clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CPS obliga a todos los maestros y personal a vacunarse contra el COVID-19

Alrededor del 78% de los empleados de CPS se han vacunado o han programado hacerlo, y el 67% están completamente vacunados, dijeron los funcionarios.

Roosevelt High School teacher Jeff Lorenz receives a dose of the Moderna vaccine at the Albany Park neighborhood school in March.
El maestro de la Escuela Secundaria Roosevelt, Jeff Lorenz, recibe una dosis de la vacuna Moderna en la escuela del barrio de Albany Park en marzo.
Anthony Vázquez/Archivo Sun-Times

Read in English

Los maestros, miembros del personal, vendedores y todos los demás empleados de las Escuelas Públicas de Chicago (Chicago Public Schools o CPS, por sus siglas en inglés) estarán obligados a vacunarse contra el COVID-19 en el próximo año escolar, anunció CPS el viernes.

Los trabajadores deben presentar una prueba de vacunación completa antes del 15 de octubre, un mes y medio después de que se reanuden las clases presenciales a tiempo completo el 30 de agosto. Se les exigirá una prueba semanal hasta la fecha límite del otoño.

El mandato de vacunación no se aplicará a los empleados que tengan una razón médica o “creencias religiosas sinceras” para no recibir sus vacunas. Esos empleados todavía tienen que someterse a las pruebas regulares de COVID-19.

Alrededor del 78% de los empleados de CPS se han vacunado o han programado hacerlo, y el 67% están completamente vacunados, dijeron los funcionarios. Sin embargo, esos datos auto-reportados “pueden no decir un cuadro completo,” según CPS.

“Esta nueva política mejora el plan integral de reapertura del distrito y asegura que los estudiantes y el personal puedan aprender con confianza en persona”, dijo la alcaldesa Lori Lightfoot en un comunicado. “Tomar este paso impulsará nuestros esfuerzos de vacunación en toda la ciudad y se basará en nuestro progreso en la desaceleración y detención de la propagación de COVID-19”.

La variante Delta del coronavirus está dirigiendo el último resurgimiento de la ciudad, con un promedio de casos diarios que se ha multiplicado por 10 desde el inicio de julio y una tasa de positividad en toda la ciudad que ha alcanzado su máximo de tres meses.

“La ciencia es clara: un mayor número de personas vacunadas se traduce en mejores resultados de salud en las comunidades y en lugares de trabajo y espacios públicos más seguros”, dijo el director general interino del CPS, José Torres.

El mandato de CPS se puso en marcha un día después de que se emitiera una orden similar para los maestros de toda California. Hasta ahora, el gobernador J.B. Pritzker ha dejado las decisiones sobre las vacunas en manos de los distritos escolares locales, aunque está en efecto un mandato de máscara para las escuelas de todo el estado.

El Sindicato de Profesores de Chicago (Chicago Teachers Union o CTU, por sus siglas en inglés) apoyó el mandato, pero dijo que la Municipalidad “debe hacer mucho más”. Los líderes del CTU han pedido al distrito que ajuste las métricas que pedirían la vuelta a la enseñanza a distancia, y que amplíe los programas de vacunación en las escuelas.

“Instamos al equipo de CPS de la alcaldesa a que se base en esta norma de seguridad abordando concretamente los problemas críticos de seguridad pendientes, e invirtiendo los $4 mil millones de dólares de CPS y de la Municipalidad en fondos federales de ayuda en lo que nuestros estudiantes y familias necesitan para volver a las escuelas con seguridad este otoño, y para que las escuelas permanezcan abiertas”, dijo el sindicato en un comunicado.

Los niños desde 12 años son elegibles para ser vacunados. Los estudiantes no están obligados a vacunarse para el próximo año escolar.

“Para el bienestar social y emocional de nuestros jóvenes, necesitan estar en la escuela, y la vacuna añade otra capa de protección a nuestro plan para reabrir las escuelas con seguridad”, dijo la Dra. Allison Arwady.

Los empleados que no se vacunen sin una exención aprobada antes del 15 de octubre “no podrán trabajar hasta que estén completamente vacunados y proporcionen la confirmación de la vacunación a CPS”, dijo el distrito.

Alrededor del 69% de los habitantes de Chicago que reúnen los requisitos necesarios se han vacunado al menos una vez hasta ahora, aunque las tasas de vacunación apenas alcanzan el 40% y son tan bajas como el 37% en algunos barrios del sur y del oeste.

Las vacunas son gratis y están disponibles en la mayoría de las farmacias. Para obtener ayuda para vacunarse a través de CPS, visite cps.edu/vaccinations.