Jugador de los Cubs, Willson Contreras, se despide del estadio Wrigley

“Me iré con la frente en alto”, dijo, “porque hice todo lo que pude para mejorar este equipo”.

SHARE Jugador de los Cubs, Willson Contreras, se despide del estadio Wrigley
Willson Contreras leaves the field after what likely was his final game at Wrigley Field as a Cub.

Willson Contreras atrapó las bolas de los pitches más grandes en Wrigley en generaciones.

Nuccio DiNuzzo/Getty Images

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Es casi libre. Libre de dejar de preguntarse si los Cubs lo querían o no. Libre de seguir con su carrera beisbolera. Libre de volver a ganar.

“Estoy bastante feliz de ayudar a otro equipo a llegar a la Serie Mundial”, dijo Willson Contreras después de una victoria de 4-2 el martes contra los Piratas en lo que se suponía sería su último partido en casa con los Cachorros.

¿Contento? Claro, incluso cuando la idea de ser intercambiado antes de la fecha límite de la MLB el martes lo entristece mucho, e incluso siendo muy difícil decir adiós al Wrigley Field, donde pasó la totalidad de una demasiada-breve estancia en casa de dos juegos.

Hay vida después del Wrigley, como lo ha realizado un jugador tras otro del equipo de la Serie Mundial 2016, y puede ser bastante bueno. Para Contreras, de 30 años, quien es fácilmente uno de los mejores bateadores en el mercado de canjes, es un respaldo talentoso y respetado, está en su mejor momento y tiene la oportunidad de obtener un acuerdo de nueve cifras como agente libre, podría ser bastante maravilloso.

¿Los Cachorros no lo quieren? Solo en el mundo fantástico donde arriba significa abajo, lo bueno es malo y lo rico es pobre, comienza eso a tener sentido.

“Me iré con la frente en alto”, dijo, “porque hice todo lo que pude para mejorar este equipo”.

Seis años después, su amor por los Cachorros, y por Wrigley, y su entusiasmo por el juego nunca han sido puestos en duda. Tampoco su conexión con los fanáticos, quienes lo recibieron el martes de pie antes de su primer turno al bate. Contreras se quitó el casco antes de conectar un sencillo al jardín central en el primer lanzamiento de Bryse Wilson. Más tarde anotó con un doble de Ian Happ, otro Cachorro que podría estar fuera en cualquier momento.

“Fue increíble”, dijo. “Traté de disfrutarlo lo más que pude”.

Comenzó aquí para Contreras contra los Piratas y terminó aquí contra los Piratas, tal vez no tan poético como hubiera sido un jonrón en su último turno al bate de Wrigley con el uniforme, pero rara vez algo es tan perfecto.

Después del out final, los compañeros de equipo le dieron apretón de manos y le abrazos largos. Jason Heyward le dio un abrazo que vale más que mil palabras. David Ross lo levantó del suelo como diciendo: “¿Crees que eres mejor receptor que yo? Tienes toda la razón, amigo mío”. De vuelta en el dugout, Contreras abrazó a Happ por última vez antes de disolverse en lágrimas de una vez por todas y bajar los escalones hacia la casa club.

“Me demostraron cuánto me aman”, dijo.

Contreras atrapó las bolas de los pitches más grandes en Wrigley en generaciones. Y estuvo detrás del plato, como alero de Hendricks, en los dos juegos más grandes de los Cachorros en la historia moderna, el Juego 6 contra los Dodgers y el Juego 7 de la Serie Mundial en Cleveland. Todo lo que ha hecho desde esa postemporada mágica es convertirse en un mejor jugador en todos los ámbitos.

Contreras no se puso el guante para su último partido en casa en Wrigley. En cambio, fue el bateador designado.

Está casi libre.

The Latest
Triston McKenzie strikes out 14, Guardians score 4 in seventh in 5-2 win
The shooting happened about 6 p.m. in the 3300 block of West Flournoy Street.
In Game 1 of the best-of-three first-round series, Dolson hurt the Sky the way she used to help them win. She finished with 13 points and went 3-for-4 from behind the arc.
The Sky are the No. 2 seed and have the deepest roster in the league. They shouldn’t be in this situation, given the sacrifices and upgrades they made last offseason. Yet here they are, a game away from it all ending.
Danny Golden was released a month after the Beverly shooting that left him paralyzed. He was greeted by cheers from dozens of supporters and loved ones.