Dueños de negocios del lado sur luchan por mantenerse a flote tras la pandemia y los saqueos

Intentar reabrir después de los daños sufridos durante los últimos disturbios incrementó los problemas económicos para pequeños negocios ya afectados por la crisis del COVID-19.

SHARE Dueños de negocios del lado sur luchan por mantenerse a flote tras la pandemia y los saqueos
merlin_91530828.0.jpg

Pat Nabong/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Por décadas, Tess Porter ha peinado y vendido productos de belleza en su salón en West Englewood, pero en los últimos días continuar con su trabajo se ha vuelto cada vez más difícil.

Porter, de 53 años, tiene facturas pendientes de los casi tres meses en que no pudo abrir su negocio debido a la orden de quedarse en casa en Illinois. Luego, días antes de que fuera a recibir nuevamente a sus clientes, durante los disturbios provocados por la muerte de George Floyd en Minnesota, le destrozaron sus ventanas y le robaron suministros y productos,

“Estoy aquí trabajando y rezando”, dijo Porter, mientras atiende su negocio.

Ella está entre los dueños de negocios del lado sur de Chicago que luchan por mantenerse a flote después de que días de disturbios afectaran su única fuente de ingresos. Muchos comerciantes dijeron que esos daños multiplicaron los problemas económicos que ya enfrentaban debido a la pandemia de coronavirus.

Ja’Mal Green, un activista de la comunidad, y la organización Chicago Neighborhood Initiatives anunciaron el martes que recaudaron $220,000 en fondos, lo que les permitirá otorgar hasta un máximo de $5,000 a empresas propiedad de afroamericanos que fueron dañadas durante los disturbios civiles de la última semana.

Nathaniel Pendleton, el padre de Hadiya Pendleton, de 15 años, asesinada a tiros en 2013, es uno de los que espera obtener fondos de esa iniciativa. Los daños a su restaurante The New Look/The Next Level (que vende ‘soul food’ y está ubicado al sur de Chicago), no serán completamente cubiertos por su seguro. Así que planea usar esos fondos para reparar su ventana, pisos y reemplazar un televisor robado.

“Muchas de nuestras comunidades negras se están convirtiendo en desiertos; y si no mantenemos nuestros negocios funcionando en nuestras propias comunidades, tendremos que irnos a los suburbios o algún lado”, dijo. “Estamos tratando de mantener con vida a nuestros vecindarios; queremos que nuestros hijos puedan caminar y decir, ‘hey, aquí es donde crecí’ y estar orgullosos de eso”.

Otros, como Porter, dueña de Tess’s Place Style Shop en 1605 W. Garfield Blvd., han tenido que atravesar más dificultades para obtener ayuda. Ella está esperando a ver si el seguro le cubre alguno de los daños. Todavía no está segura de por qué nunca recibió el cheque de estímulo del gobierno federal; la última vez que solicitó alivio financiero le dijeron que tendría que poner dinero de su bolsillo.

“La alcaldesa necesita salir, evaluar y ayudar (a las pequeñas empresas en problemas)”, dijo Porter. “Estos fueron golpes muy duros. Estuvimos cerrados tres meses y todavía tener que regresar a trabajar en negocios destruidos, es casi imposible”.

Para volver a ponerse de pie, otros propietarios de negocios del lado sur están recurriendo a la recaudación de fondos en línea con la ayuda de sus hijos expertos en tecnología. Sandra Na comenzó una campaña en Internet para ayudar a su padre, Yong Sup Na, dueño de tiendas de productos de belleza en Bronzeville y Near West Side.

Cuando Na comenzó a investigar las pólizas de seguro de su padre, se dio cuenta de que solo le cubrirían una parte del daño. Aún si otras formas de ayuda estuvieran disponibles, ella era escéptica sobre cuánto recibiría el pequeño negocio de su padre, considerando que muchas empresas, incluidas las grandes cadenas, también habían sufrido daños.

