clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Editorial: Como ciudad inmigrante, Chicago recibirá a cientos de refugiados afganos

 Las encuestas muestran que más del 80% de los estadounidenses apoyan que Estados Unidos reciba a refugiados afganos, entendiendo que nuestra nación no puede abandonar a aquellos que arriesgaron sus vidas por nosotros.

Afghan refugees arrive at Dulles International Airport last week in Dulles, Virginia.
Decenas de miles de refugiados afganos serán reasentados en Estados Unidos, luego de ser procesados ​​en bases militares de todo el país, incluido Fort McCoy en Wisconsin.
Getty

Read in English

Se espera que unos 500 nuevos refugiados de Afganistán sean acomodados en Chicago, y les damos la bienvenida. Nuestra nación les debe esta oportunidad de una vida nueva y segura.

No será fácil. Nunca lo es. Habrá desafíos prácticos, como encontrarles vivienda adecuada, empleo y atención médica. Habrá choques culturales con respecto a cómo vestirse, cómo practicar su religión y cómo apoyar a los niños. Habrá dolor por lo perdido y recelo por todo lo nuevo y extraño.

Sin embargo, Chicago, tanto y quizás más que cualquier otra gran ciudad estadounidense, puede hacer que esto funcione. Hemos pasado por esto antes, una y otra vez. Somos una ciudad famosa de inmigrantes, y muchos de esos inmigrantes, como los afganos que se dirigen hacia nosotros ahora, han sido refugiados que han huido de la guerra y las represalias y, a veces, de una muerte segura.

Es lo que se nos viene a la mente cuando compramos un sándwich vietnamita “banh mi” en la calle Argyle, en el corazón de una de las comunidades de inmigrantes más vibrantes de Chicago.

Casi siempre hay una reacción violenta cuando Estados Unidos abre sus puertas a nuevos refugiados, pero esta vez la gran mayoría de los estadounidenses parece apreciar la obligación moral de nuestra nación.

Las encuestas muestran que más del 80% de los estadounidenses apoyan que Estados Unidos reciba a refugiados afganos, entendiendo que nuestra nación no puede abandonar a aquellos que arriesgaron sus vidas por nosotros como traductores, fuentes de inteligencia y conductores durante nuestra estancia en Afganistán.

Por supuesto, existen los típicos críticos habituales que solo provocan miedo, como el ex presidente. Muchos vemos refugiados, pero ellos ven extranjeros peligrosos, incluso “terroristas”. Afirman erróneamente que les estamos abriendo las puertas sin ningún requisito.

Pero la mayoría de los estadounidenses entienden que no debemos “dejar a ningún hombre atrás” como lo dice el lema militar.

Al principio, los estadounidenses se mostraron cautelosos de darle la bienvenida a los refugiados de Vietnam después de la caída de Saigón en 1975, como nos recordó hace poco Los Angeles Times en un editorial, pero el presidente Gerald Ford avergonzó al Congreso y los presionó para que cumpliera su obligación con estos aliados de la causa estadounidense en esa guerra mal concebida.

El Congreso aprobó la Ley de Asistencia para la Migración y los Refugiados de Indochina de 1975, que dio lugar al pronto reasentamiento de 130,000 refugiados vietnamitas.

Decenas de miles de refugiados afganos serán reasentados en Estados Unidos, luego de ser procesados ​​en bases militares de todo el país, incluido Fort McCoy en Wisconsin. La mayoría de ellos obtendrán Visas Especiales de Inmigrante, que se destinan a refugiados que fueron aliados de Estados Unidos en tiempos de guerra.

Esto los hará elegibles para una serie de beneficios públicos y servicios como Medicaid, SNAP, ayuda para encontrar trabajo y clases de inglés.

Sin embargo, un grupo más pequeño de refugiados afganos será clasificado solo como “personas en libertad condicional humanitaria”, generalmente porque trabajaron para el ejército de los Estados Unidos en Afganistán por menos de los dos años necesarios para calificar para una Visa Especial de Inmigrante. No son elegibles para el mismo nivel de asistencia pública, y es posible que las agencias de reasentamiento locales, como RefugeeOne en Chicago, no reciban fondos federales por los servicios que les brindan.

“Tendremos que confiar en la generosidad de nuestra comunidad para ayudar a estos afganos a recuperarse de su trauma, solicitar asilo y comenzar a reconstruir sus vidas en los Estados Unidos”, nos dijo Jims Porter, gerente de comunicaciones y defensa de RefugeeOne.

Apoyamos un llamado para que el Congreso apruebe una legislación que otorgue a los refugiados de todos los estados, incluidos los que se encuentran en libertad condicional por razones humanitarias, acceso a viviendas asequibles, trabajos y programas federales como SNAP y Medicaid.

Se anticipa que una coalición de más de 25 organizaciones en Illinois que sirven a los refugiados impulse esto, entre otras prioridades, en una conferencia de prensa este lunes.