clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Ex-empleado demanda a McDonald’s por represalias durante COVID-19

Acusan al propietario de tomar represalias por hablar sobre las condiciones en la cadena de comida rápida durante la pandemia de coronavirus.

Protesters hold banners and ride around in a caravan Thursday outside McDonald’s at 207 E. 35th St. in Bronzeville. Anthony Vazquez/Sun-Times

Read in English

Un ex trabajador de McDonald’s en Chicago está demandando al dueño de una franquicia, acusando al propietario de tomar represalias contra él por hablar sobre las condiciones en la cadena de comida rápida durante la pandemia de coronavirus.

Ryan Freeman, de 30 años, de Chicago, presentó la demanda el jueves en el Tribunal de Circuito del Condado de Cook, para recuperar su trabajo en el restaurante de comida rápida en 207 E. 35th St., en Bronzeville. Freeman estuvo entre los que anteriormente buscaron acciones legales contra McDonald’s debido a las condiciones laborales durante la pandemia.

Freeman se negó a ser entrevistado, pero emitió un comunicado diciendo que creía que la cadena estaba tratando de silenciar a los trabajadores negros como él, aunque han hecho declaraciones en apoyo del movimiento Black Lives Matter.

“Hablé porque McDonald’s falló al protegerme a mí y a mis compañeros de trabajo de enfermarnos”, dijo Freeman en un comunicado. “Pero en lugar de escuchar mis preocupaciones, se deshicieron de mí para tratar de callarme. Tenemos derecho a saber si uno de nuestros compañeros de trabajo contrajo COVID y que podríamos estar poniendo nuestras vidas y las vidas de nuestras familias en riesgo”.

En un comunicado, Akins Akinnagbe, el dueño del restaurante Bronzeville, dijo que aún no había recibido una copia de la demanda, pero tenía la intención de impugnarla.

En mayo, Freeman fue uno de los nueve trabajadores de McDonald’s y sus familiares que presentaron una demanda contra el restaurante debido a las condiciones laborales. En junio se otorgó una orden judicial preliminar que exigía que la cadena capacitara a sus empleados sobre el distanciamiento social e hiciera cumplir las políticas de uso de máscaras, según los registros judiciales.

Freeman había trabajado en el restaurante Bronzeville desde julio de 2019 mientras trabajaba en otro lugar, según la demanda. Fue despedido de la segunda ubicación en febrero, pero continuó trabajando en la ubicación de Bronzeville hasta aproximadamente mayo, según la demanda. Dejó de ir a trabajar temporalmente después de enterarse de que un compañero de trabajo había dado positivo por COVID-19.

Durante ese período de tiempo y mientras continuaba el litigio de la demanda de mayo, el restaurante Bronzeville cambió de propietario y se pidió a los trabajadores que volvieran a solicitar sus puestos de trabajo, según la demanda. Freeman fue uno de los que volvieron a solicitar su trabajo en el lugar y se sometieron a una entrevista, según la demanda.

Pero una semana después de que testificara en el tribunal sobre las supuestas condiciones en McDonald’s, el 11 de junio le dijeron que no le darían un trabajo debido a problemas de asistencia que Freeman tenía en otro McDonald’s, según la demanda.

“Tenemos un caballero que se arriesgó”, dijo Barry Bennett, abogado que representa a Freeman.

Bennett dijo que les gustaría que McDonald’s le devolviera el trabajo a Freeman y que también buscan un pago retroactivo. Freeman ha estado desempleado desde que no fue recontratado, dijo Bennett.

“Al comprar mi franquicia de otra organización, mi equipo evaluó nuestras necesidades, siguió nuestro proceso de contratación normal y contrató aproximadamente al 50% de los empleados de la organización anterior”, dijo Akinnagbe en el comunicado. “Nuestra organización se enorgullece de ofrecer empleo y oportunidades a una fuerza laboral local diversa y de servir a la comunidad comida deliciosa todos los días”.

Describió a Freeman como un denunciante y cree que la cadena está tomando represalias contra Freeman porque hizo públicas las supuestas condiciones laborales durante los primeros meses de la pandemia de coronavirus.

“Creo que es importante que los trabajadores sepan que la ley los protege si brindan información como lo hizo el Sr. Freeman”, dijo Bennett por teléfono.

Los trabajadores participaron en una caravana frente al restaurante Bronzeville el jueves en apoyo de Freeman.

Adriana Sánchez, de Chicago, ha trabajado en un McDonald’s en Gage Park durante dos años y ha presentado quejas ante la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional debido a preocupaciones sobre las condiciones laborales durante la pandemia.

En las últimas tres semanas, Sánchez dijo que ha oído hablar de que seis trabajadores del restaurante se enfermaron de COVID-19. En una denuncia reciente presentada por Sánchez, informó que los trabajadores enfermos continuaban yendo a trabajar mientras que a otros no se les decía si habían estado en contacto cercano con aquellos que dieron positivo en la prueba de COVID-19.

Gage Park es parte del código postal 60629, que es uno de los puntos de contagio más grandes de la ciudad.

Aunque los clientes usan mascarillas dentro del restaurante, algunos que recogen comida en el drive-thru no usan mascarillas, dijo Sánchez, quien compra sus propios mascarillas para el trabajo.

“Merecemos respeto”, dijo Sánchez en español por teléfono. “Todos somos humanos y merecemos respeto como todos los demás. Lucho por los derechos fundamentales de los trabajadores... Nos tratan como a un objeto; si alguien muere, nos reemplazan. No está bien.”

El reportaje de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos es posible gracias a una subvención del Chicago Community Trust.