La nieve acumulada en las orillas de las autopistas han causado accidentes fatales

Los accidentes de este tipo pueden ser horribles porque a menudo ocurren en rampas de carreteras elevadas, pasos elevados o puentes.

SHARE La nieve acumulada en las orillas de las autopistas han causado accidentes fatales
The scene after a “snow ramp” crash on the Stevenson Expressway last February in which two people were killed. A Hyundai Veloster rode up and over a pile of packed snow on the northbound Stevenson between Damen and Ashland avenues and (at bottom) broke in two. Two people were killed.

La escena después de un accidente de “rampa de nieve” en la autopista Stevenson en febrero pasado en el que murieron dos personas jóvenes. | Policía del Estado de Illinois

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Cuando su Jeep Grand Cherokee salió volando de una carretera elevada en el Illinois Veterans Memorial Tollway el invierno pasado, lo primero que pensó Kevin Ramos no fue en morir, sino en que podría matar a alguien cuando su vehículo utilitario deportivo chocara contra el suelo en la calle Lake en el Condado de DuPage.

“Recuerdo mi cara y mis manos en el volante, como esperando que no hubiera nadie allí”, dice Ramos, de 26 años, contratista de Glendale Heights.

Apenas había notado la nieve apilada contra el costado de la Interestatal 355 en dirección norte en la que se había deslizado. Ese peligro inesperado lo lanzó a él y a su camioneta al aire de la misma manera que una rampa ayuda a un esquiador a tomar vuelo.

A fin de cuentas, Ramos tuvo suerte. Sobrevivió la caída de 22 pies. No estaba gravemente herido. Y su aterrizaje no mató a nadie.

Otros no fueron tan afortunados ese mismo mes con nieve.

Al menos otros cuatro vehículos volaron de manera similar sobre los bancos de nieve y sobre las barreras protectoras en las autopistas de Chicago y Milwaukee durante un período de dos semanas en febrero pasado. Uno de los accidentes, en el Stevenson Expressway en el lado suroeste, mató a un hombre de 27 años y una mujer de 22 años.

Ninguna agencia gubernamental lleva la cuenta de estos raros pero aterradores accidentes.

Algunos años son peores que otros. Estos accidentes tienden a ocurrir en serie durante inviernos en los que cae mucha nieve y en los que la Municipalidad se la pasa limpiándola, según muestra una revisión del Sun-Times de reportes de accidentes, demandas, documentos gubernamentales y noticias.

A menudo, los choques que involucraban vehículos que salían volando de la orilla de una carretera elevada se consideraban “accidentes extraños”.

Aunque no son sucesos cotidianos, los expertos en seguridad vial dicen que también se pueden prevenir en gran medida.

Una acumulación de nieve empujada a la orilla de una autopista no es algo que la mayoría de los conductores considerarían un peligro. La mayoría de la gente piensa que las barreras de concreto a lo largo del costado de la carretera los detendrán si pierden el control, dice Lawrence M. Levine, un ingeniero del norte del estado de Nueva York que ha testificado como experto en nieve y hielo en numerosos casos judiciales.

Pero ese no es el caso, dice.

“Si apilas nieve contra [la barrera], literalmente anulas la seguridad”, dice Levine. “Pasas por encima”.

Ramos salió volando de la I-355 la mañana del 16 de febrero de 2021. Iba hacia el norte en el carril izquierdo. Había nevado, pero dice que la carretera, la cual el Departamento de Transporte de Illinois mantiene, parecía estar limpia y salada, con “media pulgada a una pulgada” de nieve. Dice que no iba rápido porque conducía con una llanta de refacción en camino a recoger una llanta nueva. Sus otras llantas eran todas llantas para la nieve.

Kevin Ramos, of Glendale Heights, was driving on Interstate 355 on Feb. 16, 2021, when his Jeep Grand Cherokee slid across three lanes of traffic and struck a snow-packed concrete barrier that sent him off the bridge and onto busy Lake Street more than 20 feet below.

Kevin Ramos, de Glendale Heights, conducía por la carretera interestatal 355 el 16 de febrero de 2021, cuando su Jeep Grand Cherokee se deslizó por tres carriles de tráfico y golpeó una barrera de concreto cubierta de nieve que lo envió volando del puente.

Brian Ernst/Sun-Times

Justo al sur de Lake Street, Ramos dice que golpeó una zona helada oculta por la nieve. Su Jeep perdió el control y se salieron del carril.

El vehículo giró a la derecha por tres carriles, patinando hacia la barrera de concreto de 34½ pulgadas de alto que se supone debe evitar que los vehículos se salgan de la orilla.

Pero la nieve amontonada contra la barrera, actuó como una rampa que, según Ramos, llegaba casi hasta arriba de la barrera. El SUV se volcó.

“En el momento en que mi automóvil se volcó, sucedió en cámara tan lenta que no podía creer que se iba a volcar”, dice.

Fue una caída de 22 pies.

El lado trasero del pasajero de su Jeep golpeó el suelo primero, justo en Lake Street. Luego, la parte de en frente, de alguna manera aterrizando sobre las llantas a solo unos pies de los conductores que se aproximaban y que frenaron de inmediato. Milagrosamente, no lo chocaron. Y no chocó con ningún otro auto.

Ramos sufrió de dos costillas rotas y pasó una noche en un hospital.

Dice que la experiencia reafirmó su fe en Dios: “Es una bendición, de verdad”.

Los accidentes de este tipo pueden ser horribles porque a menudo ocurren en rampas de carreteras elevadas, pasos elevados o puentes: tramos expuestos de carretera que se congelan más rápido que otro pavimento.

