clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Conductores de la CTA exigen más protecciones de seguridad durante el trabajo

La principal demanda del sindicato es que la CTA obtenga su propia fuerza policial, similar a la de Metra.

Kaleah Jones, a bus operator for five years, in red, marches with Chicago Transit Authority bus operators, Amalgamated Transit Union 241 members and their allies to Millennium Park in the Loop, Saturday morning, Dec. 11, 2021 to demand the city to protect transit workers. This is in response to what they say is an increased number of assaults against bus operators in the city.
Kaleah Jones, una operadora de autobuses durante cinco años, marcha con demás conductores de autobuses de la Autoridad de Tránsito de Chicago.
Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

Aproximadamente 100 conductores de la CTA marcharon desde el Ayuntamiento a Millennium Park el sábado, cerrando temporalmente la esquina de Michigan Avenue y Washington Street, mientras exigían que la Municipalidad aumentara las protecciones para los trabajadores del transporte público, incluyendo dándoles su propia fuerza policial.

“Ya es suficiente”, dijo Keith Hill, director de Amalgamated Transit Union Local 241, que representa a los conductores de autobuses. “Le pedimos a alguien que nos brinde seguridad para Navidad”.

La manifestación se produjo una semana después de que un conductor fuera golpeado en la misma intersección del centro y hospitalizado. En septiembre, un conductor recibió un disparo en la mandíbula cuando le pidió a un pasajero que se bajara del autobús al final de otra ruta del centro.

La principal demanda del sindicato es que la CTA obtenga su propia fuerza policial, similar a la de Metra, dijo Hill.

“Hubo un momento en que tuvimos nuestro propio departamento de policía y queremos eso de regreso”, dijo Hill. “La policía está muy ocupada con el crimen. Podríamos hacer esto nosotros mismos. Lo hicimos una vez. Lo queremos de vuelta”.

Los representantes de la CTA han dicho que guardias de seguridad desarmados patrullan el sistema, y ​​se agregarán más el próximo año. “La seguridad y protección de nuestros empleados es nuestra máxima prioridad, y no tenemos ninguna tolerancia con cualquiera que busque hacerles daño”, dijo el viernes el portavoz de la CTA, Brian Steele.

Pero Hill dijo que se necesita una presencia de seguridad pública aún mayor, y la amenaza de consecuencias para quienes atacan a los operadores, para que los conductores se sientan seguros. Rena Mosley-Cotton, quien dijo que ha sido atacada varias veces como conductora de autobús, estuvo de acuerdo.

“[Me han] escupido tres veces. Me han sacado cuchillos”, relató Mosley-Cotton entre lágrimas a la multitud en la manifestación. “Esto tiene que terminar, gente”.

Sin embargo, Mosley-Cotton sigue conduciendo.

“[Yo] cuido de mi familia en la Ciudad de Chicago, esta gente también se tiene que mover”, dijo Mosley-Cotton. “Son como nosotros. Todavía tienes que ir a trabajar, nosotros todavía tenemos que ir a trabajar “.

Un representante de la agencia de tránsito dijo el sábado que “no había planes para implementar una fuerza policial”.

“El Departamento de Policía de Chicago brinda servicios de aplicación de la ley a la CTA, y tenemos una estrecha relación de trabajo por la cual trabajamos agresivamente para disuadir el crimen e investigarlo cuando sucede”, escribió la CTA en un comunicado.

Eric Dixon, presidente del sindicato que representa a los conductores de trenes de la CTA, dijo que quiere que la Municipalidad les dé un asiento en la mesa.

“Quiero que mis miembros se sientan seguros al venir a trabajar”, ​​dijo Dixon. “Quiero que vengan a trabajar y se vayan a casa de la misma manera que vinieron. Es todo. No estoy pidiendo más”.

Según Hill, el sindicato ha registrado casi 400 casos de ataques de conductores de CTA este año, una cifra que incluye agresiones verbales.

Si la Municipalidad no actúa de acuerdo con las demandas del sindicato de aumentar la seguridad de los trabajadores de la CTA, Hill dijo que están preparados para tomar “medidas drásticas”.

“Nos estamos preparando para cerrar la calle. La próxima vez cerraremos la ciudad”, dijo Hill.