La policía consideraba ‘una amenaza’ a hombre que mató a esposa e hija, pero no confiscaron su arma

El caso plantea preguntas sobre por qué José Álvarez todavía tenía el arma en su posesión el 3 de julio cuando supuestamente mató a su esposa Karina González.

SHARE La policía consideraba ‘una amenaza’ a hombre que mató a esposa e hija, pero no confiscaron su arma
Picture1.jpg

Karina González, Daniela Álvarez y Jesus Emmanuel Álvarez.

GoFundMe

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

José Álvarez estaba enojado y sudando, con un arma al alcance, mientras hablaba con los oficiales de la Policía de Chicago que habían sido llamados al vecindario de La Villita a causa de un disturbio a fines del mes pasado.

Los oficiales tomaron posiciones defensivas mientras hablaban con Álvarez a través de una ventana abierta, según un reporte policial. Finalmente se fueron cuando él se negó a acercarse a la puerta y apagó las luces.

Diez días después, las autoridades dicen que Álvarez usó el arma para matar a su esposa y a su hija de 15 años e hirió a su hijo de 18 años, quien corrió a la casa de un vecino en busca de ayuda.

No está claro por qué los oficiales optaron por no confiscar el arma si presentaron más tarde un reporte sobre Álvarez como una “amenaza clara y presente”, según los registros.

El departamento de policía no hizo comentarios de inmediato.

El caso plantea otras preguntas sobre por qué Álvarez todavía tenía el arma en su posesión el 3 de julio cuando supuestamente mató a su esposa Karina González y su hija Daniela Alvarez.

El día antes de que los oficiales visitaran la casa, un juez había emitido una orden de protección que le exigía que se mantuviera alejado de su familia y de la propiedad. No hay indicaciones en el reporte policial de que los oficiales supieran sobre la orden cuando encontraron a Álvarez todavía en la casa.

Un día después de su visita, el 23 de junio, los agentes del Alguacil del Condado de Cook intentaron entregar la orden de protección a esa dirección, pero no encontraron a nadie allí.

El mismo día, la Policía Estatal de Illinois revocó oficialmente la tarjeta FOID de Álvarez, como lo exige la ley cuando se emite una orden de protección. La policía estatal dijo que notificó tanto a la Policía de Chicago como a la oficina del alguacil sobre la revocación al día siguiente, el 24 de junio, ocho días antes del tiroteo.

Si bien la policía estatal es el principal responsable de retirar las armas, depende en gran medida de las agencias locales. El Sun-Times no pudo encontrar ningún registro de que alguien intentara obtener el arma de Álvarez.

El único contacto entre la Policía de Chicago y Álvarez después de que se emitió la orden de protección parece ser el 22 de junio, cuando los agentes respondieron a una llamada de “disturbios domésticos” en la casa de Álvarez. Recibió a los oficiales en la ventana.

Se quejó de que su esposa quería que él fuera un “asesino a sueldo” y mencionó que tenía una tarjeta FOID y un arma. Los oficiales “comenzaron a posicionarse en forma de seguridad” cuando Álvarez comenzó a hablar sobre “varios temas que no tenían que ver con su llamada”.

Álvarez les dio a los oficiales su tarjeta FOID y cuando intentaron devolvérsela, cerró la ventana.

Los oficiales presentaron un reporte de una “amenaza clara y presente” a la policía estatal para hacer “investigación adicional”, pero la policía estatal dijo que no tienen constancia de haberlo recibido. El departamento no respondió a preguntas sobre si los oficiales buscaron su nombre para revisar si tenía órdenes judiciales u órdenes en su contra.

Quitarles las armas a las personas cuyas tarjetas FOID han sido revocadas ha sido un problema creciente en el Condado de Cook, donde hay una acumulación de casi 30,000 casos pendientes.

Hay alrededor de 731,000 personas con tarjetas FOID en el condado. De esos, más de 37,000 han sido revocadas. De los revocaciones, el 74%, o aproximadamente 27,000, no han entregado sus armas.

“Hablamos sobre la violencia armada y la prevención de la violencia armada, y de hecho tenemos algo que vemos, como esto, que podría haberse evitado”, dijo la representante estatal La Shawn Ford, quien junto con el alguacil, Tom Dart, ha presionado para aumentar los fondos para la aplicación de la ley sobre FOID.

“Esperemos que esto haga sonar más fuerte la alarma para que el estado invierta más dinero en este programa”, dijo Ford.

Fue el comportamiento cada vez más amenazante de Álvarez lo que llevó a Gonzales a la corte el 21 de junio para obtener la orden de protección. Ella citó su consumo de alcohol, drogas y comportamiento amenazante.

González y sus hijos fueron a quedarse con un pariente, pero regresaron a la casa el 26 de junio después de que Álvarez accedió a ir a rehabilitación, según los fiscales.

El 3 de julio, Álvarez comenzó a acusar a su esposa de engañarlo, como lo había hecho en el pasado. González le dijo que le parara y se sentó con sus hijos en un sofá de la sala, según los fiscales.

Álvarez siguió haciendo acusaciones y amenazas. El hijo de Álvarez le dijo que llamaría al 911 si no se calmaba y caminó hacia su cuarto, dijeron los fiscales.

Álvarez lo rebasó corriendo y tomó su arma mientras que su hijo se escondió debajo de la mesa del comedor. Álvarez caminó hacia la sala y le disparó a González y Daniela, luego regresó al comedor y disparó debajo de la mesa donde su hijo se protegía con una silla.

González recibió ocho disparos: tres veces en la mano izquierda, dos en la cara y una vez en la parte superior del brazo izquierdo, la parte superior de la cabeza y la muñeca derecha, dijeron las autoridades.

Daniela recibió un disparo en la cara y el antebrazo y murió después de ser llevada al Hospital Mount Sinai, dijo la policía.

El hijo fue baleado en el tobillo y salió corriendo del apartamento. Un vecino lo vio cojeando por la calle y escondiéndose detrás de los autos estacionados. Se había envuelto una camiseta sobre la herida para detener el sangrado, según Mike López, quien dijo que escuchó al menos 15 disparos.

“¿Dónde estás? ¿Dónde estás?” Álvarez gritaba, dijo López.

Cuando llegó la policía, Álvarez les abrió la puerta, dijeron los fiscales. La pistola fue encontrada en la parte superior de su cama con una bala y más balas en el cargador, dijeron los fiscales. Se recuperó un segundo cargador cerca de la pistola.

Álvarez fue acusado de asesinato en primer grado, intento de asesinato y agresión con agravantes por disparar un arma de fuego.

The Latest
The unidentified man died of multiple injuries from an assault he suffered Monday July 15, 2024 in the 4300 block of West North Avenue.
Cybersecurity firm CrowdStrike said Friday that the issue believed to be behind the outage was not a security incident or cyberattack. It said a fix was on the way.
Cheng, who had been diagnosed with a rare illness with symptoms similar to Parkinson’s disease, passed away Wednesday at home surrounded by her loved ones, her family wrote on Facebook.
Three researchers analyzed data from a major national survey and found a significant increase in self-reported mental health issues since Roe v. Wade was overturned in 2022, regardless of gender, race and other factors.
Woman loved her late parents but wants to clarify her fuzzy memories of inappropriate touching.