19 niños y 2 adultos muertos en tiroteo masivo en escuela primaria de Texas

Un hombre de 18 años de la localidad abrió fuego en la Escuela Primaria Robb de Uvalde, a unas 85 millas al oeste de San Antonio.

SHARE 19 niños y 2 adultos muertos en tiroteo masivo en escuela primaria de Texas
A woman wearing a black shirt holds hands with another person and prays during a vigil for the victims of a mass shooting at Robb Elementary School in Uvalde, Texas.

Kladys Castellón reza durante una vigilia por las víctimas de un tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, el martes 24 de mayo de 2022.

Billy Calzada/The San Antonio Express-News via AP

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

UVALDE, Texas — Un pistolero de 18 años mató a 19 niños mientras iba de salón a salón en una escuela primaria de Texas en un ataque que también dejó dos adultos muertos, dijeron las autoridades, sumándose a una espantosa serie de asesinatos en masa en el país en iglesias, escuelas y tiendas.

El atacante fue abatido por un agente de la Patrulla Fronteriza que se apresuró a entrar a la escuela sin esperar refuerzos, según un funcionario de las fuerzas del orden.

El asalto del martes en la escuela primaria Robb, en la localidad de Uvalde, de población mayoritariamente latina, fue el tiroteo más mortífero en una escuela de Estados Unidos desde que un hombre armado mató a 20 niños y seis adultos en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), en diciembre de 2012.

Horas después del ataque, las familias seguían esperando noticias sobre sus hijos. En el centro cívico del poblado, donde algunos se reunieron, el silencio fue interrumpido repetidamente por gritos y lamentos. “¡No! ¡Por favor, no!”, gritaba un hombre mientras abrazaba a otro.

“Mi corazón está roto hoy”, dijo Hal Harrell, el superintendente del distrito escolar. “Somos una comunidad pequeña y vamos a necesitar sus oraciones para superar esto”.

El gobernador Greg Abbott dijo que uno de los dos adultos que murieron era un maestro.

Adolfo Cruz, un reparador de aire acondicionado de 69 años, seguía afuera de la escuela cuando salió el sol, buscando noticias de su bisnieta de 10 años, Eliajha Cruz Torres.

Se dirigió al lugar de los hechos tras recibir una aterradora llamada de su hija poco después de los primeros reportajes del tiroteo. Dijo que otros familiares estaban en el hospital y en el centro cívico.

La espera, dijo, fue el momento más difícil de su vida.

“Espero que esté viva”, dijo Cruz.

El ataque fue el momento sombrío más reciente para un país marcado por una serie de masacres, y se produjo sólo 10 días después de un ataque mortal y racista en un supermercado de Buffalo, Nueva York. Y el potencial para una reforma nacional a las regulaciones sobre las armas parecía tan escaso, más ahora que nunca, que tras las muertes de Sandy Hook.

Pero el presidente Joe Biden parecía dispuesto a luchar, pidiendo nuevas restricciones a las armas en un discurso a la nación horas después del ataque.

“Como nación tenemos que preguntarnos, ¿cuándo, en nombre de Dios, vamos a enfrentarnos al cabildeo de las armas? ¿Cuándo, en nombre de Dios, vamos a hacer lo que hay que hacer?” preguntó Biden. “¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esta matanza?”

No estaba inmediatamente claro cuántas personas en total resultaron heridas, pero el jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo, dijo que había “varios heridos”.

Se podía ver a los miembros del personal en bata y a los devastados familiares de las víctimas llorando a la salida del Uvalde Memorial Hospital, a donde llevaron 13 niños. Otro hospital informó de que una mujer de 66 años estaba en estado crítico.

Las autoridades no revelaron inmediatamente el motivo, pero identificaron al agresor como Salvador Ramos, residente de la comunidad, a unas 85 millas al oeste de San Antonio. Las fuerzas del orden dijeron que actuó solo.

Uvalde, con unos 16,000 habitantes, está a unas 75 millas de la frontera con México. La escuela primaria Robb, que cuenta con casi 600 alumnos de segundo, tercero y cuarto grado, está en un barrio mayoritariamente residencial de casas modestas.

El ataque se produjo cuando la escuela estaba contando los últimos días del año escolar con una serie de días temáticos. El martes iba a ser “Footloose and Fancy”, en el que los alumnos llevarían bonitos atuendos.

Ramos había insinuado en las redes sociales que podría producirse un ataque, según el senador estatal Roland Gutiérrez, quien dijo haber sido informado por la policía estatal. Señaló que el pistolero “sugirió a los niños que tuvieran cuidado” y que había comprado dos “armas de asalto” después de cumplir 18 años.

Antes de dirigirse a la escuela, Ramos le disparó a su abuela, dijo Gutiérrez.

Otros funcionarios dijeron que la abuela sobrevivió y estaba siendo atendida, aunque se desconocía su estado.

