clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los restaurantes al aire libre se prolongarán un año más

El programa permitió a 500 restaurantes y bares poner mesas en las aceras, estacionamientos privados y en la calle para atender a los clientes que aún se muestran dudosos de cenar y beber en el interior.

Anthony Jackson, left, and Robin Jackson, right, relax on a street patio on North Broadway, in Lakeview, Chicago, Friday June 12, 2020. North Broadway from Belmont Ave to Diversey Parkway will closed off to traffic as part of Mayor Lori Lightfoot’s “Make Way For Dining” program. Dine Out on Broadway will be in progress from noon to 10 p.m. Friday, and from 11 a.m. to 10 p.m. Saturday and Sunday.
 La Comisión de Transportes del Concejo Municipal acordó extender hasta el 31 de diciembre del 2022 un programa que permite a restaurantes y bares colocar mesas en las aceras, en estacionamientos privados y en la calle. | Anthony Vázquez/Archivos Sun-Times

Read in English

Un programa ampliado de restaurantes al aire libre que es descrito como un “salvavidas” para los restaurantes y bares de Chicago que lucharon por sobrevivir durante los días más oscuros de la pandemia se extenderá por un año bajo un plan de la alcaldesa, con la posibilidad de que se haría permanente.

El Comité de Transporte del Concejo Municipal acordó prolongar —hasta el 31 de diciembre del 2022— un programa que expiraba a finales del año y que les ha permitido a 500 restaurantes y bares colocar mesas en las aceras, en estacionamientos privados y en la calle para atender a los clientes que no querían cenar y beber en el interior.

El programa se puso en marcha en mayo del 2020, en un momento en que los interiores de los restaurantes seguían estando prohibidos en Illinois.

La alcaldesa Lori Lightfoot estaba tratando de hacer más lucrativo el comer al aire libre permitiendo que los restaurantes con permisos de patio pusieran aún más mesas.

Empezó permitiendo que seis corredores comerciales se cerraran al tráfico durante las horas designadas del almuerzo y la cena. Luego se le ofreció la posibilidad de ampliar los asientos al aire libre a los bares, siempre y cuando tuvieran un “socio” que sirviera comida a los clientes que bebían al aire libre.

La Comisaria de Transporte, Gia Biagi, dijo que la Municipalidad había concedido 351 permisos que proporcionaron un “salvavidas vital” a 500 restaurantes y bares diferentes. Cuarenta y dos de esos permisos “siguen activos”.

Biagi dijo que planea utilizar las lecciones aprendidas en diferentes vecindarios para dar forma a un programa permanente que espera presentar al Concejo Municipal para la primavera.

“Ha funcionado de forma diferente en diferentes vecindarios. Y tenemos algunos problemas para asegurarnos de que la vía pública se gestione realmente bien [y] con algunas de las estructuras de los patios. Esto ha sido casi como un laboratorio para nosotros averiguar”, dijo Biagi a los concejales.

El presidente de la Asociación de Restaurantes de Illinois, Sam Toia, dijo que quiere asegurarse de que el programa más permanente se “extienda a tantos barrios como sea posible”.

Mencionó específicamente Jefferson Park, Rogers Park, Chatham, Morgan Park, Pullman y La Villita como vecindarios que “se acercaron a nosotros y sintieron que no eran parte del programa” debido a las barreras burocráticas que los restaurantes y bares tenían que superar.

“Tenías que conseguir que la cámara de comercio local y el concejal local estuvieran de acuerdo para cerrar las calles. Hay que trabajar con Asuntos Empresariales y el Departamento de Transporte. Algunos propietarios de restaurantes se desaniman porque ahora tienen que acudir a dos departamentos diferentes”, dijo Toia.

Otro impedimento eran las aceras estrechas, dijo Toia.

“Por ejemplo, la calle 26th en el distrito 22. Sus aceras no son tan grandes como las de Lake View. Allí, puede que tengamos que hablar de cerrar los carriles para coches. No cerrando toda la calle, sino saliendo unos pies hacia la calle porque las aceras no son tan anchas”, dijo.

Con al menos algunos de esos cambios, Toia dijo que tiene la esperanza de que el programa permanente pueda servir al menos a 1,000 restaurantes, en lugar de 500.

“Ha sido grande. Los propietarios y operadores de restaurantes informaron que habían tenido un gran verano porque tenían cenas en el interior y al aire libre con más asientos. Cuantos más asientos tengas, más clientes puedes atender y mejor es el flujo de dinero”, dijo.

“Para los 500 restaurantes que hicieron el patio al aire libre, fue un salvavidas”.

El concejal del lado oeste Michael Scott Jr. (24º) aplaudió el compromiso de Biagi de hacer permanente el programa.

“Es necesario—especialmente porque COVID aquí seguirá en el corto plazo. E incluso cuando se reduzca, todavía va a haber inseguridad para entrar”, dijo Scott.

El concejal Andre Vasquez (40º) dijo que las dificultades de la pandemia obligaron a la ciudad a aprender una importante lección.

“Podemos crear nuevas experiencias y el cielo no se ha caído con esos cambios. Creamos un Chicago mejor”, dijo Vásquez.