Nuevo plan de alcalde de Chicago trasladaría a los migrantes de las comisarías a grandes campamentos

“Si no proporcionamos apoyo a estas personas y a estas familias, ese tipo de desesperación conducirá al caos”, dijo Johnson.

SHARE Nuevo plan de alcalde de Chicago trasladaría a los migrantes de las comisarías a grandes campamentos
El concejal Byron Sigcho-López (25º) y el alcalde Brandon Johnson se reúnen con los migrantes alojados en una comisaría en mayo.

El concejal Byron Sigcho-López (25º) y el alcalde Brandon Johnson se reúnen con los migrantes alojados en una comisaría en mayo.

Anthony Vazquez/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Cerca de 1,600 solicitantes de asilo serían trasladados de las comisarías de la Policía de Chicago “antes de que el clima comience a cambiar” a campamentos equipados, según un plan presentado el jueves por el alcalde Brandon Johnson.

Johnson se negó a decir dónde se construirían los campamentos, limitándose a decir que su administración ha identificado lugares adecuados en toda la ciudad. Las estructuras podrían albergar hasta 1,000 migrantes, aunque añadió que algunos 500 sería “ideal”.

Durante una breve entrevista con el Sun-Times, el alcalde no ofreció detalles sobre el costo o la financiación. En su lugar, describió las líneas generales de un plan que incluye “campamentos de base” que proporcionarían comidas y programas recreativos y educativos suministrados por residentes de Chicago, como forma de reducir lo que calificó como costos “exorbitantes” que ahora se pagan a una agencia privada de contratación de personal.

El alcalde también describió, sin muchos detalles, un “plan de seguridad integral y coordinado en todos y cada uno de los albergues”, incluidas las 16 instalaciones creadas por la Municipalidad para alojar a los 13,500 migrantes que ya están aquí. Cada día llegan más autobuses llenos de migrantes.

Johnson prometió una “agencia adicional para acelerar el reasentamiento”, al mismo tiempo que seguiría “colaborando con el estado y el condado para crear más espacios de acogida que alivien el peso” de Chicago.

Presionado en repetidas ocasiones, Johnson no descartó recortes presupuestarios o subidas de impuestos para hacer frente a una crisis humanitaria que ya le cuesta a Chicago más de $30 millones al mes.

La Municipalidad tendrá que hacer “sacrificios”, dijo, añadiendo que el costo de no hacerlos sería mucho mayor.

“Estas familias están llegando a la Municipalidad de Chicago... Si no creamos una infraestructura que nos permita apoyar y, francamente, contener a estas personas que han sufrido un gran daño, personas que están desesperadas, si no proporcionamos apoyo a estas personas y a estas familias, ese tipo de desesperación conducirá al caos”, dijo Johnson.

“Hay un sacrificio que va a ser necesario en este momento... Los sacrificios que estamos dispuestos a hacer para que esta ciudad no sea un caos y no esté plagada de gente desesperada”, añadió el alcalde. “Y confío en que podamos hacer ambas cosas. Que podemos asegurarnos de que invertimos en las personas que han sido marginadas en esta Municipalidad bajo administraciones anteriores, al tiempo que nos mantenemos fieles a nuestros valores.”

Los miembros del Concejo Municipal han denunciado lo que describieron como actividad delincuente que incluía supuesto consumo de alcohol, tráfico sexual, tráfico de drogas, consumo de drogas y reclutamiento de pandillas afuera de los albergues para migrantes de Chicago.

“Me estás dando la razón”, le dijo Johnson al Sun-Times. “Todo lo que no sea el tipo de inversiones que estoy dispuesto a hacer y los sacrificios que voy a pedir a Chicago para que me apoye: todo lo que no sea eso va a causar y crear mucho más daño y caos”.

El asesor principal de la alcaldía, Jason Lee, fue aún más directo en su advertencia sobre los riesgos que corren los habitantes de Chicago si no se emprenden soluciones audaces.

“Esta población es muy vulnerable. No hablan necesariamente el idioma. No conocen cómo navegar [la vida aquí], y pueden ser objeto de explotación. Pueden ser reclutados por grupos criminales”, dijo Lee.

“Pueden hacer lo que tengan que hacer para sobrevivir, lo que sería comprensible”, añadió Lee, “pero también podría tener consecuencias importantes para la gente de esta ciudad”.