Ella recurrió a GoFundMe, una plataforma de la que su padre nunca había oído hablar, para compartir su historia y ayudarle a recaudar dinero. Su padre no estaba seguro de si sus negocios volverían a abrir, pero en menos de una semana recaudaron en línea más de $77,000.

“Está desconcertado con la idea de que personas que ni siquiera conoce le estén ofreciendo ayuda”, dijo Na. “… Ahora está diciendo: ‘tal vez pueda abrir de nuevo’”.

Na, que ahora vive en Nueva York, dijo que su padre, un inmigrante de Corea del Sur, le minimizó inicialmente el daño sufrido en sus tiendas. Cuando viajó a Chicago, supo por un empleado de la tienda que su padre se había enfrentado a personas que irrumpieron en sus negocios y se vio obligado a entregarles las llaves de la tienda Near West Side. Tantos automovilistas habían invadido las calles de la zona que su padre no pudo irse, dijo Na.

“Cuando lo vimos de primera mano, fue como si alguien me hubiera golpeado el corazón”, dijo Na sobre el daño. “Parecía que hubiese pasado un tornado”.

Días antes de que se dañaran los negocios, su padre había gastado una cantidad significativa de dinero en reponer mercadería en sustiendas anticipándose a que reabriría nuevamente las puertas a sus clientes, contó Na.

Georgia Utendahl dijo que su restaurante en Englewood, George Food Depot, ubicado en 7352 S. de la calle Halsted, sufrió daños cuando alguien intentó robar sin éxito un cajero automático. Aún con las ventanas rotas, Utendahl dijo que todavía está recibiendo pedidos, aunque el viernes ganó menos de $40. Ella no bloqueó sus ventanas porque no quería que el público pensara que estaba cerrada para siempre.

“Estoy tratando de aguantar”, dijo Utendahl. “Espero que esto mejore, pero está siendo muy difícil para mí en este momento”.

Grace Chong también comenzó una campaña de recaudación de fondos en línea para ayudar a su padre, Sung Chong, después de que su negocio, Englewood Beauty Supply, ubicado en 6535 S. de la calle Halsted, fuera destruido el 31 de mayo. Días después que el negocio sufriera daños, el edificio se incendió, dijo Chong.

Cuando los vándalos irrumpieron en su negocio, su padre trató de llegar a la tienda, pero era demasiado tarde. Observó desde las cámaras de seguridad cómo la gente saqueaba todo.

“Ha perdido todo su inventario”, dijo Chong. “Hay daños enaccesorios, computadoras, cajeros, todo lo que hay dentro, pero también hay daños provocados por el fuego y el agua. No podrá abrir pronto”.

En el área de Fuller Park, la Dra. Stephanie Johnson-Brown tiene la esperanza de que comenzará a ver pacientes el jueves en Plano Vision Center, ubicado en un centro comercial en 5401 S de Wentworth Ave., que ahora está repleto de negocios con ventanas tapadas. Johnson-Brown se encuentra entre quienes recibirán una subvención de los fondos obtenidos por la colaboración entre Ja’Mal Green y Chicago Neighborhood Initiatives.

Alrededor del 90% de los armazones de lentes fueron robados del negocio, dijo. Incluso antes de los disturbios, Johnson-Brown contó que alguien le preguntó por qué no se mudó a otra parte de la ciudad. A menudo piensa en su padre, quien comenzó la práctica de optometría en 1959, y las lecciones que él le enseñó sobre la importancia de la comunidad.

“Esa es mi gente y, por lo tanto, estoy aquí por ellos”, dijo sobre el vecindario. “No me voy a ir a ninguna parte.”

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.

The Latest
Lynn, who hasn’t pitched this year because of a knee injury, said, “You miss competing. You miss being part of the team.”
Lucas Giolito worked out of trouble early and finished strong over six innings of one-run ball Wednesday, exiting with a 2.63 ERA.
Ross said he took issue with the umpires not meeting to discuss whether Reds reliever Hunter Strickland had intentionally hit Cubs slugger Patrick Wisdom in the ninth inning.