clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El zoológico Brookfield empieza a vacunar a los animales contra el COVID-19

Esto no significa que tenga que vacunar a su perro o gato.

Francine Lescher, a senior animal care specialist, holds T-Mo, a Linnaeus’s two-toed sloth at Brookfield Zoo, while he receives a COVID-19 vaccine administered by Dr. Mike Adkesson, vice present of clinical medicine for the Chicago Zoological Society.
Francine Lescher, especialista en cuidado de animales, sostiene a T-Mo, un perezoso de dos dedos de Linnaeus en el Brookfield Zoo, mientras recibe la vacuna COVID-19 administrada por el Dr. Mike Adkesson, vicepresidente de Medicina Clínica de la Sociedad Zoológica de Chicago.
Cathy Bazzoni/CZS-Brookfield Zoo

Read in English

Illinois ha entrado a la fase 1-Z de la vacunación contra el COVID-19 para los animales del zoológico.

Nueve meses después de que las primeras vacunas para salvar vidas empezaran a inyectar los brazos de los humanos, los veterinarios del Brookfield Zoo empezaron a administrar las dosis de la vacuna contra el coronavirus el pasado fin de semana a gorilas, perezosos y otros animales considerados de alto riesgo de contraer el coronavirus.

La vacuna de Zoetis, aprobada recientemente por los reguladores estatales y federales, activa una respuesta del sistema inmunitario en los animales de forma muy parecida a como lo hacen las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson en los seres humanos. Los mamíferos de cuatro patas necesitarán una segunda dosis al igual que muchos seres humanos.

Los casos en animales han sido raros, pero el posible cruce manifiesta la índole “interconectada” del COVID-19 a escala mundial y la importancia de tomar medidas preventivas, según el Dr. Mike Adkesson, vicepresidente de medicina clínica de la Sociedad Zoológica de Chicago, que gestiona el Brookfield Zoo.

“Vemos una enorme conexión entre la salud de los seres humanos y la de los animales, especialmente a medida que la gente sigue invadiendo los hábitats”, dijo Adkesson. “Esa interfaz hombre-animal es una gran preocupación por la mutación y la transmisión. Queremos asegurarnos de que nuestros humanos y animales estén sanos”.

Kyan, one of Brookfield Zoo’s servals, receives a COVID-19 vaccine from Dr. Mike Adkesson, vice president of clinical medicine for the Chicago Zoological Society. He is assisted by Maggie Chardell, a lead animal care specialist. Due to the respectful and trusting relationships developed between the animals and the care staff, many of the zoo’s animals voluntarily participate in their own health care, including holding still while the vaccination is administered.
Kyan, uno de los gatos cervales del Brookfield Zoo, recibe la vacuna COVID-19 del Dr. Mike Adkesson.
Cathy Bazzoni/CZS-Brookfield Zoo

Las vacunaciones en el Lincoln Park Zoo comenzarán en las próximas semanas, dijo una portavoz. En ninguno de los dos zoológicos se ha diagnosticado un caso de COVID-19 entre sus animales.

Pero el virus se ha detectado en otros zoológicos del país, sobre todo entre grandes felinos, gorilas y pequeños carnívoros. Se cree que todos ellos se infectaron a través de la interacción con el personal del zoológico. La mayoría mostraba signos de infección respiratoria: tos, secreción nasal y respiración dificultosa.

“Es muy similar a lo que vemos con las personas”, dijo Adkesson.

Y, al menos en algunos casos, los animales están sintiendo también los efectos secundarios de la vacuna que son familiares para algunas personas.

“No hemos visto nada aquí, pero algunos animales de otros zoológicos parecían un poco indispuestos al día siguiente, sosteniendo la parte superior del brazo de una manera que hace pensar que les duele un poco como a nosotros. Cosas muy tranquilas”, dijo Adkesson.

Las primeras en recibir la vacuna en Brookfield son las especies que se sabe que son susceptibles a contraer el virus: monos, grandes felinos, osos, pequeños carnívoros y otros “embajadores” del zoológico que hacen apariciones públicas en eventos de promoción. Los animales con pezuñas, los murciélagos, los armadillos y otros pequeños mamíferos también están en la lista de las aproximadamente 300 especies que se vacunarán en los próximos meses.

Esto no significa que tenga que vacunar a su perro o gato. Los casos de COVID-19 han sido aún más raros entre los animales domésticos.

“No hay ninguna indicación de que haya que vacunar a las mascotas. Lo hacemos para ofrecer el máximo nivel de atención a nuestros animales en el zoo”, dijo Adkesson.

El Brookfield Zoo dijo que probablemente reabrirá su sección Tropic World: África y la Casa de Australia este otoño, una vez que los gorilas de llanura occidentales y los murciélagos de la fruta de Rodrigues estén completamente vacunados.

Sandy, a binturong at Brookfield Zoo, receives a COVID-19 vaccine administered by Dr. Mike Adkesson, vice president of clinical medicine for the Chicago Zoological Society, and assisted by Maggie Chardell and Craig Stevens, lead animal care specialists.
Sandy, un binturón del Brookfield Zoo, recibe la vacuna COVID-19 administrada por el Dr. Mike Adkesson.
Cathy Bazzoni/CZS-Brookfield Zoo