clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los centros de vacunación masiva de los suburbios cerrarán la próxima semana

Esto significa más clínicas de vacunación móviles “hiperlocales” que se despliegan en casi cualquier evento en el que se reúna la gente — especialmente en las comunidades de negros y latinos.

El Dr. Kiran Joshi, codirector y médico principal del Departamento de Salud Pública del Condado de Cook, habla durante una conferencia de prensa para anunciar la apertura de la clínica de vacunación masiva de Matteson en abril. Cerrará el 21 de julio.
Ashlee Rezin García/Sun-Times

Read in English

Los tres centros de vacunación masiva contra el COVID-19 que quedan en el Condado de Cook cerrarán la semana que viene mientras los expertos de salud pública buscan otras formas de llegar a las comunidades en las que las tasas de inmunización siguen siendo bajas, dijeron las autoridades el jueves.

Se han administrado más de 600,000 vacunas en los centros de vacunación masiva del condado —tres de los cuales se cerraron a finales de mayo— pero su consumo ha caído de un pico de aproximadamente 4,000 dosis por día a menos de 100, según el Director General de Salud del Condado de Cook, Israel Rocha. Los centros de Forest Park, en los suburbios del oeste, y de Des Plaines, en los suburbios del norte, cerrarán el 20 de julio, y al día siguiente cerrará el centro de Matteson, en los suburbios del sur.

“Estamos viendo que la demanda de vacunación en este tipo de lugares está disminuyendo”, dijo Rocha. “Ahora nos centramos en cambiar los corazones y las mentes, educando y animando a los que aún no se han vacunado a que lo hagan. Esto requiere un esfuerzo mucho más local, y vamos a destinar nuestros recursos a esto a fondo.”

Eso significa más clínicas de vacunación móviles “hiperlocales” que se despliegan en las reuniones de regreso a la escuela, los festivales de vecindario, las reservas forestales, los juzgados y casi cualquier otro evento en el que se reúna la gente —especialmente en las comunidades de afroamericanos y latinos donde las tasas de vacunación están retrasadas, según el Dr. Kiran Joshi, codirector del Departamento de Salud Pública del Condado de Cook.

Alrededor del 60% de los residentes del Condado de Cook se han vacunado por lo menos una vez, con cerca del 52% de los residentes blancos y el 76% de los asiáticos vacunándose, comparado con el 46% de los residentes latinos y el 40% de los residentes negros, muestran los datos del condado.

Geográficamente, el 68% de los residentes de los suburbios del norte, mayoritariamente blancos, se han vacunado, en comparación con el 46% de los residentes de los suburbios del sur, mayoritariamente afroamericanos. Ni siquiera el 20% de los residentes de Ford Heights se han vacunado.

“Seremos implacables a la hora de llevar las oportunidades de vacunación a esas comunidades, al tiempo que trabajaremos hombro a hombro con socios que son mensajeros de confianza para hablar de cómo las vacunas COVID-19 son seguras y eficaces”, dijo Joshi.

La importancia de este esfuerzo crece día a día a medida que la variante Delta del coronavirus, la más infecciosa, va ganando terreno en las comunidades menos vacunadas.

Todavía no está claro el grado de prevalencia cerca de Chicago, pero las pruebas han mostrado que los casos se duplican cada una o dos semanas, según las autoridades.

“Si tu comunidad está por debajo del 50% en las tasas de vacunación, vas a tener más posibilidades de que la variante Delta llegue a tu comunidad”, dijo Rocha.

En todo el estado se han confirmado 288 casos de Delta, pero sólo una pequeña fracción de los casos positivos se analiza para determinar si son variantes peligrosas.

Los expertos afirman que el aumento de los casos en las zonas menos vacunadas —especialmente en el sur del estado— es una de las razones por las que la tasa de positividad de los casos de Illinois se ha triplicado en las últimas tres semanas hasta alcanzar el 1.9%, lo que sigue siendo muy bajo en comparación con los peores días de la pandemia.

Pero las tasas de infección están aumentando en todas partes. La tasa de positividad de Chicago se ha duplicado este mes al 1.2%, mientras que el estado notificó el jueves de 861 nuevos casos de COVID-19, la mayor cantidad en un día desde finales de mayo.

“Illinois no está experimentando un enorme aumento, ni mucho menos”, dijo la Dra. Allison Arwady, Comisionada de Salud Pública de Chicago. “Pero cuando empieza a subir, el riesgo sí pasa de ser una especie de riesgo moderado a uno más alto para las personas que no están vacunadas”.