R. Kelly es condenado a 30 años de prisión en Nueva York por tráfico sexual

Kelly también está a pocas semanas de otro juicio por cargos que podrían implicar penas aún más severas. El juicio de Kelly por pornografía infantil y obstrucción a la justicia en el tribunal federal de Chicago está programado para comenzar el 15 de agosto.

SHARE R. Kelly es condenado a 30 años de prisión en Nueva York por tráfico sexual
R. Kelly appears during a hearing at the Leighton Criminal Courthouse in Chicago, Sept. 17, 2019. R&B legend R. Kelly is entering another phase of his well-publicized downward spiral with a sentencing in a New York City courtroom Wednesday, June 29, 2022, that could put him behind bars for a quarter century or more.

R. Kelly fue condenado el miércoles en un tribunal federal en Nueva York.

Antonio Perez/Chicago Tribune pool

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

NUEVA YORK — La superestrella de R&B, R. Kelly, fue condenado el miércoles a 30 años de prisión por utilizar su fama para abusar sexualmente a sus jóvenes fanáticas, algunas de las cuales eran sólo niñas, en un plan sistemático que se prolongó durante décadas.

Entre lágrimas y rabia, varias de las acusadoras de Kelly les dijeron al tribunal, y al propio cantante, que él las había engañado y se había aprovechado de ellas.

“Me hiiciste hacer cosas que me rompieron el espíritu. Literalmente deseé morir por Io que me hiciste sentir”, dijo una sobreviviente no identificada, dirigiéndose directamente a Kelly, quien mantenía las manos cruzadas y los ojos bajos.

“¿Te acuerdas de eso?” preguntó ella.

Kelly, de 55 años, no hizo ninguna declaración y no mostró ninguna reacción al escuchar su condena, que también incluía una multa de $100,000. Ha negado haber actuado mal y tiene planeado apelar su condena.

Sin embargo, Kelly también está a pocas semanas de otro juicio por cargos que podrían conllevar penas aún mayores. El juicio de Kelly por pornografía infantil y obstrucción a la justicia en el tribunal federal de Chicago está programado para comenzar el 15 de agosto.

Los federales dicen que Kelly intimidó a los fiscales del Condado de Cook en un caso anterior que fue a juicio en 2008 y que terminó con la absolución de Kelly.

El año pasado, el compositor, ganador de varios premios Grammy y ganador de varios discos de platino, fue declarado culpable de asociación ilícita y tráfico sexual en un juicio que dio voz a las acusadoras que anteriormente se habían preguntado si sus historias eran ignoradas por ser mujeres negras.

Las víctimas “han buscado ser escuchadas y reconocidas”, dijo otra de sus acusadoras en su sentencia. “Ya no somos las personas explotadas que éramos antes”.

Una tercera mujer, que sollozaba mientras hablaba, dijo que la condena de Kelly renovó su confianza en el sistema legal.

“Una vez perdí la esperanza”, dijo, dirigiéndose al tribunal y a los fiscales, “pero ustedes me devolvieron la fé”.

La mujer dijo que Kelly la victimizó después de ir a un concierto cuando tenía 17 años.

“Tenía miedo, era inocente y no sabía cómo afrontar la situación”, dijo, por lo que no habló en ese momento.

“El silencio”, dijo, “es un lugar muy solitario”.

El abogado de Kelly, Jennifer Bonjean, dijo que estaba “devastado” por la sentencia y entristecido por lo que había escuchado.

“Él es un ser humano. Siente lo que otras personas están sintiendo. Pero eso no significa que pueda aceptar la responsabilidad de la forma en que el gobierno y otras personas quieren que lo haga. Porque no está de acuerdo con las caracterizaciones que se han hecho de él”, dijo.

Steven Greenberg, un abogado con sede en Chicago que en su día representó a Kelly en un tribunal federal y que sigue siendo su abogado en otro caso en el Condado de Cook, calificó de “escandalosa” la sentencia de 30 años de prisión de Kelly.

“Creo que toda la acusación de Nueva York fue un abuso, y si alguien mira los hechos reales verá que el gobierno tomó un montón de actos consensuales con adultos y lo convirtió en un caso RICO”, dijo Greenberg. “Eso es una perversión de la ley”.

La sentencia culmina una caída lenta para Kelly, que en una ocasión cantó en las plataformas de tren de Chicago a cambio de limosna y es más conocido por su éxito de 1996 “I Believe I Can Fly”.

Fue adorado por legiones de fanáticos y vendió millones de álbumes incluso después de que comenzaran a circular públicamente las acusaciones sobre sus abusos a niñas en la década de 1990.

La indignación generalizada por la mala conducta sexual de Kelly no surgió hasta el ajuste de cuentas #MeToo, alcanzando un crecimiento tras el lanzamiento del documental “Surviving R. Kelly”.

“Espero que esta sentencia sirva como testimonio propio de que no importa lo poderoso, rico o famoso que sea tu abusador o lo pequeño que te haga sentir: la justicia solo escucha la verdad”, dijo el miércoles el fiscal federal de Brooklyn, Breon Peace.

Un jurado del tribunal federal de Brooklyn condenó al cantante, nacido Robert Sylvester Kelly, después de escuchar que utilizaba su séquito de managers y ayudantes para conocer a las chicas y mantenerlas obedientes, una operación que, según los fiscales, equivalía a una empresa criminal.

Varias acusadoras testificaron que Kelly las sometía a caprichos perversos y sádicos cuando eran menores de edad.

Las acusadoras alegaron que se les ordenaba firmar documentos de no divulgación y que eran sometidas a amenazas y castigos, como violentos azotes, si rompían lo que una de ellas denominaba “las reglas de Rob”.

Según los testimonios, Kelly contagió a varias acusadoras de herpes sin revelar que tenía una enfermedad de transmisión sexual, coaccionó a un adolescente para que se uniera a él para mantener relaciones sexuales con una chica desnuda que salió de debajo de un ring de boxeo en su garaje, y grabó un vídeo vergonzoso en el que se veía a una víctima untándose la cara con heces humanos como castigo por romper sus reglas.

“Los horrores que sus víctimas soportaron”, dijo la jueza de distrito Ann Donnelly al sentenciarlo. “Ningún precio era demasiado alto para compensar su felicidad”.

Contribuyendo: Jon Seidel

The Latest
With the two formerly restricted free agents locked up, the Hawks have completed their offseason to-do list, barring any surprise trades.
Pro basketball players came to dine at his restaurant, including Joakim Noah, whose father is French tennis legend Yannick Noah, plus Tony Parker Sr., who played professionally in Europe, and his son Tony Parker Jr., who grew up in France.
Two-part ‘Untold’ film reveals pain still felt by the former Notre Dame linebacker as well as the remorse of the catfisher who duped him.
What the Kansas vote against abortion restrictions mainly signified to me was bedrock Americanism: essentially, “You’re not the boss of me, and it’s none of your damn business.”
The Chicago publisher became one of the most prominent voices in the city as his magazines celebrating the Black community, Ebony and Jet, reached untold heights. Here’s how he did it.