Los investigadores creen que Ramos publicó fotos en Instagram de dos armas que utilizó en el tiroteo, y estaban examinando si hizo declaraciones en línea en las horas previas al asalto, dijo un funcionario de la ley.

Los agentes de la ley estaban cumpliendo múltiples órdenes de registro el martes por la noche y reuniendo registros telefónicos y de otro tipo, dijo el funcionario. Los investigadores también estaban intentando ponerse en contacto con los familiares de Ramos y estaban rastreando las armas de fuego.

El funcionario no pudo discutir los detalles de la investigación públicamente y habló con el Associated Press bajo condición de anonimato.

El ataque comenzó alrededor de las 11:30 a.m., cuando el pistolero estrelló su coche en frente de la escuela y corrió hacia el edificio, según Travis Considine, un portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas. Un residente que escuchó el choque llamó al 911, y dos agentes de la policía local intercambiaron disparos con el tirador.

Ambos agentes resultaron heridos de bala. No estaba inmediatamente claro en qué parte del campus se produjo el enfrentamiento ni cuánto tiempo transcurrió antes de que llegaran más autoridades al lugar.

Un agente de la Patrulla Fronteriza que estaba trabajando cerca cuando comenzó el tiroteo fue a la escuela sin esperar refuerzos y disparó y mató al pistolero, quien estaba detrás de una barricada, según un funcionario de las fuerzas del orden que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar de ello.

El agente resultó herido pero pudo salir caminando de la escuela, dijo el funcionario de las fuerzas del orden.

Mientras tanto, equipos de agentes de la Patrulla Fronteriza acudieron a la escuela, incluidos entre 10 y 15 miembros de una unidad táctica y antiterrorista tipo SWAT, dijo Jason Owens, un alto funcionario regional de la Patrulla Fronteriza.

Dijo que algunos agentes de la zona tienen hijos en la escuela primaria Robb.

“Nos ha tocado a todos”, dijo.

Las condolencias llegaron de líderes de todo el mundo. El Papa Francisco suplicó que era hora de decir “‘basta’ al comercio indiscriminado de armas”. El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, que está en guerra con Rusia tras la invasión de Moscú, dijo que su nación también conoce “el dolor de perder vidas jóvenes inocentes.”

En 2018, un hombre armado disparó fatalmente a 10 personas en la escuela secundaria Santa Fe en el área de Houston. Un año antes, un hombre armado en una iglesia de Texas mató a más de dos docenas de personas durante un servicio dominical en la pequeña ciudad de Sutherland Springs. En 2019, otro hombre armado en un Walmart de El Paso mató a 23 personas en un ataque racista dirigido a los latinos.

El tiroteo se produjo días antes de que comenzara la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) en Houston. Abbott y los dos senadores estadounidenses de Texas estaban entre los funcionarios republicanos electos que eran los oradores programados en un foro de liderazgo el viernes patrocinado por la sección de cabildeo de la NRA.

En los años transcurridos desde Sandy Hook, el debate sobre el control de armas en el Congreso ha sufrido altibajos. Los esfuerzos de los legisladores por cambiar las políticas de armas de EE.UU. de forma significativa se han enfrentado constantemente a los bloqueos de los republicanos y a la influencia de grupos externos como la NRA.

Un año después de Sandy Hook, el senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, se mostró partidario de cambiar la política de armas. Joe Manchin, demócrata de Virginia Occidental, y Patrick J. Toomey, republicano de Pensilvania, negociaron una propuesta bipartidista para ampliar el sistema de verificación de antecedentes del país. Pero la medida fracasó en la votación del Senado, sin el apoyo suficiente para superar el obstáculo de los 60 votos del filibustero.

El año pasado, la Cámara de Representantes aprobó dos proyectos de ley para ampliar la comprobación de antecedentes en la compra de armas de fuego. Uno de los proyectos de ley habría cerrado una brecha en las ventas privadas y en línea. El otro habría ampliado el periodo de revisión de los antecedentes. Ambas languidecieron en el Senado, donde los demócratas necesitan al menos 10 votos republicanos para superar las objeciones de un filibustero.

Eugene García y Darío López-Mills en Uvalde; Jake Bleiberg en Dallas, Ben Fox, Michael Balsamo y Eric Tucker en Washington; Paul J. Weber en Austin; Juan Lozano en Houston; Gene Johnson en Seattle; y Rhonda Shafner en Nueva York contribuyeron a este informe.

The Latest
The fatal shooting occurred in McKinley Park on the Southwest Side.
The man, 39, was standing on a sidewalk in the 2000 block of West 36th Street about 10:30 p.m. when someone approached on a bike and opened fire, striking him in the chest, police said.
With 96% of precincts counted statewide, Bailey had 57.4% of the vote compared to 15.7% for downstate venture capitalist Jesse Sullivan and 15% for third-place candidate Aurora Mayor Richard Irvin.
Despite a money disadvantage, the man who helped undo Gov. Pritzker’s COVID mask mandate will be the Republican nominee to face Kwame Raoul.