clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Propietaria encuentra desigualdades en el valor de su vivienda debido a su raza

Las dos tasaciones de la casa de Jordan muestran cómo las ventas pueden variar.

Tyler LaRiviere/Sun-Times
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Read in English

Christina Jordan estaba en proceso de comprar un nuevo condominio en el vecindario de Woodlawn cuando la pandemia de coronavirus cambió su rutina diaria, lo que la hizo preguntarse si era el momento adecuado para mudarse.

Jordan, de 37 años, abandonó sus planes pero decidió refinanciar su condominio en Oakland después de enterarse de que era un buen momento para obtener una tasa de interés más baja. El proceso requirió una tasación de la propiedad, pero se sorprendió cuando fue valorada en $278,000, $1,000 menos de lo que pagó por su condominio de tres habitaciones seis años antes.

Después de publicar en las redes sociales sobre su experiencia, comenzó a escuchar a colegas y amigos negros, algunos que trabajaban en puestos de alto nivel, que enfrentaban obstáculos similares para que su casa se valorara correctamente.

“Ver que hay varias personas que han pasado por la misma experiencia y comenzaron a darse cuenta debido a esa publicación fue realmente discordante y frustrante”, dijo Jordan.

Jordan decidió hacer una segunda tasación; pero esta vez, no informó su raza en los formularios. Resultado: fue $62,000 más alto que el primero.

Los expertos dicen que las tasaciones de viviendas se suman a las desigualdades que enfrentan los propietarios negros en comparación con sus los blancos. A pesar de las reformas a la legislación sobre el acceso a la vivienda, las desigualdades para los propietarios de viviendas en comunidades de color han aumentado desde 1980, dijo Junia Howell, profesora asistente de sociología en la Universidad de Pittsburgh, coautora de un estudio reciente sobre el tema.

Entre los hallazgos del estudio: de 1980 a 2015, los propietarios de viviendas en vecindarios blancos han crecido en riqueza al doble de la tasa de propietarios de viviendas en comunidades negras y latinas. El estudio también encontró que la composición racial de un vecindario juega un papel más importante en las tasaciones de viviendas ahora que en 1980.

Sarah Brune, estratega de políticas públicas e innovación de la organización Neighborhood Housing Services of Chicago, dijo que han escuchado muchas historias de propietarios que piensan que la tasación de su vivienda está influenciada por la persona que realiza la tasación, que no está familiarizada con el área.

Richard Townsell, director ejecutivo de Lawndale Christian Development Corporation, ha intentado hacer una lluvia de ideas sobre las formas en que las evaluaciones pueden cambiar, ya que eso se ha convertido en una barrera para las comunidades de color. Una idea que él ha planteado: valorar la propiedad en función de lo que costaría reconstruirla si se destruye. Otra idea: usar las cifras de ventas de propiedades similares en diferentes vecindarios y no solo en el vecindario circundante.

“Si solo se va a mirar a las comunidades negras y latinas y no se puede mirar a Logan Square o TriTaylor, entonces siempre estaremos atrás”, explicó Townsell.

Aunque el “redlining”, una práctica discriminatoria que alguna vez se usó para marcar a las comunidades de color como de riesgo económico para quienes ofrecen préstamos para comprar viviendas, es ilegal, se hizo poco para ajustar o restablecer los valores de las casas en las comunidades que habían sido marcadas en rojo, dijo Howell.

Jordan cree que la tasación de su casa, en mayo, estuvo sesgada por su raza y su vecindario. La tasación fue parte de un refinanciamiento a través de Chase, y ella le contó al banco los problemas que tuvo con el informe. Pero Chase, que contrata a personas independientes para realizar tasaciones de viviendas, descubrió que la tasación no necesitaba revisiones, según un mensaje de voz del banco enviado a Jordan, que ella compartió con el Sun-Times.

Luego comenzó a trabajar en el proceso de refinanciamiento con Wintrust Bank y se sometió a una segunda tasación en junio. Wintrust utilizó a un tasador diferente. Esta vez, Jordan no reveló su raza en los formularios.

