que entraron en vigor el jueves.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) dijo que las empresas que no cumplan podrían enfrentar multas de casi $14,000 por cada infracción.

Los nuevos requisitos, que fueron primero revisados por el Presidente Joe Biden en septiembre, se aplicarán a unos 84 millones de trabajadores en empresas medianas y grandes, aunque no está claro cuántos de esos empleados no están vacunados actualmente.

Se aplicarán reglas más estrictas a otras 17 millones de personas que trabajan en asilos de ancianos, hospitales y otras instalaciones que reciben fondos de Medicare y Medicaid. Esos trabajadores no tendrán la opción de hacerse pruebas y deberán vacunarse.

No está claro cómo OSHA planeaba hacer cumplir las reglas. Un alto funcionario de la administración dijo que la agencia investigaría a las empresas si recibe quejas de ellas.

Los trabajadores podrán pedir exenciones por motivos médicos o religiosos.

La publicación de las reglas ocurrió luego de semanas de revisión regulatoria y reuniones con grupos empresariales, sindicatos y otros. Las regulaciones son la base del esfuerzo más agresivo de Biden para combatir la propagación del COVID-19, que ha matado a más de 740,000 personas en los Estados Unidos.

OSHA redactó las reglas bajo una autoridad de emergencia destinada a proteger a los trabajadores de un peligro a la salud inminente. Los altos funcionarios de la administración dijeron que las reglas se adelantan a las leyes u órdenes estatales, incluidas las que están en conflicto o prohíben a los empleadores exigir las vacunas, pruebas o el uso de máscaras faciales.

Los trabajadores deberán recibir dos dosis de la vacuna Pfizer o Moderna o una dosis de la vacuna Johnson & Johnson antes del 4 de enero. Los empleados no vacunados deben presentar una prueba negativa verificada a la empresa por lo menos una vez a la semana y usar mascarillas en el trabajo.

Los empleados que den positivo en la prueba deben ser retirados del lugar de trabajo.

OSHA requerirá que las empresas proporcionen tiempo libre pagado para que los empleados obtengan vacunas y días de enfermedad para recuperarse de los efectos secundarios que les puedan impedir trabajar. Los requisitos para las máscaras y el tiempo libre pagado para las vacunas entrarán en vigencia el 5 de diciembre.

Debido a que las vacunas son gratuitas, dijo OSHA, las empresas no tienen que proporcionar ni pagar por las pruebas.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid emitieron una regla que exige la vacunación de los trabajadores en 76,000 establecimientos de salud y proveedores de atención médica domiciliaria que reciben fondos de los programas de salud del gobierno federal. Un alto funcionario de la administración dijo que varias organizaciones privadas de atención médica impusieron sus propios mandatos y lograron altas tasas de vacunación, de 96% o más, sin renuncias significativas.

La Casa Blanca ve los nuevos requisitos como una potente herramienta para reducir las filas de decenas de millones de estadounidenses que hasta ahora se han negado a recibir una inyección.

Durante semanas, Biden ha alentado a las empresas a no esperar a que entre en vigencia la regla de OSHA. Ha promocionado las empresas que han anunciado sus propios mandatos de vacunas e instó a otras empresas a seguir su ejemplo.

Los funcionarios de la administración dicen que esos esfuerzos están dando fruto, con aproximadamente el 70% de los adultos del país ahora completamente vacunados.

Sin embargo, algunas empresas han expresado su temor de que algunos trabajadores que dudan en vacunas renuncien, dejando su fuerza laboral aún más débil en lo que ya es un mercado laboral debilitado.

Varios grupos empresariales grandes se quejaron del calendario del mandato. A los grupos minoristas les preocupaba que el requisito pudiera interrumpir sus operaciones durante el crítico período de compras navideñas. Las empresas y otros también dijeron que podría empeorar las interrupciones de la cadena de producción.

La administración enfrentará un desafío inmediato por parte de los republicanos estatales que están ansiosos por enfrentarse a Biden en la corte. Más de dos docenas de republicanos que se desempeñan como fiscales generales estatales han indicado que planean demandar, argumentando que solo el Congreso puede promulgar requisitos tan amplios bajo una autoridad de emergencia.

La semana pasada, 19 estados demandaron para detener el mandato más estricto de Biden de vacunar a los empleados de los contratistas a nivel federal. Ese requisito estaba programado para entrar en vigencia el 8 de diciembre, pero la administración dijo el jueves que se retrasará hasta el 4 de enero para coincidir con los requisitos de otros grandes empleadores y proveedores de atención médica.

El mandato sobre los contratistas federales provocó manifestaciones de opositores, incluidos trabajadores en un sitio de prueba de la NASA en Mississippi. Algunos dijeron que son inmunes porque ya contrajeron COVID-19. Otros dijeron que las vacunas violaban sus creencias religiosas y sus derechos constitucionales.

Docenas de grupos buscaron reunirse con funcionarios de la administración para expresar sus preocupaciones y objeciones a las posibles disposiciones de la regla de OSHA, incluida la Cámara de Comercio de Estados Unidos, La Asociación Nacional de Fabricantes, la AFL-CIO y organizaciones antivacunas.

The Latest
El niño caminó hacia la calle en la cuadra 4500 al norte de Pulaski Road y fue atropellado por una camioneta, dijo la Policía de Chicago.
La industria de las armas ha seguido como si nada durante demasiado tiempo. Pero los estados están comenzando a responder.
“Me duele mucho no despertar junto a mi bebé”, dice Verónica Zastro, cuyo hijo de 3 años fue asesinado a tiros en un aparente incidente de ira en una carretera en West Lawn.
Maddon, 68 — oh, stop, that isn’t old — is ready to manage again.
Hermes Rios-Cardona climbed out of his car seat Monday and wandered into traffic on Pulaski Road near Wilson Avenue when a pickup truck struck him and kept going, police said.