Deciden no presentar cargos contra los oficiales de policía de Chicago que les dispararon a Adam Toledo y Anthony Alvarez

Ambas muertes provocaron indignación por el uso de la fuerza por parte de la policía.

SHARE Deciden no presentar cargos contra los oficiales de policía de Chicago que les dispararon a Adam Toledo y Anthony Alvarez
Image_from_iOS__2_.jpg

La Fiscal estatal del Condado de Cook, Kim Foxx, hizo el anuncio el martes.

Anthony Vázquez/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

La Fiscal estatal del Condado de Cook, Kim Foxx, dijo el martes que no presentará cargos penales contra los agentes de policía de Chicago por las muertes de Adam Toledo, de 13 años, y Anthony Alvarez, de 22 años, aunque tuvo duras palabras por las acciones de los líderes policiales.

Foxx hizo el anuncio casi un año después de que los agentes les dispararan y mataran a Toledo y Álvarez en incidentes separados en marzo pasado.

“Este es un anuncio sombrío. No hay ganadores en esta situación”, dijo Foxx en una conferencia de prensa en el edificio de administración del Condado de Cook en el centro.

Foxx dijo que aunque la investigación de su oficina y una revisión realizada por una agencia externa no encontraron evidencia para respaldar los cargos penales en ninguno de los incidentes, aún criticaba las acciones de los oficiales, particularmente en la persecución de Álvarez, que “crearon las condiciones” que llevaron a su muerte.

Ambas muertes provocaron indignación por el uso de la fuerza por parte de la policía, con llamados a una moratoria de las persecuciones a pie por parte de la policía. La muerte de Toledo también provocó protestas en la ciudad. El mes pasado, el Departamento de Policía de Chicago dio a conocer una política actualizada de persecución a pie diseñada para evitar tiroteos policiales similares.

merlin_97083630.jpg

Esta imagen de la cámara corporal de la policía en video publicada por la Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA, por sus siglas en inglés) el 15 de abril de 2021 muestra a Adam Toledo, de 13 años, después de que la policía le disparó en Chicago, Illinois, el 29 de marzo de 2021. | Archivos Sun-Times

El oficial Eric Stillman le disparó al niño de 13 años en el pecho después de perseguirlo por un callejón en La Villita el 29 de marzo, dijo Foxx en un relato detallado del tiroteo.

Cuando llegaron los oficiales para investigar una alerta de los detectores de Shotspotter, Toledo caminaba por el callejón con Rubén Román, de 22 años, y ambos corrieron, dijo Foxx.

“Mientras Adam corría, sus manos estaban cerca de su cintura”, dijo Foxx. “El oficial Stillman creía que Adam tenía un arma. Después de correr casi una cuadra completa en el callejón, el oficial Stillman vio un arma en la mano derecha de Adam y le gritó que la soltara”.

Adam comenzó a voltear hacia Stillman “con la mano izquierda levantada frente a su cuerpo y la mano derecha bajada a su costado” cerca de un poste de madera en el callejón, dijo Foxx.

“Casi simultáneamente”, dijo Foxx, Adam arrojó el arma y se volteó hacia el oficial con la mano derecha levantada “la cual ya no sostenía el arma de fuego” y Stillman disparó un solo tiro, dijo Foxx.

“El tiempo de estas acciones fue de 1 segundo”, dijo Foxx. “Para ser precisos, se estimó 838 milisegundos”.

Adam se cayó al suelo, y el oficial llamó a una ambulancia y realizó primeros auxilios, mostró el video.

Stillman dijo que solo disparó un tiro porque luego vio que la mano de Adam estaba vacía, dijo Foxx.

“Basándonos en los hechos, la evidencia y la ley, encontramos que no hay evidencia para demostrar que el oficial Stillman actuó con intención criminal”, dijo Foxx, aunque agregó que el oficial pudo haber violado la política de persecución de CPD.

La familia de Adam dijo en un comunicado que estaban “decepcionados” con la decisión de Foxx y que se comunicarían con la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos “para abordar esta horrible farsa”.

No parece que ninguno de los oficiales enfrente cargos federales.

La familia de Toledo también hizo una demanda civil de más de $50,000, según documentos judiciales presentados el martes.

“Continuaremos luchando por Adam y hemos presentado nuestra demanda civil en busca de daños monetarios contra el oficial Stillman y la Ciudad de Chicago, en nuestro esfuerzo por obtener justicia para Adam y la familia Toledo”, se lee en el comunicado.