Los sobrevivientes dicen que nunca sintieron el peligro porque el pavimento parecía limpio, no estaba cayendo nieve y asumieron que la barrera podría herirlos pero los mantendría en la carretera.

El 12 de febrero de 2021, cuatro días antes de que Kevin Ramos se saliera de la I-355, dos personas murieron en un accidente a lo largo de la autopista Stevenson en el que la nieve acumulada fue un factor.

Un Hyundai Veloster 2013 que transportaba a dos hombres y dos mujeres, todos alrededor de 20 años, se dirigía hacia el norte entre las avenidas Damen y Ashland alrededor de las 4 a.m.

El automóvil fue lanzado por el lado derecho de la carretera, chocando contra los cables eléctricos y un poste de luz antes de caer 43 pies a un área cubierta de hierba por la calle Robinson, donde se partió en dos.

El conductor, Bulmaro Gómez, de 27 años, que fue descrito en una página de GoFundMe para su funeral como “extremadamente amable” y “siempre feliz”, y la pasajera en el asiento delantero, Griselda Zavala, de 22 años, murieron del impacto. Dos amigos que viajaban en el asiento trasero sobrevivieron.

Una prueba de toxicología encontró que el nivel de alcohol en la sangre del conductor era más del doble del estándar en el que se supone que se conduce ebrio en Illinois. Y había estado conduciendo a “alta velocidad”, según un reporte de reconstrucción del accidente de la Policía Estatal de Illinois. Pero el reporte también decía: “El Hyundai continuó avanzando sobre el muro debido a la acumulación de nieve en el arcén derecho”.

Un reporte de la condición de la ruta de IDOT presentado el día después del accidente señaló que los carriles de circulación y los arcenes cerca de Damen necesitaban mejor atención.

El 31 de enero, la familia de Zavala presentó una demanda en la Corte de Reclamos de Illinois, el lugar para presentar reclamos contra las agencias estatales, acusando a IDOT de no haber eliminado un peligro conocido o, al menos, de haberle advertido a los conductores sobre el peligro. La familia busca $2.2 millones en daños, el máximo permitido.

Según la ley de Illinois, se utiliza un estándar de “culpa comparativa” para decidir tales casos. Incluso si un conductor estaba bajo la influencia, la corte también debe considerar otros factores, incluso si una agencia gubernamental ignoró los peligros conocidos.

El accidente fatal en febrero pasado no fue la primera vez que un vehículo se saltó un banco de nieve en Stevenson y salió volando.

Durante el épico invierno de 1978-79, nueve vehículos salieron volando de la autopista de la Interestatal 55, y al menos una persona murió, según una decisión de la Corte de Reclamaciones de Illinois en 1990, a favor de un automóvil lleno de personas. Habían caído 60 pies de la carretera, también entre las avenidas Damen y Ashland, donde había barreras más cortas en ese entonces, y sobrevivieron a pesar de las lesiones graves.

Ese vehículo fue el noveno en atravesar la barrera en unas pocas semanas, señaló la decisión.

El juez escribió que el estado “tiene el deber de mantener las carreteras razonablemente seguras” y al menos le podría haber advertido a los conductores sobre el peligro, un peligro creado por la limpieza de nieve del estado.

“La remoción de nieve al final resultó en una condición de rampa de hielo extremadamente peligrosa”, escribió el juez.

“Aquí estamos, décadas después”, dice Larry Rogers Jr., el abogado de la familia Zavala. “Han sabido del problema durante décadas. Y no están haciendo nada para solucionarlo”.

Pero con más de 200 millas de autopistas para mantener en Chicago y los suburbios, la agencia tiene discreción sobre cómo abordar la nieve que se acumula contra las barreras. Los funcionarios estatales dicen que priorizan la limpieza de los carriles de tráfico.

En áreas urbanas como Chicago, puede haber poco espacio para poner la nieve, dice IDOT.

A principios de este mes, la familia y los amigos de Zavala pasaron el aniversario del accidente recordando a Griselda, una joven “cariñosa, generosa y servicial” que ansiaba comenzar la escuela de cosmetología el año pasado en marzo.

Griselda Zavala.

Griselda Zavala | Cortesía

Fueron al Cementerio Resurrección, donde está enterrada, para soltar globos con mensajes de cuánto la extrañan.

Iliana Zavala dice que se entristeció especialmente al enterarse de los dos accidentes similares en el área de Chicago justo después del de su hermana.

“Es decepcionante, da miedo, es frustrante”, dice ella. “Porque nos pasó a nosotros, y les pasó a ellos. Podría pasarle a cualquier otra persona”.

Kevin Ramos, sobreviviente del accidente, dice que nunca se dio cuenta del peligro que representan los montones de nieve al costado de una autopista limpia.

“He conducido mucho a Indiana y Wisconsin cuando está nevando”, dice. “He pasado por tormentas de nieve. Si hubieras visto lo que yo vi, no hubieras pensado que había alguna forma de que hubiera causado ese accidente”.

Plowed snow against a barrier on the Stevenson Expressway earlier this month near the site of the fatal crash that killed Griselda Zavala, 22, and Bulmaro Gomez, 27, on Feb. 12, 2021.

Nieve acumulada contra una barrera en Stevenson Expressway a principios de este mes cerca del lugar del fatal accidente que mató a Griselda Zavala, de 22 años, y Bulmaro Gómez, de 27, el 12 de febrero de 2021.

Brian Ernst/Sun-Times

The Latest
The Tokyo Series could feature 2024 All-Stars Shohei Ohtani and Shota Imanaga.
The Cubs went into the break on a high note, but can they carry that momentum to the trade deadline?
The season opener will be March 27 at home against the Angels.
The Sox’ No. 23-ranked prospect is batting .324 between Double-A and Triple-A.