clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Este día en la historia: Incendios fatales en los años 70 movilizan a Pilsen

La comunidad creía que las 17 muertes relacionadas con dos incendios en Nochebuena y el 2 de enero podrían haberse evitado si los bomberos hablaran el idioma.

Protest outside City Hall calls for more Spanish-speaking firemen in Pilsen
El 3 de enero de 1977, los miembros de los vecindarios latinos de Chicago protestan afuera del Ayuntamiento para exigir que bomberos latinos fueran transferidos a sus distritos. | Archivos Sun-Times

Read in English

Basado en reportajes del Chicago Daily News, publicación hermana del Chicago Sun-Times:

El activismo es profundo en la comunidad de Pilsen. Ya sea que luchen por mejores escuelas o por mejor acceso a la atención médica, los residentes, en su mayoría de México y otros países de Centro y Sudamérica, se han unido para cuidar el vecindario. A principios de enero de 1977, una serie de muertes relacionadas con incendios impulsó a la comunidad a actuar.

El 3 de enero de 1977, los líderes de Pilsen Neighbors Community Council se reunieron con el comisionado de bomberos Robert J. Quinn en el Ayuntamiento para exigir más bomberos que hablaran español en el área, según un artículo de primera plana del Chicago Daily News. Mientras hablaban, los manifestantes afuera protestaban.

El consejo creía que las 17 muertes relacionadas con dos incendios en la víspera de Navidad y el 2 de enero podrían haberse evitado si los bomberos hablaran el idioma de aquellos a quienes estaban tratando de salvar, dijo el periódico.

El 24 de diciembre de 1976, 12 personas murieron en un incendio en 1811 W. 17th St., reportó el Daily News. Los bomberos sospecharon que el líquido para encender de carbón, que probablemente fue utilizado en el interior, fue lo que causó el incendio. Sugirieron que “la educación sobre la seguridad contra incendios podría prevenir tales tragedias”.

El 2 de enero de 1977, cinco personas, incluyendo tres niños, perdieron la vida en un incendio en 1706 W. 17th St., un edificio de ladrillos de cuatro pisos. En ese incendio, los investigadores le dijeron al periódico que el propietario del edificio admitió haber usado gasolina para limpiar los grafitis de las paredes y los pisos de los pasillos. Las superficies probablemente absorbieron parte de la gasolina y ayudaron a regar el fuego más rápidamente.

Ruby Schiffauer, quien escapó del incendio del 2 de enero, dijo que se sentía cada vez más ansiosa en los días previos al incidente, dado el incendio de Nochebuena y varios otros incendios provocados en el área, dijo el periódico. Se estaba preparando para ir a la cama cuando estalló el incendio.

“Escuché a alguien gritar afuera de mi apartamento”, le dijo a un reportero del Daily News. “Miré por la ventana y vi salir humo de los otros edificios (adjuntos). Corrí, agarré a mi gato y fui a abrir la puerta, pero la cerradura estaba tan caliente que apenas podías tocarla”.

Todavía sosteniendo a su gato, Poncho, Schiffauer corrió hacia la ventana de su cocina, rompió el vidrio y corrió por la escalera de incendios, informó el periódico. Mientras corría hacia abajo, dos bomberos corrían hacia arriba para rescatar a otros en el edificio. “Muchos salieron solos, saltando por las ventanas o trepándose por las escaleras de incendios”, decía el periódico.

La reunión del grupo con Quinn resultó ser un éxito y accedió a varias de sus demandas.

“En una conferencia de prensa”, reportó el periódico, “Quinn dijo que le preguntaría a los bomberos del departamento que hablan español si estarían dispuestos a servir en el área de Pilsen. El grupo exigió nueve bomberos que hablaran español en Pilsen”.

También acordó asignar un equipo de paramédicos bilingües a la estación Engine 23 y anunció planes para enseñarle español a más bomberos para que las barreras de comunicación ya no fueran un problema.