La denuncia alega que Stillman encendió una luz estroboscópica montada en su arma contra Toledo mientras le decía que se detuviera y mostrara sus manos. Al hacerlo, el oficial “no emitió órdenes claras y directas que habrían apaciguado y desescalado la situación”, afirma la denuncia.

A pesar de que Stillman pidió asistencia médica por radio, no brindó primeros auxilios de inmediato, según la denuncia.

“En cambio, mientras Adam estaba en el suelo desangrándose en agonía, Stillman se arrodilló sobre él durante más de un minuto y antes de iniciar la CPR no aplicó un sello en el pecho para detener el flujo de sangre”, según la denuncia.

Tim Grace, un abogado que representa a Stillman, dijo no haber visto la demanda y no comentó.

Pero Grace, quien también representa al oficial Eric Solano, quien le disparó a Álvarez, dijo que está complacido de que los fiscales reconocieran “el trabajo difícil que tienen los oficiales de policía de Chicago” y que no es necesario disparar contra los policías para usar la fuerza letal.

Grace señaló que tanto Toledo como Álvarez estaban armados y que sus clientes “lamentablemente tuvieron que defenderse”. Grace insistió en que Toledo y Alvarez simplemente necesitaban “soltar las armas”.

La demanda de la familia Toledo también acusa a la Municipalidad de “fallar durante años en abordar las deficiencias en las políticas y capacitación de CPD sobre el uso de la fuerza y las persecuciones a pie”.

La familia dijo que continuarán “pidiendo paz en las calles de Chicago mientras buscan justicia a través del sistema judicial”.

La policía no hizo comentarios sobre las declaraciones críticas de Foxx o de las acusaciones de la demanda el martes.

Dos días después del tiroteo en Toledo, Solano le disparó a Álvarez durante una persecución a pie con oficiales en Portage Park.

Aunque Foxx dijo que no creía que hubiera evidencia para presentar cargos contra Solano, criticó extensamente las acciones de los oficiales y dijo que fue su “escalada de eventos lo que nos lleva a nuestra conclusión final”.

A Álvarez se le acercaron oficiales en una patrulla en una gasolinera en la cuadra 3500 al norte de Laramie Avenue, un día después de que los oficiales intentaron arrestarlo durante una parada de tráfico en la que huyó, dijo Foxx.

“El oficial Solano activó las luces de emergencia del escuadrón, momento en que Anthony Álvarez dejó caer la bolsa de comida que sostenía, así como la bebida que llevaba y huyó a pie”, dijo Foxx.

Solano condujo detrás de Álvarez “iluminándolo con sus focos mientras corría y sujetaba su cintura”.

Cuando Álvarez llegó a un callejón, los oficiales se salieron de su automóvil y lo persiguieron a pie, según Foxx.

“Cuando el Sr. Álvarez fue hacia el oeste hacia el patio delantero de una casa, se resbaló y se cayó al suelo”, dijo Foxx. Álvarez “tenía su teléfono celular en la mano izquierda y una pistola en la mano derecha mientras trataba de recuperar el equilibrio y se resbaló por segunda vez”.

Solano alcanzó a Álvarez mientras él usaba ambas manos para levantarse del suelo “y observó al señor Álvarez en cuclillas con una pistola en la mano derecha”, dijo Foxx. Solano creía que Álvarez lo “estaba esperando para emboscarlo, ya que él no vio que el señor Álvarez se resbaló y se cayó”, dijo.

Solano inmediatamente sacó su arma y le ordenó a Álvarez que la dejara caer, pero Álvarez siguió corriendo.

merlin_97329758.jpg

En esta imagen tomada del video de la cámara corporal de la policía de Chicago la madrugada del miércoles, 31 de marzo de 2021, un oficial de policía de Chicago sostiene su arma durante una persecución a pie de Anthony Alvarez en Chicago. Álvarez recibió un disparo mortal de la policía durante el incidente. | Archivos Sun-Times

Mientras corría, Alvarez volteó a mirar al oficial con el arma en la mano, lo que llevó a Solano a disparar cinco tiros. Álvarez recibió dos disparos, en la espalda y el muslo, y corrió hacia los escalones de la entrada de una casa, soltó el arma y cayó al suelo. El compañero de Solano llamó para dar su ubicación y su compañero comenzó a brindar ayuda, pero Álvarez fue declarado muerto después de ser llevado a un hospital.

