Columna: ¿Por qué se permitió que continuara Lollapalooza con esta pandemia?

¿Qué pasó con Lori Lightfoot? ¿La Lightfoot que, el año pasado, tuiteó severamente, regañó, e incluso nos amenazó por no obedecer las reglas de COVID, que por nuestro propio bien?

SHARE Columna: ¿Por qué se permitió que continuara Lollapalooza con esta pandemia?
Thousands of people fill out the lawn in front of the Lake Shore and T-Mobile stages. 

Miles de personas sobre el pasto frente a los escenarios Lake Shore y T-Mobile.

Tyler LaRiviere/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Lollapalooza fue un hecho. Ahora lo que nos espera es un gran brote de COVID-19, super propagadora. Esa no es solo una probabilidad que resultará del festival de música de cuatro días que acaba de concluir en Chicago. Es seguro.

El brote será impulsado por la variante de coronavirus extremadamente peligrosa, Delta, y bienvenido por la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, y el gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, quienes declararon implacablemente que el show debe continuar, bajo, según ellos, restricciones más estrictas.

Los asistentes al concierto debían presentar sus tarjetas de prueba de vacunación o evidencia de una prueba de coronavirus negativa dentro de las últimas 72 horas. Los no vacunados debían usar máscaras faciales.

Así que diviértanse, nos dijeron, en un momento en que los números de positividad de COVID-19 del estado están en su punto más alto en meses.

El viernes, los funcionarios de salud del Condado de Cook dijeron que ahora recomiendan el “enmascaramiento universal” en todos los espacios públicos interiores, debido a lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) llamaron transmisión “sustancial” de COVID-19.

Nuestros funcionarios electos hicieron caso omiso de las advertencias de respetados expertos en salud como la Dra. Emily Landon, quien dijo que una reunión masiva como Lolla, inclusivo al aire libre, no era segura.

“Así que creo que seguir teniendo Lolla a ese nivel de capacidad fue una mala idea, incluso antes de que hubiera una pandemia, y me sorprende que hayamos acordado volver a ese mismo nivel de capacidad”, dijo Landon, médico ejecutivo director de prevención y control de infecciones de la Universidad de Medicina de Chicago, el lunes pasado en una entrevista con NBC-5 Chicago.

En videos aéreos y fotos, observe a los asistentes del festival que inundan los trenes de la ciudad, sin máscaras, en su camino hacia la diversión, y los cientos de miles de rostros felices y sin mascarilla en el concierto.

Durante cuatro días, 100,000 personas por día, una enorme y sudorosa multitud, llenó Grant Park de día a noche.

El lunes quedan preguntas.

¿Cuántos de esos jóvenes presentaron documentación real y válida? El FBI y expertos llevan meses denunciando las tarjetas de vacunación falsas.

¿Cuántos dieron negativo un día y al próximo se infectaron?

¿Qué pasó con Lori Lightfoot? ¿La Lightfoot que, el año pasado, tuiteó severamente, regañó, e incluso nos amenazó por no obedecer las reglas de COVID, que por nuestro propio bien y por el bien de nuestras vidas?

El día 1 del festival, su cuenta de Twitter decía: “¡Buen trabajo, fans de Lollapalooza! ¡Más del 90% de ustedes nos mostraron su prueba de vacunación hoy!”

El otro 8% de los asistentes presentó “comprobante” de una prueba COVID negativa, informaron los patrocinadores del festival, y 600 fueron rechazados porque no tenían papeleo.

Una última pregunta: ¿Por qué se permitió que Lollapalooza siguiera adelante? Esa es fácil. Se trata de dinero.

Siga a Laura Washington en Twitter @mediadervish

Envíe cartas a letters@suntimes.com

The Latest
Prosecutors say they will call multiple women who claim they had sex with R&B star as minors during the trial.
Grandma doesn’t enjoy interacting with the disrespectful 16-year-old.
Aykroyd and Jim Belushi will team up to perform at the fest, which also features local blues music and a re-creation of Chicago’s Maxwell Street Market.
The state committed itself to change by entering into a consent decree in the Lippert vs. Jeffreys class action lawsuit on prison medical care in 2018, but an acceptable plan to provide care has never been submitted to the court.
“Anytime something like this happens, we go through a process looking at safety measures in the investigation,” said Coast Guard Lt. Rachel Ault.