Madre de bebé que fue atropellado por una patrulla podría recibir $1.4 millones de recompensa

Aunque el límite de velocidad en el área era de 25 mph, la patrulla de CPD se pasó cuatro luces rojas, conduciendo entre 60 y 70 mph, según la demanda.

SHARE Madre de bebé que fue atropellado por una patrulla podría recibir $1.4 millones de recompensa
In July 2015, Shatrell McComb filed a lawsuit against the city of Chicago, Chicago police officers and the driver of a vehicle which struck and killed her 13-month-old son, Dillan Harris. while the family was standing at a South Side bus stop.

La madre, Shatrell McComb, entabló una demanda después de la muerte de su bebé.

Ashlee Rezin/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Una mujer cuyo hijo de 13 meses fue atropellado fatalmente durante una persecución policial a alta velocidad en julio de 2015 recibirá una recompensa de $1.4 millones.

El jueves, se le pedirá al Comité de Finanzas del Concejo Municipal que apruebe el acuerdo, uno de los tres que el comité está considerando y que están relacionados a denuncias de irregularidades policiales.

La tragedia que le quitó la vida a Dillan Harris, de 13 meses, ocurrió el 11 de julio de 2015 mientras el niño estaba sentado en una carriola en la intersección de la 63rd Street y Ellis Avenue en Woodlawn.

Shatrell McComb, la madre de Dillan, estaba esperando con otros miembros de la familia para tomar el autobús a la playa en la tarde de un sábado soleado.

Al mismo tiempo, los agentes de policía de Chicago vieron a un hombre identificado más tarde como Antoine Watkins huir de un tiroteo en la cuadra 7700 al sur de Kingston, a unas cuatro millas de ahi. Los oficiales comenzaron una persecución a alta velocidad del Toyota Avalon del sospechoso.

Según la demanda de McComb contra la Municipalidad, la persecución continuó cuatro millas por calles residenciales y comerciales, y terminó en la intersección donde esperaban McComb, su hijo y familiares.

Aunque el límite de velocidad en el área era de 25 mph, la patrulla de CPD que perseguía a Watkins se pasó cuatro luces rojas, viajando entre 60 y 70 mph, según la demanda.

En ese momento, las calles tenían mucho tráfico y los peatones estaban “potencialmente en peligro”, según la demanda.

La Oficina de Comunicaciones y Manejo de Emergencias de la ciudad “supuestamente ordenó” a los dos oficiales que “detuvieran la persecución”, afirma la demanda, pero dos sargentos asignados para monitorear la persecución “no emitieron una orden” para finalizarla.

Alrededor de las 2 p. m., después de unos 20 minutos de persecución, Watkins perdió el control del Toyota, se saltó la acera y se estrelló contra la carriola de Dillan. McComb “vio cómo atropellaban a su hijo de 13 meses... luego lo vio cubierto de sangre... en el suelo inmóvil”, dice la demanda.

Michael Holden, un abogado que representa a McComb, no quiso comentar sobre el acuerdo.

A lo largo de los años, los contribuyentes de Chicago han pagado millones a peatones, automovilistas y pasajeros inocentes que murieron o resultaron heridos durante persecuciones policiales que salieron mal, a pesar de las repetidas revisiones de la política de persecución.

Apenas el otoño pasado, la Municipalidad pagó $2 millones para recompensar a la familia de una mujer de 55 años que fue asesinada mientras caminaba en una acera en el vecindario de Chatham en 2018 por la policía durante una persecución a alta velocidad después de que un vehículo huyó de una parada de tráfico.

Ese dinero fue destinado a David Brown, esposo de Julia Lynn Callaway; el choque fue tan violento que su cuerpo fue lanzado 50 pies en el aire.

Brown, ministro de la Iglesia Bautista Shiloh, iba a llevar a su esposa de compras para el Día de la Madre. En cambio, tuvo que enterrarla.

Los dos acuerdos más costosos derivados de persecuciones policiales ocurrieron el mismo fin de semana de junio de 1999.

También se le pedirá al Comité de Finanzas el jueves que firme un acuerdo de $1.2 millones con Jomner Orozco Carreto y Carlos Ramírez.

El 11 de diciembre de 2020, Carreto y Ramírez afirman que detuvieron su automóvil en Irving Park Road para usar el sistema de navegación en uno de sus teléfonos.

Fue entonces cuando el oficial de policía de Chicago, Kevin Bunge, que estaba estacionado detrás de ellos, salió de su vehículo con su pistola, mostró su estrella de policía y disparó su arma varias veces, a pesar de que Carreto y Ramírez estaban desarmados y no representaban una amenaza.

Uno de los disparos alcanzó a Orozco en la mano y le causó lesiones significativas en dos dedos de la mano derecha, según la demanda. El vidrio del parabrisas le golpeó el rostro.

Para colmo, los dos hombres fueron detenidos, “falsamente detenidos, arrestados y encarcelados”.

La demanda acusaba al Departamento de Policía de Chicago de no “contratar, entrenar, supervisar, disciplinar, monitorear y controlar adecuadamente” a los oficiales de policía que cometen actos de fuerza excesiva” y de tolerar y promover un “código de silencio” entre sus oficiales.

La demanda señala que, la noche del incidente, Bunge había “terminado un turno de enseñanza del uso de la fuerza” en la academia de policía. Estaba sentado en su camioneta “escuchando un audiolibro sobre la Batalla de Faluya”.

The Latest
One of the wounded, a 32-year-old man, was driving down the street when he was struck by gunfire, police said.
The 34-year-old was crossing the street just before 8:30 p.m. in the 2900 block of West Columbus Avenue when she was struck by a black SUV.
“That’s where you build fandom, grow revenue, and that’s where all the players will benefit versus adding a roster spot here and there.”
Reflecting on one of the most iconic photos of his presidency, former President Obama said, “I think this picture embodied one of the hopes that I had when I first started running for office.”