Foxx dijo que su oficina consideró los cargos de asesinato en primer y segundo grado contra Solano, pero dijo que creía que no había evidencia para respaldar esos cargos, citando la ley estatal que permite a los oficiales usar la fuerza si creen razonablemente que están en peligro a la hora del tiroteo.

Sin embargo, Foxx dijo que creía que “los propios oficiales crearon las condiciones en las que se hizo necesario el uso de la fuerza letal”.

Foxx criticó la decisión de ambos oficiales de perseguir a Álvarez y señaló que el compañero de Solano había llamado a Álvarez por su nombre durante la persecución.

“Los oficiales estaban al tanto de la dirección de la casa del Sr. Álvarez y pudieron haber tratado de contactarlo ahí”, dijo Foxx.

Foxx dijo que era “innecesario que el oficial se detuviera y enfrentara” a Álvarez, quien “no estaba cometiendo ningún delito que fuera evidente para los oficiales en ese momento”.

Foxx señaló que la parada de tráfico de la noche anterior fue durante la pandemia y que Álvarez “no habría sido arrestado” por esos delitos.

Foxx dijo que Solano pareció no seguir las políticas del departamento durante la persecución, incluyendo no reducir la velocidad y mirar antes de dar la vuelta en las esquinas o esperar a su compañero.

“Estas violaciones de la política pueden haber empeorado las condiciones que llevaron a este encuentro mortal”, dijo Foxx.

Foxx dijo que había hablado recientemente con la familia de Álvarez y que su familia estaba “desconsolada”.

“No pensaron que el sistema judicial haría responsable al oficial”, dijo Foxx. “... Parecían resignados a la decisión que tomó mi oficina”.

Tania Dimitrova, abogada de la familia Álvarez, dijo en un comunicado que están “tristes y decepcionados” por la decisión de Foxx.

“Los miembros de la familia están comprometidos en sus esfuerzos por lograr justicia para Anthony, lo que incluye responsabilizar a los oficiales de policía de Chicago involucrados en el tiroteo por sus acciones”, dijo Dimitrova en un comunicado. “Esperamos que Kim Foxx y su oficina continúen su investigación sobre la conducta imprudente e inexcusable del oficial Evan Solano”.

Solano, quien ha sido despojado de sus poderes policiales, comenzó a trabajar como oficial de policía en período de prueba con el departamento en 2015, y desde su comienzo, la Oficina de Asuntos Internos de CPD y la Oficina de Policía Civil (COPA, por sus siglas en inglés) han iniciado casi una docena de investigaciones sobre sus acciones, según sus registros de personal obtenidos por el Sun-Times.

Solano también fue objeto de una investigación policial interna luego de que un video viral grabado en mayo pasado lo mostrara bajándose de un Ford Mustang rojo y confrontando a un hombre con su arma en Logan Square, un incidente que, según la familia Álvarez, debería ser examinado más de cerca.

COPA concluyó su investigación sobre el tiroteo de Álvarez a fines de enero y se anticipaba que el Superintendente de Policía, David Brown, tomara una decisión sobre el estado del oficial este mes. Aunque Foxx dijo que recibió reportes de COPA sobre el tiroteo de Toledo a mediados de diciembre, la investigación de la agencia de Stillman, quien permanece activo en el departamento, continúa.

Grace, la abogada de los oficiales, dijo que aunque ninguno de los dos hizo nada malo, los incidentes también fueron duros para los policías.

“Entiendo que la familia Toledo y la familia Álvarez están de luto por la pérdida de sus seres queridos”, dijo. “Y créanme, mis oficiales están pasando por un momento muy difícil al tener que aceptar el hecho de que tuvieron que matar a alguien en el trabajo”.

The Latest
He’s been living rent-free in a house owned by his children and now is planning to remarry.
The plans, updated since the property was rezoned in 2021, would bring more than 600 apartments, including affordable units, to the neighborhood.
Thinking ahead to your next few meals? Here are some main dishes and sides to try.
Those payments to Neiman Marcus, Nordstrom, Saks Fifth Avenue by the Flossmoor Democrat and former NFL player’s campaign fund might not be legal if the items purchased were for personal use.
The zoo will combine species in exhibits to help guests feel like they’re observing animals in the wild, President and CEO Michael Adkesson said.