Mientras más rápido abre la Municipalidad los albergues, más rápido se llenan.

Un alto funcionario de la Municipalidad advirtió el mes pasado que en Chicago se podría duplicar cinco veces la llegada de migrantes —hasta 10 autobuses al día— enviados por gobernadores republicanos que intentan poner en aprietos a las ciudades santuario demócratas en víspera de la Convención Nacional Demócrata de 2024.

Johnson se mostró totalmente de acuerdo, pero en total desacuerdo con su colega de New York City, Eric Adams, quien advirtió esta semana que los 110,000 migrantes que han llegado a esa municipalidad a un costo de $1.5 mil millones “destruirán New York City ... La ciudad que conocíamos, que vamos a perder”.

“No voy a aceptar la idea de que Chicago va a ser destruida”, dijo Johnson. “Somos una Municipalidad trabajadora. Ya hemos pasado antes por momentos difíciles y retos. Y vamos a llegar al otro lado de esto. Estoy seguro de que ... me eligieron para liderar. Este no es un reto que nos vaya a abrumar”.

La promesa del alcalde de sacar a los migrantes de las comisarías de Chicago antes de que cambie el clima fue música para los oídos del Presidente de la Orden Fraternal de Policía, John Catanzara.

“Cuanto más tiempo tengamos una situación así, más se alzarán las personalidades y los ánimos de los propios migrantes. Y, por desgracia, se va a llamar a la policía para que se ocupe de ellos”, dijo Catanzara.

El concejal Andre Vasquez (40º), que preside la Comisión de Derechos de los Inmigrantes y Refugiados del Concejo Municipal, aplaudió al alcalde por su creatividad. Pero Vásquez dijo que le preocupaba que los campamentos pudieran resistir lo que podría ser un invierno “muy duro” en Chicago.

“Entendemos que las comisarías no son un lugar para vivir o dormir. ¿Pero campamentos? Tengo que ver más detalles para saber si es una mejor solución... Es el invierno de Chicago. Tener a gente ahí fuera en una casa de campaña es preocupante para todos”, dijo Vasquez.

“Demuestra lo difíciles que son las cosas cuando no tenemos suficiente apoyo del gobierno estatal y federal”, añadió Vásquez. “Si no tenemos autorizaciones de trabajo en marcha y más financiación para adquirir o alquilar propiedades, acabas con campamentos en pleno invierno de Chicago, algo que no creo que nadie quiera ver”.

El concejal Mike Rodríguez (22º) dijo que era una buena idea trasladar a los migrantes de las comisarías de policía, aunque sea a campamentos —por el momento.

“No puedo apoyar que niños de tres años duerman en el suelo de las comisarías. Esta situación no es viable”, dijo Rodríguez. “Creo que el alcalde estaría de acuerdo y afirmaría que esto [el concepto de campamentos] no es lo ideal. Pero si hay una forma digna de alojarlos temporalmente [en otro lugar], la apoyo”.

Johnson se negó a decir cuántas ciudades de campamentos anticipaba.

“Lo que se ha demostrado que es más eficaz —sobre todo en términos de costo— son los lugares que albergan a más personas, sobre todo los lugares en los con capacidad de 500 o más personas. Esos son los escenarios ideales”, dijo.

“Estos campamentos de base pueden albergar hasta 1,000 personas. Tienen la posibilidad y la capacidad de albergar de forma segura a cuantas personas como sea necesario”, añadió Johnson.

The Latest
A photo of a night heron on the Chicago River, a question on a bee in Bourbonnais and a note on grouse drumming in Wisconsin are among the notes from around Chicago outdoors and beyond.
When Richard M. Daley, became mayor, he “understood more than anybody ... that he had to address what was called Beirut-on-the-Lake at the time because of the racial divide,” his brother Bill Daley told the Sun-Times.
In jazzy style, Paramount+ show lays out the feds’ bungled attempts to destabilize Communist Cuba, all of its material backed up by government files and solid journalism from author and former Sun-Times reporter Thomas Maier.
The automaker had announced last year that it would reopen the plant and invest nearly $5 billion, as part of its contract negotiations with the United Auto Workers.
People who can’t afford higher rates may have their water turned off. Water systems are a monopoly, so there is no competitor people can turn to for lower rates.