clock menu more-arrow no yes

Filed under:

¿Un Halloween más saludable? Dulces sobre mesas en frente, sin casas embrujadas ni fiestas de disfraces

“Una máscara de disfraz de Halloween no es un sustituto del cubrebocas”, dijo la Dra. Ngozi Ezike.

A young trick-or-treater gets a push through the West Loop neighborhood in October 2019. Rich Hein/Sun-Times

Read in English

Con la pandemia de COVID-19 todavía acechando a Illinois este otoño, los funcionarios de salud pública establecieron el miércoles pautas para el “trick or treat” (la frase que se usa en inglés para pedir dulces) y otras actividades típicas de Halloween.

Y no, esa espeluznante máscara de disfraz no le servirá para protegerse (del coronavirus).

La Directora de Salud Pública de Illinois, la Dra. Ngozi Ezike, dijo que la opción más segura es que todos los pequeños duendes y demonios del estado se queden en casa en lugar de ir de puerta en puerta en busca de dulces. Sin embargo, en lugar de “negar la realidad” y admitiendo que mucha gente celebrará de todos modos, animó a los residentes a seguir las precauciones de salud para mantener el virus al margen.

“Trate de ser creativo esta temporada. Desafíese a sí mismo y a sus hijos sobre cómo celebrar estas fiestas de la manera más segura posible ”, dijo Ezike.

Eso significa considerar las reuniones virtuales como una alternativa. Sin eso, la principal médico del estado sugirió dejar bolsas de dulces envueltas individualmente sobre mesas ubicadas en el sendero de la entrada u en otras áreas fuera de la casa donde se pueda mantener la distancia. También invitó a los residentes a colocar mesas en grandes espacios al aire libre para que el tradicional desfile de Halloween en busca de dulces permita la distancia social.

Tanto los que entregan dulces como los que los reciben deben mantener una distancia social de seis pies, explica Ezike, quien además sugiere que los grupos que salgan para el “trick or treat” estén limitados a los miembros de un hogar.

Ezike también enfatizó que “una máscara de disfraz de Halloween no es un sustituto del cubrebocas” y que se debe usar una cubierta de tela debajo de la máscara del disfraz a menos que eso provoque problemas respiratorios.

Las casas embrujadas no están permitidas en la última fase de reapertura del estado. Y las pautas no son sólo para los niños. Ezike les dijo a los adultos que “deben evitar las fiestas de disfraces en casas o bares llenos de gente, que pueden aumentar absolutamente el riesgo de contraer COVID-19 y propagarlo en la comunidad”.

El último recordatorio de cómo la pandemia ha cambiado la vida en el estado se produjo cuando las autoridades confirmaron este miércoles que 2,273 personas más son portadoras del virus, luego de recibirse los resultados de 58,546 pruebas.

Esas cifras mantuvieron en 3.6% la tasa promedio de casos positivos en el estado durante la última semana. Esa cifra, que indica la rapidez con que se está propagando el virus, ha caído casi un punto porcentual desde principios de septiembre.

Sin embargo, la tasa es de hasta un 8.4% en la parte noroeste del estado que incluye a Rockford y Dixon. Debido a que la región superó el 8% durante tres días seguidos, la oficina de Pritzker anunció restricciones para el servicio en bares y restaurantes de esa región desde esta semana.

“Estas reglas no están destinadas a ser un castigo, y no disfruto particularmente tener que implementarlas. Pero tenemos que mantener a la gente sana”, dijo Pritzker durante una sesión informativa sobre COVID-19 que se llevó a cabo virtualmente debido a que un miembro de su equipo más cercano dio positivo.

El gobernador demócrata y otros miembros del personal dieron negativo en las pruebas de aislamiento que se hicieron por seguridad, dijo. En cuanto al miembro de su equipo que está infectado se explicó que “tiene algunos síntomas, pero están en buenas condiciones y descansando en su casa”, dijo Pritzker.

La tasa de casos positivos de Chicago es del 4.4% y todas las regiones circundantes están por debajo del 6%.

Las autoridades también dijeron que el virus mató a 35 habitantes más de Illinois, la cifra más alta de muertes para un solo día en el estado de las últimas dos semanas.

Se han hecho más de 5.6 millones de pruebas de coronavirus en los últimos seis meses. Al menos 293,274 han dado positivo y 8,672 han muerto a causa del virus.

Hasta el martes por la noche 1,632 pacientes con coronavirus de Illinois estaban hospitalizados, 378 estaban en unidades de cuidados intensivos y 152 con ventiladores.