clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CPS anima a los estudiantes a vacunarse en noviembre y diciembre

El distrito también planea albergar sitios móviles de vacunación.

Tessa Roy, de 12 años, se prepara para vacunarse contra el COVID-19 en el Centro Médico de la Universidad Rush en el Distrito Médico de Illinois a principios de este año.
Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

Con las nuevas cifras que muestran que los adolescentes no vacunados de Chicago tienen un riesgo mucho mayor de contraer COVID-19, los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago están impulsando esfuerzos para aumentar las vacunas entre los niños en edad escolar.

Sin embargo, el distrito está ofreciendo la vacuna solo una vez a la semana en solo cuatro de sus 600 escuelas: Chicago Vocational Career Academy, Roosevelt High School, Michele Clark High School, Richards High School.

Los nuevos datos de Chicago indican que las tasas de infección por COVID-19 son siete veces más altas entre los jóvenes de 15 a 17 años no vacunados en comparación con sus compañeros completamente vacunados, y más de 10 veces mayor entre los niños de 12 a 14 años no vacunados.

La comisionada del Departamento de Salud Pública de Chicago, la Dra. Allison Arwady, dijo a principios de esta semana que los adolescentes no vacunados están impulsando “gran parte de nuestro brote en este momento” en toda la ciudad.

En la reunión mensual de la Junta de Educación del miércoles, el director ejecutivo de CPS, Pedro Martínez, habló sobre la necesidad de aumentar el acceso a las vacunas y brindar información confiable sobre las vacunas a las familias. Las escuelas son más poderosas cuando actúan como un “conector”, ayudando a las familias a programar las vacunas por medio de socios comunitarios, dijo Martínez.

Las escuelas de CPS están utilizando las conferencias de padres y maestros y días de calificaciones, programadas para el miércoles y jueves, para ayudar a las familias a reservar una cita para la vacuna, dijeron las autoridades. CPS también dijo que los funcionarios estaban considerando crear formularios de permiso que permitirían a los estudiantes vacunarse sin un padre.

El distrito también planea albergar sitios móviles de vacunación en las escuelas, con más de 150 eventos programados durante los meses de noviembre y diciembre. Además, distribuirá volantes antes del Día de Acción de Gracias y publicará en las redes sociales sobre la importancia de vacunarse.

“No podemos depender únicamente de las campañas en las redes sociales, aunque eso juega un papel muy importante”, dijo Kenneth Papineau, director de la Oficina de Salud y Bienestar Estudiantil del distrito. “Estamos viendo una combinación de correo electrónico, mensajes de texto o llamadas reales a familias”.

“En nuestra programación actual, hemos sido muy intencional en cuanto a dónde ubicamos esas clínicas regionales”, dijo Papineau. “Hemos sido muy reflexivos acerca de dónde enviamos a nuestros proveedores móviles con un enfoque en este momento en las áreas de impacto... “

El viernes, la Municipalidad cerró las escuelas por el “Día de la vacunación”, un esfuerzo para presionar a los estudiantes para que se vacunen contra el COVID-19. Más de 6,600 estudiantes de Chicago fueron vacunados ese día, mientras que 13,000 más recibieron vacunas durante el fin de semana.

No está claro qué porcentaje de estudiantes están vacunados; CPS no ha publicado datos sobre cuántos de los 330,000 estudiantes del distrito han recibido vacunas. Pero en todo Illinois y la nación, los niños han sido vacunados en menor proporción que los adultos.

Dado que las vacunas se pusieron a disposición de los niños, las autoridades dijeron que las familias blancas se han puesto en fila para recibir la vacuna primero. Pero el fin de semana pasado, los niños negros y latinos tenían más probabilidades de recibir la vacuna en comparación con los primeros ocho días de elegibilidad, dijeron las autoridades.

“Nos da optimismo acerca de poder cerrar esta brecha de acceso para nuestros estudiantes latinos, negros y asiáticos”, dijo Martínez. “Muchas de nuestras familias blancas de clase media tienen acceso a pediatras... eso para mí envía un mensaje de que tenemos que ser activos para ayudar a nuestras familias”.

Más de 2,500 estudiantes y 700 miembros del personal han dado positivo por el virus desde que comenzaron las clases.