Columna: La violencia armada aumenta cuando aumenta el acceso a las armas

La violencia se reducirá cuando afrontemos sus causas y reduzcamos la disponibilidad de sus instrumentos.

SHARE Columna: La violencia armada aumenta cuando aumenta el acceso a las armas
Firearms on display at Marengo Guns in Marengo, Ill., Jan. 29, 2021.

Armas de fuego expuestas en una armería de Illinois el 29 de enero de 2021.

Brian Rich/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

La violencia está aumentando en todo el país. Los índices de asesinatos han aumentado drásticamente durante la pandemia. La mayoría de la gente asocia la violencia con armas de fuego y el aumento de homicidios con las zonas urbanas que son desproporcionadamente afroamericanas o latinas. Pero la violencia no está codificada por colores. Si así fuera, la guerra entre Rusia y Ucrania sería calificada como violencia blanca.

Los republicanos han hecho del aumento en las tasas de homicidio una de sus líneas de ataque contra los demócratas, a quienes consideran suaves con la delincuencia. También afirman que los demócratas están desfinanciando a la policía. Pero ninguna ciudad ha desfinanciado a su policía. De hecho, los presupuestos policiales han aumentado en todo el país.

Irónicamente, las tasas de homicidio más altas se dan en los estados que votaron por Donald Trump, no en los que votaron por Joe Biden. Ocho de los 10 estados con las tasas de homicidio más altas votaron por Trump. Las tasas de homicidio fueron un 40% más altas en los 25 estados que votaron por Trump que los que votaron por Biden. Mississippi tiene, por mucho, la mayor tasa de asesinatos del país, seguido de Luisiana. La tasa de asesinatos de Misisipi es un asombroso 400% más alta que la de Nueva York y un 250% más alta que la de California. San Francisco, el estado de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tiene la mitad de la tasa de asesinatos que el Bakersfield del líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

La violencia armada aumenta a medida que aumenta el acceso fácil a las armas. Muchos alcaldes y ayuntamientos de grandes ciudades tratan de imponer severas restricciones a las armas: prohibir las armas de asalto, limitar las armas cortas, prohibir el porte abierto, exigir pruebas, licencias y registros. Lamentablemente, en muchos estados, el lobby de las armas ha reclutado a los republicanos a nivel estatal para que se adelanten o bloqueen los esfuerzos para controlar las armas a nivel local.

Ahora los líderes republicanos parecen empeñados en una competencia al reves, sobre quién puede satisfacer más al lobby de las armas, quién puede ser el más macho, el más extremo, el más Trumpista. El lobby de las armas está presionando para que se aprueben leyes que permitan llevar un arma abierta sin permiso. Veinticinco estados ya tienen estas leyes.

En Texas, las leyes permiten la portación abierta sin permiso, sin período de espera, sin límite de cargador, sin verificación universal de antecedentes. Estas armas no son para los cazadores. Más del 35% de los residentes de Texas poseen un arma; sólo el 3.9% tiene una licencia de caza pagada. En Florida, que ha sido testigo de algunos de los peores asesinatos en masa de años recientes, el gobernador Ron DeSantis, ansioso por convertirse en el sucesor de Trump, ha prometido ofrecer lo mismo al lobby de las armas. Porte abierto en los estadios de fútbol, en los bares, en las escuelas, en los campus universitarios: ¿qué podría salir mal?

La violencia no tiene una clave de colores. Es un espíritu, un demonio. Durante la pandemia, cada vez más personas se sienten temerosas y frustradas. La ira se congela, el resentimiento se acumula. Cuando las armas son fáciles de conseguir y están al alcance de la mano, con demasiada frecuencia esa ira puede expresarse con violencia.

En estos días, a medida que nuestra política se vuelve más partidista, a medida que la retórica política se vuelve más abusiva, la violencia política aumenta. Tras el estallido del COVID-19, la violencia contra los asiático-americanos se disparó, como si fueran de alguna manera responsables. La violencia contra los inmigrantes aumentó a medida que se intensificaba la retórica despiadada sobre ellos. La violencia dirigida contra los judíos y las sinagogas, los musulmanes y las mezquitas también va en aumento.

Necesitamos planes prácticos e iniciativas audaces para el desarmamiento, tanto en casa como en el extranjero. En las ciudades, necesitamos nuevos esfuerzos para reunir a todas las partes interesadas—funcionarios, líderes comunitarios, clérigos de todas las religiones, líderes de las pandillas, policía—para debatir formas de reducir el nivel de violencia y deshacerse de las armas. Una competencia entre los delincuentes y la policía no es una respuesta sensata, especialmente en una época en la que las armas de asalto ya no están prohibidas.

Las posturas políticas no reducirán el nivel de violencia. Hacer que las armas estén cada vez más disponibles con menos restricciones no ha ayudado. Incluso las mejores fuerzas policiales tienen dificultades para resolver los asesinatos, y mucho más para prevenirlos. La violencia se reducirá cuando abordemos sus causas y reduzcamos la disponibilidad de sus instrumentos. Tal vez los asesinatos disminuyan cuando superemos la pandemia. Sin embargo, hasta que nos unamos, esta sociedad seguirá siendo una de las más violentas del mundo.

Siga a Jesse Jackson en Twitter @RevJJackson

Envíe cartas a letters@suntimes.com

The Latest
Jeffrey Montes De Oca, 31, was arrested Wednesday by the Great Lakes Regional Fugitive Task Force in Orland Park, according to police.
With most babies, neonatal jaundice will go away on its own. It’s just a matter of waiting for the infant’s liver to catch up to the amount of bilirubin that needs to be removed.
At the core of the dance company is the belief that “dance is for everyone.”
Bee pollen commonly is consumed for nutrition and traditionally has been used in Chinese medicine and taken for various ailments.
Richard Banks, 22, and Christian Anderson, 16, both of Chicago, are charged with first-degree murder in the May 14 shooting death of Jeremiah Ellis.