En el vecindario donde vive Jordan, aproximadamente el 87% de los residentes son negros, y el valor promedio de las unidades ocupadas es de 304,300 dólares, según un análisis de los datos del Censo.

Las dos tasaciones de la casa de Jordan muestran cómo las ventas pueden variar, sesgando cómo se valora una casa. En la primera tasación, tres ventas comparadas que se utilizaron para determinar el valor de su vivienda oscilaron entre $277,040 y $278,600. Una de las ventas comparadas fue de un condominio ubicado en su edificio.

La segunda tasación examinó las casas que se habían vendido por mucho más en el vecindario de Jordan. Tres de las casas que analizó el informe oscilaron entre $336,000 y $363,500.

Andre Lanier, tasador con sede en Chicago desde hace 18 años, dijo que el proceso de tasación siempre es una opinión, por lo que algunos propietarios podrían no estar contentos con el resultado. Lanier no evaluó la casa de Jordan.

Destaca la necesidad de que los trabajadores de su industria tengan “competencia geográfica”. El conocimiento cuadra por cuadra de Chicago es importante, dijo, debido a las diferencias entre los vecindarios e incluso dentro de los vecindarios.

“Lo que sucede a veces es que cuando no eres geográficamente competente, las [ventas comparables] pueden parecer una única [venta] comparable”, dijo Lanier. “Si no conoces las áreas, si no has vivido en ellas, si no has caminado por esas calles, si no has trabajado con compradores, ¿cómo sabes realmente, desde un punto de vista objetivo, qué es lo que los compradores encuentran atractivo?

Dijo que en Oakland y en el área metropolitana de Bronzeville, el mercado se ha mantenido estable y las casas deberían apreciarse año tras año.

El informe también enumeró su propiedad en 1,577 pies cuadrados, un detalle que Jordan aún discute.

La segunda tasación, que valoró su casa en $340,000, $62,000 más que la primera tasación, informó que los pies cuadrados de su propiedad eran 1,709. Gracias a eso pudo reducir su tasa de interés y la cantidad de años del préstamo.

En un comunicado, Chase apoyó la tasación de la casa de Jordan y dijo que se realizó un segundo análisis y que “no se encontraron discrepancias”.

Myra Winding-Hermann es amiga de Jordan y vive en el mismo vecindario, a menos de media milla de distancia. Ella y su esposo, Jonathan Hermann, compraron su condominio en 2017 y decidieron refinanciar en 2019 para tratar de bajar su tasa de interés.

Como parte del proceso, su casa fue tasada por $475,000, lo que significó un aumento de $6,000 desde que la pareja compró el condominio por $469,000, dijo Winding-Hermann. Ella también piensa que su casa no fue valorada correctamente y piensa que el tasador pasó por alto algunas mejoras recientes.

Escuchó historias de casas cercanas que se vendían por más. No se dio cuenta de que había un problema en torno a los valores de la vivienda hasta que comenzó a abrirse a los demás sobre su propia experiencia.

“Entonces te das cuenta de que no soy yo, es un problema sistémico que debe abordarse”, dijo Winding-Hermann.

Howell dijo que las reformas legislativas deberían abordar las desigualdades en el valor de las viviendas, y apoya las reparaciones para hacer frente a las brechas históricas de riqueza. También dice que el país debería repensar la forma en que las personas acumulan riqueza.

“No podemos seguir permitiendo que la propiedad se aprecie en algunas y no en otras [comunidades], exasperando las brechas de riqueza, las brechas raciales”, dijo Howell. “La misma noción de que deberíamos poder acumular riqueza en nuestra propiedad se vuelve problemática”.

Winding-Hermann cree que el valor de su casa fue sesgado por su raza. Si volviera a hacer el proceso, quitaría sus fotos y consideraría dejar que su esposo, que es blanco, se quede solo en la casa durante la tasación. No quiere hacer eso, pero en ausencia de una reforma, cree que eso es lo que se necesitaría para obtener una mejor evaluación.

“Odio jugar la carta racial”, dijo. “Pero es real y es válido”.

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.